LA CELOSÍA

Las mi­nus­va­lías re­gis­tradas equi­valen a todo el be­ne­ficio de­cla­rado por la so­ciedad en 2010

Sol Meliá pierde 50 millones especulando en Bolsa con acciones propias

La ca­dena ho­te­lera dis­fraza las pér­didas como una mi­no­ra­ción del pa­tri­monio de la so­ciedad

Escarrer
Escarrer

La ca­dena ho­te­lera Sos Meliá ha per­dido 50 mi­llones de euros es­pe­cu­lando con ac­ciones pro­pias a través de un con­trato con una en­tidad fi­nan­ciera rea­li­zado en junio de 2007 y que ha li­qui­dado a fi­nales de fe­brero de este año. Los 50 mi­llones de agu­jero han sido dis­fra­zados con­ta­ble­mente con la mi­no­ra­ción de 41 mi­llones en el pa­tri­monio de la so­cie­dad, no pa­sando las pér­didas por la cuenta de re­sul­ta­dos, ex­cepto los costes fi­nan­cie­ros. Hay que tener en cuenta que el coste de esta ope­ra­ción es­pe­cu­la­tiva con ac­ciones pro­pias equi­vale a todo el be­ne­ficio ob­te­nido el pa­sado año . No es la única so­ciedad del Ibex ni del mer­cado con­tinuo que pierde di­nero con la ges­tión, propia o ajena, de la au­to­car­tera. Varias cons­truc­toras han in­cu­rrido en si­mi­lares prác­ti­cas, car­gando sus pér­didas contra el pa­tri­monio o re­servas de la so­cie­dad, tal como per­mite la nor­ma­tiva vi­gente.

El 26 de junio de 2007 y sin que la sociedad explicase las razones, el equipo directivo de Sol Meliá que encabezan los hermanos Gabriel y Sebastián Escarrer, miembros de la familia que controla la compañía con el 60% del capital, ordena a un banco, del que no se ha desvelado la identidad, la compra de 5 millones de acciones. Este paquete termina de adquirirse tres meses después, con un precio medio de 16,39 euros, cifra excesiva si se tiene en cuenta que la cotización de Sol estuvo por encima de esa cantidad solamente en el mes de julio, con una caída importante en agosto y septiembre, hasta menos de 13 euros.

El contrato establecía que Sol elegiría a vencimiento, tres años después, bien recibir las acciones y pagar el precio de coste, 82 millones de euros, o liquidar la diferencia entre el precio de coste y el de cotización. Un año después de realizar la operación y hundirse el precio de la cotización hasta poco más de 4 euros, los Escarrer deciden modificar el contrato y eliminar la posibilidad de liquidar por diferencias, en definitiva hacer de la operación especulativa una acumulación de autocartera, cuyas pérdidas o ganancias no pasan por la cuenta de resultados sino por balance patrimonial, lo que disfraza el resultado.

En diciembre del año pasado, la compañía prorroga el vencimiento hasta febrero del ejercicio actual. Finalmente, el 23 de febrero  Sol paga las 5 millones de acciones, que a precio de mercado valen 40 millones. Por consiguiente, pierde en la aventura 42 millones de euros, a los que hay que añadir como mínimo otros 8 millones de intereses pagados al banco por el adelanto del dinero.

Esta operación nunca se ha dado como hecho relevante, disfrazando la transmisión de acciones en un comunicado agregado de movimientos de autocartera, remitido a la CNMV el 28 de febrero, en el cual elude dar la cifra de compra de los 5 millones de títulos. 

LA CELOSÍA es el blog de Gonzalo Garteiz: http://gonzalogarteiz.blogspot.com/

 

Artículos relacionados