SEGUROS

Mapfre y Bankia refuerzan su alianza

La ase­gu­ra­dora se des­prende de la ac­ti­vidad ban­caria

Junta de Mapfre
Junta de Mapfre

Caja Madrid, pro­mo­tora de Bankia (la mayor fu­sión vir­tual de en­ti­dades de aho­rro, al im­plicar a Bancaja, Insular de Canarias, Segovia, Ávila, Rioja y Caixa Laietana), vendió en 2010 pó­lizas de Mapfre, fun­da­men­tal­mente se­guros de Vida, en su red de su­cur­sales por un im­porte de 1.164,4 mi­llones de eu­ros. El 29,7% más que en 2009. Las ventas de pro­ducto de ac­tivo y de pa­sivo de Caja Madrid a través de la red de Mapfre su­ponen en el mismo pe­ríodo 1.973,2 mi­llo­nes, con un des­censo del 22,4%.

Una diferencia nada despreciable, 808,8 millones de euros, que indica que en la alianza estratégica de bancaseguros entre Mapfre y Caja Madrid sigue saliendo ganando la entidad financiera sobre la aseguradora. Pero este asunto, que fue motivo de conflicto en la etapa en que la caja estaba presidida por Miguel Blesa (firmante del acuerdo con el entonces presidente de Mapfre, Julio Castelo, en 1998), no es casus belli para Mapfre, aunque obviamente le gustaría un saldo más equilibrado. Incluso justifican a la red de Caja Madrid: "No es igual vender seguros de Vida que créditos o depósitos".

La creación de Bankia y la posibilidad que tiene Mapfre de ser el operador único de bancaseguros del grupo financiero con mayor volumen de negocio en España (ahora lo tiene que compartir con Aviva, que comenzó en España esos acuerdos con Bancaja en el año 2000, y con Caser, que tiene entre sus accionistas a algunas cajas implicadas en la fusión virtual) invitan a estrechar lazos. Bankia es, con el 15%, el segundo accionista de Mapfre, tras la Fundación (65%).

Y es lo que han hecho los dos presidentes, Rodrigo Rato y José Manuel Martínez. Bankia asumirá la participación del 49% que tiene Mapfre en el Banco de Servicios Financieros, facilitando la integración de esta entidad especializada en financiación del consumo (tiene Bancofar, dedicado al colectivo farmacéutico; FinanMadrid y Madrid Leasing) en el nuevo grupo. Y también su saneamiento (el banco perdió 117 millones de euros en 2010). Además de un pago en metálico de "varios centenares de millones de euros" por parte de Mapfre, ésta recibirá el 12,5% que tiene Caja Madrid en Mapfre Internacional. El propio Rato reconocía al finalizar la junta general de accionistas de Mapfre, de la que es consejero, que la venta del 12,5% de Mapfre Internacional es "una acción instrumental para propiciar la compra de la participación que la aseguradora tiene en el Banco de Servicios Financieros".

De esta forma, Mapfre logra su objetivo, que es centrarse en el seguro, y eliminar de sus actividades la banca, sin poner en riesgo su alianza estratégica con Caja Madrid, asumiendo además la totalidad de la propiedad de Mapfre Internacional, "uno de los ejes importantes de nuestro desarrollo futuro", como explicó Martínez en la junta. Y Rato tiene las manos libres para el saneamiento del Banco de Servicios Financieros y para su relanzamiento como la entidad de banca de consumo del grupo Bankia.

A la pregunta del accionista disidente, José Ángel Bermúdez, sobre si Mapfre iba a entrar en el capital de Bankia, Martínez contestó que "no hemos estudiado la operación porque no se conocen sus términos". Tras la junta, explicó que "sin información, no puede haber decisión", aunque desvincula la entrada en el capital de Bankia de la voluntad de ser el operador único de bancaseguros de este grupo.

El "zapatero, a tus zapatos", anunciado por José Manuel Martínez en la presentación de resultados se ha concretado ya en la transformación de Mapfre Inmuebles en una gestora de patrimonio inmobiliario, abandonando las actividades de promoción, y en la venta de Mapfre Quavitae, filial especializada en residencias para la tercera edad, al grupo Sar.

La junta de Mapfre estuvo marcada por las despedidas de Juan José Almagro, director general de Comunicación y Responsabilidad Social, por prejubilación y, sobre todo, del vicepresidente primero, Alberto Manzano, por edad (cumple 65, con 45 años en el grupo, aunque seguirá en el consejo y en la Fundación como presidente del Instituto de Cultura), y por las marchas del secretario general, José Manuel González Porro, y de la directora de Asesoría Jurídica, María Presentación Ataz, explicadas por Martínez como "visión distinta de la empresa". Andrés Jiménez, vicepresidente tercero, asciende a la vicepresidencia primera también con 45 años en Mapfre. Antonio Huertas, presidente de Mapfre Familiar y uno de los ejecutivos que está en el consejo, asume la vicepresidencia tercera y se pone en cabeza para sustituir a Martínez en la presidencia. Ángel Dávila es el nuevo secretario general y del consejo. Y entra en el consejo Antonio Núñez, director general de Recursos y Medios.

Pero al presidente de Mapfre le dio tiempo para poner deberes al grupo. Entre ellos, aumentar la cuota de mercado en España hasta el 15% (20% en No Vida), potenciar "aún más" el canal agencial, "la mejor red de distribución del sistema asegurador español", mantener la cuota en bancaseguros y atender "la creciente demanda vía Internet y teléfono" a través de Verti, También, reforzar el "liderazgo" en América Latina  con más red de distribución, incorporando bancaseguros, teléfono e Internet, y dar "especial relevancia" a Brasil; "ampliar nuestras operaciones en Estados Unidos"; "tener una presencia creciente en seguro directo en los países de la Unión Europea, especialmente en los de Europa del Este, y también en los grandes países de Asia, China e India, con progresiva implantación en otros países", como ya ha hecho el grupo en Filipinas. Y lograr "un fuerte desarrollo en reaseguro, asistencia y Mapfre Global Risks.

Previsiones, pocas. De hecho, sólo una: "Superaremos los ingresos de 2010 y podríamos alcanzar los 22.500 millones de euros, para poder aspirar en el inmediato futuro a los 30.000 millones de euros como nuevo hito empresarial".

Artículos relacionados