La mi­nistra gala po­dría verse pro­ce­sada por "abuso de au­to­ri­dad" y "favores po­lí­ti­cos"

El FMI arriesga otro escándalo si elige a Christine Lagarde como nuevo director gerente

Lagarde forzó un "arbitraje" que costó 390 mi­llones de euros a las Finanzas fran­cesas en el caso Adidas

Christine Lagarde
Christine Lagarde

La su­ce­sión de Dominique Strauss-Kahn (DSK para los ami­gos) al frente del FMI no es un asunto sen­ci­llo. Al margen del fuerte em­puje de los países emer­gen­tes, que as­piran a nom­brar el nuevo di­rector ge­neral de la ins­ti­tu­ción fi­nan­ciera mun­dial, rom­piendo la tra­di­ción es­ta­ble­cida de que sea un can­di­dato de origen eu­ro­peo, la UE está a punto de ce­rrar filas en torno a una can­di­da­tura única pro­pia. El nombre que reúne ahora mismo el mayor con­senso en Europa es el de la ele­gante res­pon­sable de las Finanzas ga­las, Christine Lagarde, que según sus co­legas eu­ro­peos tiene el "perfil ideal" para di­rigir el en FMI en una fase muy di­fícil para la UE. Pero aunque nadie dis­cute sus mé­ritos (fue la pri­mera mujer en Francia y en los países del G8 que ha lle­gado a un cargo mi­nis­te­rial de esta im­por­tan­cia), Lagarde tiene un serio pro­blema: po­dría verse en­vuelta en Francia en un es­pi­noso "escándalo de Estado", que es lo úl­timo que el FMI es­pera de su pró­ximo di­rector ge­ne­ral, tras el "seísmo se­xual" pro­ta­go­ni­zado por DSK. La mi­nistra fran­cesa es tam­bién la pre­fe­rida de Elena Salgado, su co­lega es­pañol, y del Gobierno de Zapatero para su­ceder a Strauss-Kahn. Reino Unido y Alemania han ex­pre­sado tam­bién su apoyo.

Los hechos que se reprochan a Christine Lagarde, y de los cuales se lava las manos, remontan a 2007, cuando el consorcio público CDR, responsable de la liquidación de las deudas del Crédit Lyonnais, decidió poner punto final a un conflicto judicial que se arrastraba desde 1992 entre el banco público y el polifacético político y hombre de negocios Bernard Tapie. ¿Donde está el problema? El CDR actuó bajo órdenes de la ministra de las Finanzas, que habría abusado de su "autoridad" para imponer una solución consensuada, a través un "arbitraje privado", cuando todo apuntaba ya hacia una solución judicial negativa para Tapie o más favorable al Estado.

El tema del conflicto fue la venta de Adidas en 1992. Nombrado ministro de la Ville en el gobierno de Pierre Bérégovoy, bajo la presidencia de François Mitterrand, que fue su padrino político, Tapie decidió renunciar a sus actividades empresariales, para evitar así eventuales conflictos de interés, confiando la venta de la perla de su grupo al Credit Lyonnais con el que  llevada mucho tiempo trabajando. El problema, es que la alta dirección del banco público descubrió que Adidas tenía un valor muy superior al fijado por Tapie, con que decidieron ganar una fortuna a espaldas del vendedor, utilizando testaferros y sociedades "off shore" para hacerse con la marca deportiva francesa y venderla después a precio de oro.           

Lo cierto es que Tapie descubrió rápidamente la maniobra y puso el asunto en manos de la justicia. El Credit Lyonnais perdió los juicios en primera instancia y ante la Cour d'Appel (Tribunal de Apelación), pero tuvo más suerte con su recurso ante la Cour de Cassation (Tribunal Supremo), cuyo veredicto fue ya más favorable a los intereses públicos. Así, fue solo cuando el ex ministro tenía ya el caso prácticamente perdido que Lagarde decidió intervenir, forzando la apertura de un "arbitraje privado" (las condiciones pactadas por las partes no salieran todavía a la luz pública) y que fue muy gravoso para los contribuyentes: el Estado tuvo de pagar a Tapie 390 millones de euros, de los cuales 45 millones eran por "perjuicio moral".

La tesis de Christine Lagarde es que la vía judicial ya había tenido unos costes muy elevados para las arcas públicas, y que pese al veredicto de la Cour de Cassation Tapie no bajaría los brazos hasta obtener reparación, con que según los expertos de las Finanzas el Estado podría verse condenado a pagar al ex propietario de Adidas una indemnización de 3.000 millones de euros. La Comisión de Finanzas estudió el asunto y acabó dando razón a Lagarde, pero eso no fue suficiente para callar a la oposición, que habló de "abuso de autoridad" y de "favores políticos": la intervención de Lagarde habría sido dictada por Nicolas Sarkozy, al que Tapie había aportado el apoyo de su  Movimiento radical de izquierda (MRG), en las presidenciales del 2007. Antes,  Tapie había intervenido contra Segolène Royal en las "primarias" del PS,  al defender que el candidato socialista "ideal" para vencer a Nicolas Sarkozy era Strauss-Kahn. 

Flecos importantes pendientes

En todo o caso, lo que más preocupa ahora a Christine Lagarde es la publicación de un informe de la Comisión de disciplina presupuestaria del Tribunal de Cuentas y según el cual la decisión tomada en 2007 por la ministra de las Finanzas "no fue conforme al derecho".  Y sobre todo, ante "el conjunto de indicios" denunciados por nueve diputados socialistas, de que hubo un "abuso de bienes sociales organizado por el Estado a expensas de los contribuyentes", el procurador general de la Cour de Cassation Jean-Louis Nadal decidió abrir una investigación. Ahora el asunto está en manos de la Cour de Justice de la République  (CJR), que estudia la demanda con vista a la abertura eventual de un proceso contra Christine Lagarde.

"Haré todo lo que sea necesario para defender mi honor", afirma la ministra de Finanzas, que ya contrató los servicios de un abogado y estudia presentar una acción judicial por "calumnias" contra los diputados del PS que firmaron la carta acusatoria enviada al fiscal general de la Cour de Cassation. "No quiero hacer de esta historia un asunto pasional. Prefiero proceder con método, de manera técnica y profesional". Tapie ya advirtió, por su parte, que no intervendrá en el conflicto, porque, según él, es un asunto que concierne únicamente a Largarde y a los diputados que la acusan no solo de "abuso de autoridad" y "favores políticos", sino también de haber adulterado la información y la documentación utilizada en el proceso de arbitraje.

Lo que si promete Tapie es publicar las claúsulas confidenciales pactadas en 2007. Pero, nadie cree en la palabra del antiguo "enfant terrible" de la política francesa, que pasó 10 meses en la cárcel por un escándalo político-financiero y que antes, durante y después de la política tuvo una trayectoria polémica y agitada: en pocos años pasó de vender aparatos de televisión a domicilio a crear un grupo importante (por un precio simbólico compraba empresas en dificultades que luego recuperaba para venderlas a alto precio); llevó Hinault a ganar su quinto Tour de France; hizo del Olympique de Marsella campeón nacional y europeo, hasta que se descubrió que lo hacía "amañando" partidos;  pero fue siempre una "estrella mediática" que probó todos los oficios, como corredor en la F3, escritor, cantante, actor de cine y teatro, etc.

En todo o caso, la candidatura de Lagarde a la dirección genérale del FMI ya recibió el apoyo explicito de Alemania, pero se lleva con gran discreción en los medios oficiales franceses, sobre todo en el Eliseo (presidencia de la Republica): Sarkozy llevará el tema al G8, que se reunirá bajo su presidencia el 25/26 de Mayo en Deauville, para que todo quede bien atado, de cara a la decisión fínale, que será tomada en la cumbre europea del 23/24 de Junio.

Sin embargo, el riesgo de ver a la ministra gala ante la CJR poniendo de nuevo en tela de juicio la imagen de  de su país, al mismo tiempo que el FMI se vería atrapado en otro escándalo mayúsculo, hace  que unos y otros ponderen ya la posibilidad de una candidatura europea alternativa. Entre los nombres más citados los últimos días para suceder al mujeriego DSK, figura el de otro francés, Jean Claude Trichet, cuyo mandato al frente del Banco Central Europeo llega a su término. 

**LAS CANDATURAS, A PARTIR DE ESTE LUNES **

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha asegurado que comenzará a aceptar candidaturas para sustituir a Dominique Strauss-Kahn como director gerente de la organización a partir del lunes y hasta el 10 de junio. Además, ha afirmado que espera que la elección sobre el sucesor de Strauss-Kahn se haya realizado el 30 de junio como tarde.

Shakour Shaalan, el decano de la junta ejecutiva del FMI que representa a Egipto y a un conjunto de países de Oriente Próximo, ha indicado que la apertura del proceso de selección ha sido aceptada por dicha junta, formada por un total de 24 miembros, y que será "abierta, basada en los méritos y transparente".

Por último, ha agregado que los candidatos serán preseleccionados y que el siguiente director gerente será elegido por consenso.

 

 

Artículos relacionados