FUSIONES DE CAJAS

Por fin un político habla claro

La Junta ad­mite que Caja España-Duero juega con va­rias ba­rajas

José Antonio de Santiago-Juarez
José Antonio de Santiago-Juarez

El con­se­jero de la Presidencia y por­tavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ad­mite que Caja España-Duero tiene abiertos "varios fren­tes" ante la bús­queda de alianzas para poder afrontar una ne­go­cia­ción desde una po­si­ción "cómoda" y de "fortaleza". Aunque no men­ciona esos "varios fren­tes", la en­tidad de cré­dito más im­por­tante de Castilla y León, fruto de la fu­sión entre Caja España y Caja Duero, está ha­blando con Unicaja, con Ibercaja y con el SIP que li­dera Caja Murcia y en el que tam­bién están la ca­ta­lana Caixa Penedés, la ba­lear Sa Nostra y Caja Granada.

Aunque hay que aplaudir que, por fin, un político hable claro en este asunto, parece un poco cínico justificar ese juego a varias bandas para obtener el mejor resultado posible en las negociaciones. Y sorprende que el consejero de Presidencia de la Junta de Castilla y León señale que "afortunadamente" en la búsqueda de estas alianzas la entidad parte desde una posición de "fortaleza", gracias al "esfuerzo", a la "inteligencia" y a la "generosidad" mostrado por ambas entidades cuando abordaron su unión. Olvida que la fusión se hizo por imposición de la Junta, que tuvo que ver cómo fracasaba estrepitosamente su maniobra para integrar a todas las cajas de la región y aceptar que Caja Burgos se fuera a Banca Cívica y Caja Ávila y Caja Segovia a Bankia.

Además, el portavoz de la Junta de Castilla y León admite que Caja España-Duero tiene abiertos varios frentes, porque su "fortaleza" la convierte en una entidad "cómoda y atractiva" ante la búsqueda de nuevos socios. En realidad, esas negociaciones lo que buscan es lograr la manera de sortear las nuevas exigencias de capital.

Más curioso es que al Gobierno regional no le consta que exista ya algún acuerdo vinculante con otras entidades, "ni siquiera pre-acuerdos", como matiza el consejero de Presidencia. "Hoy más que nunca la Junta manifiesta su confianza en la entidad y en su presidente, Evaristo del Canto", señala José Antonio de Santiago-Juárez.

Tras destacar que la Junta está obligada a tener "respeto y prudencia" ante las decisiones que adopte Caja Duero-España, el portavoz aclara que esta "prudencia" no significa que el Gobierno autonómico no siga "al minuto" los movimientos. Y acepta que Caja España-Duero está obligada a "moverse" para "explorar" nuevas alianzas como consecuencia de los cambios normativos realizados por el Gobierno central, unas modificaciones que han "empujado" a la entidad a dar prioridad a la mejora de sus ratios de capital y a buscar socios para trabajar en dirección a la "bancarización".

Artículos relacionados