Obtendrá un tercer con­se­jero por llegar a su­perar el 15% de par­ti­ci­pa­ción di­recta e in­di­recta

Demetrio Carceller invierte en Sacyr sus plusvalías en CLH y duplica el valor patrimonial de su 12,7%

Refuerza su com­pro­miso con la cons­truc­tora y, gra­cias a su alianza con Santocán, se con­vierte en el primer ac­cio­nista

Demetrio Canceller
Demetrio Canceller

Si algo sabe Demetrio Carceller hijo es de in­ver­siones fi­nan­cieras y de cómo in­cre­mentar su car­tera me­diante una es­tu­diada ges­tión de sus po­si­ciones bur­sá­ti­les. No por ca­sua­lidad el hijo del his­tó­rico "petrolero" Demetrio Carceller, socio de Alfonso Escámez en las aven­turas re­fi­neras que dieron origen a la his­tó­rica Cepsa en Canarias du­rante los años treinta y cua­renta del siglo pa­sado, inició sus ac­ti­vi­dades pro­fe­sio­nales sen­tado en una mesa de tra­ding en el Banco Santander de Negocios (BSN), en la ma­dri­leña plaza de Salamanca, bajo la bu­tura de Juan Rodríguez Inciarte, hoy di­rector ge­neral con­se­jero del Grupo Santander. Carceller hijo, poco asiduo a salir en los pa­peles -como los March-, los imita a la per­fec­ción, aunque al re­vés, y por ello pro­ba­ble­mente los su­pera en am­bi­ción y re­sul­ta­dos. En lugar de di­ver­si­fi­car, como lo han hecho los pri­meros ac­cio­nistas de ACS, donde han re­du­cido su par­ti­ci­pa­ción del 23% al 18%, Carceller ha con­cen­trado los 360 mi­llones que ha ob­te­nido por la venta de un 10% en CLH in­vir­tiendo en Sacyr Vallehermoso, con lo que casi ha du­pli­cado su par­ti­ci­pa­ción ac­cio­na­rial en pocos me­ses. El trofeo está ahora al al­cance de las ma­nos, en Repsol, donde Sacyr se en­cuentra a un tiro de piedra de ren­ta­bi­lizar su mayor apuesta: su­perar el precio medio de ad­qui­si­ción de su 20% y re­ducir así su apa­lan­ca­miento a una can­tidad más que ma­ne­ja­ble.

Ha llovido mucho desde la alianza petrolera de los Carceller y los Escámez e incluso desde que Demetrio Carceller hijo dejara su silla en las pantallas de la mesa de trading del BSN, en la agitada bolsa de los años ochenta, recién estrenada la informática que acompañó la gran reforma del mercado bursáti español. Han pasado años también desde que Demetrio junior sustituyera en la gestión empresarial al patriarca familiar. Pero su olfato y suerte para los negocios sigue intacto, tan fiel al mismo instinto congénito que le permitió acumular su primer millón sin necesidad de contar ni con el apoyo familiar ni con la enorme fortuna heredada. De ello puede dar muestra su alianza con el negocio constructor en Canarias vía la empresa Satocán y mantener el petrolero a través de Disa, la empresa familiar. De su tradición energética puede dar fe que hoy sea consejero en Gas Natural Fenosa (gracias a la presencia de Sacyr en Repsol) y no lo sea de la matriz que preside Antonio Brufau, debido a una muy poco probable cuestión de incompatibilidad de participaciones o de conflicto de intereses.

Ha sido la apuesta constructora en Sacyr, sin embargo, la que le ha permitido seguir engrosando su cartera de inversiones, especialmente durante los años recientes y más difíciles, los de la crisis del ladrillo que se inició en España en 2008. Carceller contaba hasta hace  no mucho tiempo con poco más del 7% de participación en el capital de Sacyr Vallehermoso, donde entró de la mano de Luis del Rivero, su actual presidente y socio mayoritario individidual con poco más del 13 y de la familia Loureda, que también ostenta otro 13%. En muy corto periodo de tiempo, quizá menos de un año, y gracias en gran parte a la desconfianza del mercado en las posibilidades de Sacyr de superar el bache de la caída de la cotización de la constructora y de su posición en Repsol, la participación de la sociedad de inversión de Carceller ha superado el 12,7%, rozando la personal de Luis del Rivero, la de la familia Loureda y superando la del consejero delegado Manuel Manrique (6,10%) y la de Juan Abelló, con 9,6%.

En total, y gracias a su reciente acuerdo de sindicación con su aliado Satocán, que posee el 2,5% de Sacyr, Carceller controla directa o indirectamente un 15,2% de Sacyr Vallhermoso, cuestión nada baladí ya que le permite solicitar un tercer consejero en la constructora, lo que seguramente ya ha hecho, según fuentes fiables.

Las compras más recientes de Disa en el mercado -ha adquirido 11,9 millones de títulos de la constructora en menos de quince días, lo que representa el 2,9% del capital- han provocado una subida espectacular de los títulos de Sacyr Vallehermoso, superando los 8,35 euros por acción,  un 75% por encima del valor con el que inició el año. "Esta operación (de compras) refuerza la apuesta de Disa por Sacyr Vallehermoso y se encuadra dentro del proceso de reordenación de la cartera financiera de Disa, que recientemente anunció la venta del 10% que poseía en CLH a un grupo de fondos por 360 millones", afirmaba Disa en un comunicado el viernes pasado, día 25 de marzo.

Habida cuenta de que con estas compras el free float de Sacyr se ha reducido del 20% a quizá un 15%, el reforzamiento de la posición de Sacyr ha provocado una apreciable estabilidad en el valor de la constructora, con la que muy probablemente Demetrio Carceller ya contaba. Y, además, cumple a la perfección el instinto inversor del empresario de origen canario. Si a poco más de cuatro euros por acción a primeros de año, su participación en Sacyr se había visto sensiblemente mermada en términos de valor, la subida a más de ocho euros (8,35 euros en la apertura del miércoles) ha provocado que su "participación financiera" en la empresa, tal como se definía en el comunicado citado, ha prácticamente duplicado su valor en términos de patrimonio personal. "Una muestra en la confianza que Carceller y otros socios tienen en Sacyr y en sus inversiones, especialmente en Repsol y en sus posibilidades de que el valor supere el precio medio de adquisición, del que ya está muy cerca", según manifiestaba un analista del sector.

Artículos relacionados