El grupo es­pañol evi­tará a toda costa sacar su fi­lial a la Bolsa local

FG ficha a un alto cargo mexicano para relanzar BBVA Bancomer y detener a Banorte

Alejandro Werner, ex sub­se­cre­tario de Hacienda, se in­cor­po­rará como di­rector ge­neral de Negocios Globales

Alejandro Werner
Alejandro Werner

Banorte, el único gran banco entre los que operan en México con todo su ac­cio­na­riado en manos lo­ca­les, pone muy ner­vioso al grupo BBVA, Es ló­gico: su es­tra­tegia es, bajo el lema "el banco de México", des­bancar al BBVA y a Banamex (del nor­te­ame­ri­cano Citi) del primer puesto de la banca que opera en el país. Para Francisco González (FG), esa pri­mera po­si­ción en México es vi­tal, porque es la se­gunda fuente de be­ne­fi­cios del grupo BBVA, y porque además en­laza con la ex­pan­sión en Estados Unidos a través del Compass y de las re­mesas que en­vían los me­xi­canos re­si­dentes allí hacia sus lu­gares de ori­gen. Banorte, cuyo prin­cipal ac­cio­nista es el em­pre­sario Roberto González Barrera, fichó para desa­rro­llar esa ex­pan­sión hacia el li­de­razgo de la banca en México, cuyo primer paso se ha con­cre­tado en la ab­sor­ción de IXE Grupo Financiero, a Guillermo Ortiz, ex se­cre­tario de Hacienda del Gobierno y luego go­ber­nador del Banco de México.

Ortiz se ha convertido en la bestia negra de FG en México, ya que es el principal promotor de una ley que pretende obligar a las filiales de las multinacionales que operan en el país a cotizar en la Bolsa local. Para contrarrestar los planes de Banorte y de otros competidores como el Santander, Banamex o Inbursa (el grupo del mayor empresario de México, Carlos Slim, y que cuenta con una participación de ‘la Caixa'), BBVA Bancomer ha fichado al que fuera subsecretario de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de Felipe Calderón, Alejandro Werner.

Francisco González ha vuelto a tirar de la cantera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno federal de México para reforzar el equipo directivo de su filial en el país, porque en agosto del año pasado hizo consejero de BBV Bancomer a Francisco Gil Díaz, secretario (equivalente a ministro) de Hacienda y Crédito Público con Vicente Fox como presidente del país. Precisamente, Alejandro Werner fue asesor de Francisco Gil Díaz cuando éste era subsecretario de Ingresos (con Pedro Aspe al frente de Hacienda, y Carlos Salinas de Gortari, presidente, entre 1988 y 1994.

Pero ¿qué va a hacer Alejandro Werner en el BBVA Bancomer cuando se incorpore el 23 de agosto, una vez que se cumpla el período de incompatibilidad (dejó la Secretaría de Hacienda el 17 de agosto de 2010)?. Su cargo oficial va a ser director general de Negocios Globales, con responsabilidad directa sobre las áreas de Banca Corporativa, Banca de Inversión y Mercados de BBVA Bancomer. Werner formará parte del Comité de Dirección de la filial mexicana del grupo de Francisco González, y dependerá directamente del presidente y director general de BBVA Bancomer, Ignacio Deschamps.

Éste, que ha presidido hasta hace unos días la presidencia de la Asociación de Bancos de México, ha sufrido una clara derrota en la patronal bancaria mexicana, ya que Banorte y otros bancos locales se opusieron a que un representante de una entidad extranjera le sustituyera. La banca mexicana hizo valer un supuesto pacto de alternancia entre extranjeros y locales al frente de la patronal para colocar en la presidencia a uno de los suyos. Muchos ven la mano de Guillermo Ortiz detrás de este pulso. Pero el caso es que Ignacio Deschamps ha perdido puntos como el líder que necesita el BBVA en Bancomer. Y es probable que detrás del fichaje de Werner esté la búsqueda de un sustituto para el primer ejecutivo de BBVA Bancomer.

Al mismo tiempo, Alejandro Werner tiene que aplicar un auténtico giro copernicano a la actividad de banca corporativa, de inversión y de mercados de la filial mexicana del grupo BBVA. En opinión de la casa matriz, el peso de Bancomer en estos negocios globales no se corresponde al que debe tener el primer banco de México. Y se considera que en estas actividades el BBVA Bancomer no lleva la iniciativa, frente a la creciente competencia sobre todo del Santander México. Por tanto, a Werner le tocará ponerse las pilas para cumplir con los objetivos exigidos por BBVA desde Madrid en esas tres áreas: banca corporativa, banca de inversión y mercados.

Otra de las misiones que tendrá el director general de Negocios Globales del BBVA Bancomer tiene más que ver con el papel de lobby: utilizar sus contactos en la Administración para frenar la propuesta de promulgación de una ley que obligue a las filiales de las multinacionales a cotizar en la Bolsa de México. Esa norma preocupa sobremanera al BBVA, ya que, precisamente cuando Guillermo Ortiz era gobernador del Banco de México, Francisco González decidió excluir (en contra de la opinión de muchos directivos de la entidad) a Bancomer de la Bolsa Mexicana de Valores.

El objetivo era que contabilizara la totalidad de los resultados del Bancomer en el BBVA, curándose en salud ante la mala evolución del grupo en España y ante la lentitud de la llegada de beneficios en la aventura en Estados Unidos. Además, al no haber otros accionistas, a Francisco González le era mucho más fácil imponer sus criterios en la filial mexicana. Precisamente ése fue el argumento utilizado por Guillermo Ortiz para criticar duramente la exclusión de BBVA Bancomer de cotización de la Bolsa Mexicana de Valores: la falta de transparencia de una sociedad que no tiene que enfrentarse a la cita diaria con los mercados. Y ésa es también la razón de los promotores de la norma que busca obligar a las filiales de las multinacionales a cotizar en Bolsa.

Tras dejar la subsecretaría de Hacienda y Crédito Público por discrepancias con el secretario, Ernesto Cordero (coordinador de asuntos económicos en la campaña electoral que llevó a Felipe Calderón a la presidencia de México), y, según otras interpretaciones, por no haber sido nombrado para ese puesto, Alejandro Werner era profesor visitante en el Instituto de Empresa, en Madrid. Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y doctorado en Economía por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), Werner fue economista del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 1995 y 1996; se incorporó ese año a la Dirección General de Investigación Económica del Banco de México, del que fue director de Estudios entre 1999 y 2003. Y se incorpora a la Secretaría de Hacienda, cuyo titular era Francisco Gil Díaz, como coordinador de asesores y jefe de la Unidad de Planeación. Tras ceder Vicente Fox la presidencia a Felipe Calderón, el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, lo nombra subsecretario de Hacienda y Crédito Público.

Carstens abandona la Secretaría de Hacienda a finales de 2009, y legítimamente Werner aspiraba a ese cargo. Pero Felipe Calderón decidió que su amigo Ernesto Cordero, que había sido subsecretario de Egresos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y luego secretario de Desarrollo Social, sería el secretario de Hacienda. Desde entonces, su marcha estaba cantada aunque no se produjo hasta que no se terminó la confección de los presupuestos generales del Estado y las medidas económicas para 2011, que Cordero presentó en septiembre de 2010.

Por otra parte, BBVA Bancomer ultima la adquisición de Facileasing, una empresa especializada en la administradora de flotas y en el arrendamiento de vehículos, camiones y equipos de transporte. Se ha firmado un compromiso de compraventa con Apoyo Mercantil y otra sociedad del grupo BBVA. La operación creará, según Facileasing, "la entidad líder en el mercado de arrendamiento de vehículos y administración de flotillas". Facileasing o Facilsa cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores.

 

p { margin-bottom: 0.21cm; }

El grupo español quiere evitar a toda costa sacar a la cotización en la Bolsa local a su filial

FG ficha a un alto cargo del Gobierno mexicano para relanzar BBVA Bancomer ante la creciente competencia de Banorte

 

 

Alejandro Werner, que era subsecretario de Hacienda y Crédito Público, se incorporará a la filial el 23 de agosto como director general de Negocios Globales

 

 

 

 

Ángel Guzmán

 

 

Banorte, el único gran banco entre los que operan en México con todo su accionariado en manos locales, pone muy nervioso al grupo BBVA, Es lógico: su estrategia es, bajo el lema "el banco de México", desbancar al BBVA y a Banamex (del norteamericano Citi) del primer puesto de la banca que opera en el país. Para Francisco González (FG), esa primera posición en México es vital, porque es la segunda fuente de beneficios del grupo BBVA, y porque además enlaza con la expansión en Estados Unidos a través del Compass y de las remesas que envían los mexicanos residentes allí hacia sus lugares de origen. Banorte, cuyo principal accionista es el empresario Roberto González Barrera, fichó para desarrollar esa expansión hacia el liderazgo de la banca en México, cuyo primer paso se ha concretado en la absorción de IXE Grupo Financiero, a Guillermo Ortiz, ex secretario de Hacienda del Gobierno y luego gobernador del Banco de México. Ortiz se ha convertido en la bestia negra de FG en México, ya que es el principal promotor de una ley que pretende obligar a las filiales de las multinacionales que operan en el país a cotizar en la Bolsa local. Para contrarrestar los planes de Banorte y de otros competidores como el Santander, Banamex o Inbursa (el grupo del mayor empresario de México, Carlos Slim, y que cuenta con una participación de ‘la Caixa'), BBVA Bancomer ha fichado al que fuera subsecretario de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de Felipe Calderón, Alejandro Werner.

Francisco González ha vuelto a tirar de la cantera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno federal de México para reforzar el equipo directivo de su filial en el país, porque en agosto del año pasado hizo consejero de BBV Bancomer a Francisco Gil Díaz, secretario (equivalente a ministro) de Hacienda y Crédito Público con Vicente Fox como presidente del país. Precisamente, Alejandro Werner fue asesor de Francisco Gil Díaz cuando éste era subsecretario de Ingresos (con Pedro Aspe al frente de Hacienda, y Carlos Salinas de Gortari, presidente, entre 1988 y 1994.

Pero ¿qué va a hacer Alejandro Werner en el BBVA Bancomer cuando se incorpore el 23 de agosto, una vez que se cumpla el período de incompatibilidad (dejó la Secretaría de Hacienda el 17 de agosto de 2010)?. Su cargo oficial va a ser director general de Negocios Globales, con responsabilidad directa sobre las áreas de Banca Corporativa, Banca de Inversión y Mercados de BBVA Bancomer. Werner formará parte del Comité de Dirección de la filial mexicana del grupo de Francisco González, y dependerá directamente del presidente y director general de BBVA Bancomer, Ignacio Deschamps.

Éste, que ha presidido hasta hace unos días la presidencia de la Asociación de Bancos de México, ha sufrido una clara derrota en la patronal bancaria mexicana, ya que Banorte y otros bancos locales se opusieron a que un representante de una entidad extranjera le sustituyera. La banca mexicana hizo valer un supuesto pacto de alternancia entre extranjeros y locales al frente de la patronal para colocar en la presidencia a uno de los suyos. Muchos ven la mano de Guillermo Ortiz detrás de este pulso. Pero el caso es que Ignacio Deschamps ha perdido puntos como el líder que necesita el BBVA en Bancomer. Y es probable que detrás del fichaje de Werner esté la búsqueda de un sustituto para el primer ejecutivo de BBVA Bancomer.

Al mismo tiempo, Alejandro Werner tiene que aplicar un auténtico giro copernicano a la actividad de banca corporativa, de inversión y de mercados de la filial mexicana del grupo BBVA. En opinión de la casa matriz, el peso de Bancomer en estos negocios globales no se corresponde al que debe tener el primer banco de México. Y se considera que en estas actividades el BBVA Bancomer no lleva la iniciativa, frente a la creciente competencia sobre todo del Santander México. Por tanto, a Werner le tocará ponerse las pilas para cumplir con los objetivos exigidos por BBVA desde Madrid en esas tres áreas: banca corporativa, banca de inversión y mercados.

Otra de las misiones que tendrá el director general de Negocios Globales del BBVA Bancomer tiene más que ver con el papel de lobby: utilizar sus contactos en la Administración para frenar la propuesta de promulgación de una ley que obligue a las filiales de las multinacionales a cotizar en la Bolsa de México. Esa norma preocupa sobremanera al BBVA, ya que, precisamente cuando Guillermo Ortiz era gobernador del Banco de México, Francisco González decidió excluir (en contra de la opinión de muchos directivos de la entidad) a Bancomer de la Bolsa Mexicana de Valores.

El objetivo era que contabilizara la totalidad de los resultados del Bancomer en el BBVA, curándose en salud ante la mala evolución del grupo en España y ante la lentitud de la llegada de beneficios en la aventura en Estados Unidos. Además, al no haber otros accionistas, a Francisco González le era mucho más fácil imponer sus criterios en la filial mexicana. Precisamente ése fue el argumento utilizado por Guillermo Ortiz para criticar duramente la exclusión de BBVA Bancomer de cotización de la Bolsa Mexicana de Valores: la falta de transparencia de una sociedad que no tiene que enfrentarse a la cita diaria con los mercados. Y ésa es también la razón de los promotores de la norma que busca obligar a las filiales de las multinacionales a cotizar en Bolsa.

Tras dejar la subsecretaría de Hacienda y Crédito Público por discrepancias con el secretario, Ernesto Cordero (coordinador de asuntos económicos en la campaña electoral que llevó a Felipe Calderón a la presidencia de México), y, según otras interpretaciones, por no haber sido nombrado para ese puesto, Alejandro Werner era profesor visitante en el Instituto de Empresa, en Madrid. Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y doctorado en Economía por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), Werner fue economista del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 1995 y 1996; se incorporó ese año a la Dirección General de Investigación Económica del Banco de México, del que fue director de Estudios entre 1999 y 2003. Y se incorpora a la Secretaría de Hacienda, cuyo titular era Francisco Gil Díaz, como coordinador de asesores y jefe de la Unidad de Planeación. Tras ceder Vicente Fox la presidencia a Felipe Calderón, el secretario de Hacienda, Agustín Carstens, lo nombra subsecretario de Hacienda y Crédito Público.

Carstens abandona la Secretaría de Hacienda a finales de 2009, y legítimamente Werner aspiraba a ese cargo. Pero Felipe Calderón decidió que su amigo Ernesto Cordero, que había sido subsecretario de Egresos en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y luego secretario de Desarrollo Social, sería el secretario de Hacienda. Desde entonces, su marcha estaba cantada aunque no se produjo hasta que no se terminó la confección de los presupuestos generales del Estado y las medidas económicas para 2011, que Cordero presentó en septiembre de 2010.

Por otra parte, BBVA Bancomer ultima la adquisición de Facileasing, una empresa especializada en la administradora de flotas y en el arrendamiento de vehículos, camiones y equipos de transporte. Se ha firmado un compromiso de compraventa con Apoyo Mercantil y otra sociedad del grupo BBVA. La operación creará, según Facileasing, "la entidad líder en el mercado de arrendamiento de vehículos y administración de flotillas". Facileasing o Facilsa cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores.

 

 

Artículos relacionados