Monitor del Seguro

Desinvierten en otros sec­tores para crecer en se­guros

Zapatero a tus zapatos

Las grandes ase­gu­ra­doras apuestan por sus es­pe­cia­li­dades para au­mentar su ne­gocio

Mapfre, junta 2011
Mapfre, junta 2011

El "zapatero a tus za­pa­tos" que anunció el pre­si­dente de Mapfre, José Manuel Martínez, el pa­sado 2 de fe­brero en la pre­sen­ta­ción de re­sul­tados de la en­ti­dad, y que con­firmó a prin­ci­pios de marzo en la junta ge­neral de ac­cio­nis­tas, se ha ma­te­ria­li­zado ahora con el acuerdo al­can­zado con Caja Madrid para in­ter­cam­biar par­ti­ci­pa­cio­nes. La ope­ra­ción su­pone, en re­su­midas cuen­tas, que Mapfre le compra a la caja de aho­rros el 12,5% que tiene en Mapfre Internacional, mien­tras que la en­tidad pre­si­dida por Rodrigo Rato ad­quiere el 48,97% de Banco de Servicios Financieros Caja Madrid-Mapfre en poder de la ase­gu­ra­dora y re­cibe además 188,6 mi­llones de euros que es la can­tidad en que han ta­sado la di­fe­rencia de valor de ambas par­ti­ci­pa­cio­nes.

Esta operación no tiene más trasfondo que cada entidad se dedique a lo suyo, que en palabras de Martínez, "es lo mejor que saben hacer", es decir, a su negocio propio, por tanto Mapfre a los seguros y la caja al negocio bancario. Todo lo demás sigue igual: la caja seguirá siendo el segundo accionista de Mapfre, con una participación del 15% y se mantienen la alianza estratégica que ambos grupos alcanzaron en 1998, además de  que sus redes de distribución continuarán colaborando de forma recíproca. Ahora falta por ver si de alguna manera se amplía el acuerdo con una entrada de Mapfre en el capital de Bankia.

Mapfre ya inició esta política de centrarse en los seguros el pasado año, y también junto a su socio Caja Madrid, cuando ambas entidades vendieron su participación en su negocio de atención geriátrica Mapfre Quavitae por 30 millones de euros al Grupo SAR.  Ese negocio estaba integrado por un total de 3.198 camas repartidas en 19 residencias, nueve de ellas privadas que acumulan prácticamente la mitad de las camas, un complejo de viviendas, una treintena de centros de día, de los que son 15 propios, además de varios centros para personas con discapacidad. En esta operación no se incluyeron los inmuebles, que siguen siendo propiedad de sus anteriores dueños, aunque existe un compromiso del Grupo SAR, de alquilar los mismos por un periodo de 30 años. 

Mapfre entró en Quavitae en junio de 2004 ante el potencial que presentaba el negocio de la asistencia a la tercera edad, que debería haberse impulsado con la Ley de Dependencia. Dado el escaso desarrollo de esta área de negocio, Mapfre decidió desinvertir para invertir en lo suyo, en seguros. Y en eso parece que está.

Por cierto, que José Manuel Martínez fue el único asegurador que estuvo presente en la reunión que mantuvo el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, con los presidentes de las grandes empresas españolas. En ella, el presidente de Mapfre le dijo a Zapatero entre otras cosas que la mejor forma de reducir el gasto en España sería que el propio Gobierno fomentase una estructura productiva que facilite y potencie el crecimiento. Escucharle, el presidente del Gobierno le escuchó, como también escuchó al presidente del Banco Santander, Emilio Botín, que le pidió que no se pronunciase todavía sobre si se iba a presentar o no como candidato a las elecciones de 2012. Desde el pasado sábado sabemos que a Botín no le hizo caso en esa petición concreta, veremos si se lo hace a Martínez.

Igual que Mapfre, Mutua a lo suyo

Y es que desinvertir en otros sectores para crecer en seguros está de moda entre las grandes aseguradoras que operan en España.  Así, otro presidente que también opina eso de "zapatero a tus zapatos" es el de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, entidad que ha traspasado recursos financieros al negocio asegurador, ya que una de las premisas de su Plan Estratégico 2009-2011 es la de "entrar en nuevas áreas de negocio de seguros como vía de crecimiento". Ese Plan que entre otras cosas ha supuesto reforzar el carácter mutual de la entidad con el que se sienten cómodos. "Mutua Madrileña seguirá siendo una mutua", afirmó Garralda y seguirán mirando por sus mutualistas, a los que ha revertido casi 500 millones de euros en los tres últimos años (160,4 millones en 20110).

Si el presidente de Mutua Madrileña se mostró muy satisfecho con los resultados del pasado año -crecieron en número de pólizas, en primas y en beneficios, y además lo hicieron por encima del sector-  con el futuro se le ve ilusionado, sobre todo a raíz de la alianza estratégica con ‘la Caixa', que, para Garralda, "marca un antes y un después" y que es "una oportunidad que se presenta una sola vez en la vida".

Y es que la compra del 50% de VidaCaixa-Adeslas Seguros Generales, que es la operación de seguros más grande en la historia de España y que Garralda espera que esté completada en el tercer trimestre de este año, supone un salto cualitativo y cuantitativo muy importante para la Mutua. Y lo mejor de todo es que esta compra, que le supone un desembolso de 1.000 millones, la ha realizado Mutua Madrileña sin endeudarse, con fondos propios. 

De entrada su volumen de primas global conseguirá este año los niveles que hubiera alcanzado en 2028 (sic) con un crecimiento constante del 5%. Esas cifras colocan a la Mutua como cuarta aseguradora española, con un 5,7% de cuota de mercado, segunda No Vida, con más del 10% del mercado, y primera de Salud, con casi un 27% de cuota.

 Además, Mutua ha equilibrado con esta operación la estructura de su cartera, muy dependiente anteriormente del ramo de Autos  (más del 80%, que se queda en el 38%), en la que ahora destaca Salud, con el 52%, y multiplica por 5 en Hogar. Cartera que todavía está "coja" en Vida, por lo que este último ramo, junto a Pensiones, son actualmente los principales objetivos de Mutua, su asignatura pendiente, porque ‘la Caixa', a pesar de que su aseguradora gestiona el mayor volumen de ahorro de nuestro país,  se negó a incluir esa parte en la negociación con la entidad madrileña.

Y por eso insiste Garralda en que están buscando comprar una gestora de fondos de pensiones. Y dinero no les falta, ya que Mutua presume de ser la "aseguradora más solvente entre las grandes compañías en España", con un margen de solvencia que supera en casi 20 veces el mínimo exigido y que incluso aplicando los criterios de Solvencia II, mucho más exigentes, lo superaría todavía en 5 o 6 veces

A este respecto, hace unos días un periódico económico apuntaba que ante la proximidad de Solvencia II, y de Basilea III un poco después, el Santander estaba contemplando la venta de una parte significativa de sus actividades de seguros y pensiones en España, sobre todo después del acuerdo alcanzado con Zurich en Iberoamérica. Lógicamente, en el Santander no saben nada y aseguran que solo dirán algo "cuando tengan algo que decir", cuando se haya realizado alguna operación.

El pasado 1 de marzo, en estas mismas páginas hicimos un ejercicio de lo que supondría para el seguro español la venta de la mitad del negocio asegurador en España del Santander a Zurich. Haciendo ese mismo ejercicio ahora, pero poniendo a Mutua Madrileña como comprador en lugar de la aseguradora suiza, la compañía resultante hubiera obtenido en 2010  un volumen de primas del orden de los 5.300 millones y una cuota de mercado del 9,5%, con lo que sería la segunda compañía de nuestro país, tan solo por detrás de Mapfre, que registró 7.859 millones y un 14% del mercado.

En ese hipotético caso, Mutua Madrileña daría un paso hacia delante de otros 15 o 20 años y sería sin duda la compañía número uno en bancaseguros, y la que tendría un mayor número de oficinas, ya que contaría con las dos mayor redes de nuestro país, la de ‘la Caixa', con más de 5.400 oficinas y la del Santander, con más de 4.800. En total más de 10.200 oficinas.

Pero tranquilos, que solo se trata de una hipótesis de trabajo. Si en realidad estuvieran negociando, las dos empresas son tan discretas y lo llevarían tan en secreto que no nos íbamos a enterar hasta que no hubieran llegado a un acuerdo.

Artículos relacionados