Las com­pañías ase­gu­ra­doras de­berán re­ajustar sus ta­rifas antes del 21 de di­ciembre de 2012

El seguro del coche se encarecerá hasta un 33% para las mujeres tras una sentencia de la Unión Europea

El Tribunal de Justicia prohíbe a las ase­gu­ra­doras tener en cuenta el sexo para el cálculo de las pri­mas, pese a que las mu­jeres su­fren menos ac­ci­dentes

Conductora
Conductora

Como si no tu­vieran bas­tantes pro­blemas con la guerra de pre­cios, la gran com­pe­ten­cia, la fuga de clientes y con Solvencia II, a las com­pañías de se­guros de Automóvil ( y a las de otros ra­mos, como Vida o Salud) les llega otra com­pli­ca­ción. Y no pre­ci­sa­mente pe­queña. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea prohi­birá que las ase­gu­ra­doras tengan en cuenta el cri­terio del sexo para el cálculo de las primas de sus pó­lizas por con­si­derar que ello cons­ti­tuye una dis­cri­mi­na­ción, aunque sea po­si­tiva para las mu­je­res. Los me­nores pre­cios que pagan las mu­jeres con­duc­toras por sus se­guros de Automóvil o de Salud son jus­ti­fi­ca­dos, según las com­pañías, en que las es­ta­dís­ticas de­mues­tran que tienen menos riesgo de ac­ci­dentes que los hom­bres. En Vida, es la mayor ex­pec­ta­tiva de lon­ge­vi­dad. De he­cho, ac­tual­mente las di­fe­ren­cias de pre­cios entre hom­bres y mu­jeres son fa­vo­ra­bles a éstas en hasta un 33%, según datos del com­pa­rador Rastreator.com.

El seguro a Todo Riesgo más barato que se puede encontrar en ese comparador para un Renaut Megane, el automóvil más vendido en España en 2010 (45.198 unidades) cuesta ahora 875 euros para un hombre, y a una mujer, 589. Un ahorro de 286 euros para la conductora. Si la póliza es para un Seat Ibiza, el segundo coche más vendido el año pasado (39.905 unidades), las diferencias van desde los 850 euros para hombres a 567 euros para mujeres, que pagan 283 euros menos por las mismas coberturas. Y en un Citroen C4, que es el tercer modelo más vendido en 2010, con 35.689 unidades, las distancias en precio del seguro entre hombres y mujeres se ensanchan hasta los 322 euros. Un hombre paga 957 euros. Y una mujer, 635 euros. Las diferencias de precios en un seguro de Automóvil entre un hombre y una mujer llegan, por tanto, hasta el 33%.

Para elaborar esta comparativa, Rastreator.com ha tomado como referencia el mismo perfil para hombres y para mujeres: 30 años de edad, 10 años de antigüedad del carnet de conducir, casado/a, sin hijos, con residencia en Madrid, con garaje colectivo, y automóvil sin conductor ocasional. Los precios de las pólizas son los que resultan de incluir esos perfiles en las ofertas de las compañías que aparecen en el comparador Rastreator.com.

En el caso de un seguro de Vida que cubre fallecimiento e invalidez, el precio más barato para un hombre es de 272 euros. 91 euros más que para una mujer, que paga por la misma cobertura 181 euros. Para elaborar esta comparativa, Rastreator.com ha tomado como referencia el mismo perfil: 35 años de edad, no fumador/a y sin profesión de riesgo, con un seguro destinado a cubrir a la familia.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que será de obligado cumplimiento a partir del 31 de diciembre de 2012, va a suponer por tanto un encarecimiento de las pólizas de seguros para las mujeres de hasta un tercio, con todas las consecuencias que ello supone.

¿En qué se basa el Tribunal comunitario para tomar esa decisión? En que la normativa europea, concretamente la Directiva 2004/113 (transpuesta en 2007), establece el principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres al acceso a bienes y servicios**.**** **Pero esta norma incluye una disposición que permite a los estados miembros autorizar diferencias en las primas y prestaciones de seguros en función del sexo, cuando éste constituya un factor determinante de la evaluación del riesgo. Esta excepción, que es la que permitía seguros más baratos para las mujeres, es precisamente la que ha anulado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, a petición del Tribunal Constitucional de Bélgica, que recibió varias denuncias de la asociación de consumidores de su país y de dos ciudadanos particulares.

El Tribunal de Justicia argumenta que con el mantenimiento de esa situación "existe un riesgo de que el Derecho de la Unión permita indefinidamente la excepción a la igualdad de trato entre mujeres y hombres prevista" por la normativa comunitaria. Al mismo tiempo, considera que esa excepción es contraria "a la consecución del objetivo de igualdad de trato entre mujeres y hombres". Por tanto, ha de considerarse inválida** **"tras la expiración de un período transitorio adecuado", que la sentencia marca el 21 de diciembre de 2012.

Tras las denuncias de varias asociaciones de consumidores en Bélgica, el asunto ha llegado al Tribunal de Justicia de la UE. Su Abogada General, Juliane Kokkot, ponente del caso, compara la diferenciación de precios en función del sexo con la que se podría establecer en función de la raza o la etnia de los asegurados. "Es igualmente inadmisible basarse en el sexo de una persona para determinar los riesgos del seguro", argumenta en en el dictamen previo a la sentencia. En ese dictamen, propone al Tribunal que se declare la nulidad de la disposición de la Directiva 2004/113, ya que considera que la aplicación de factores de riesgo en función del sexo en el seguro es incompatible con el principio de igualdad entre hombres y mujeres garantizado por la Unión Europea.

El veredicto final del Tribunal de Justicia de la Unión Europea avala esa interpretación de su Abogada General y anula, con efectos a 21 de diciembre de 2012, la excepción que ofrecía al sector asegurador la Directiva comunitaria sobre discriminación por razón de sexo en el acceso a bienes y servicios. Esa excepción era, en principio, temporal, pero los jueces la anulan para evitar que, en la práctica, se convierta en indefinida.

El sexo de la persona asegurada tiene especial repercusión en los cálculos actuariales que se realizan para fijar las primas de seguros de Automóvil, Vida o Salud. Durante el juicio se mencionó, por ejemplo, el hecho de que, estadísticamente, las mujeres disfrutan de una expectativa de vida superior a la de los hombres. O que los conductores causan más accidentes de tráfico que las automovilistas. Las estadísticas también indican que, en el caso de los seguros privados de Salud, las mujeres suelen utilizar más prestaciones médicas que los varones.

A la patronal europea del seguro, CEA, le ha faltado tiempo para criticar la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. "Es una mala noticia para los clientes de las aseguradoras", señala Michaela Koller, su directora general, que lamenta que los jueces comunitarios no reconozcan que "el género es un factor legítimo" en el cálculo de las tarifas y en la evaluación de riesgos.

La CEA avisa de que el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea provocará un encarecimiento de los seguros, especialmente para las conductoras jóvenes, que pagan primas inferiores a los hombres de su misma edad porque las estadísticas demuestran que tienen menos riesgos de accidentes. "Hay buenos motivos para pensar que esta sentencia puede tener en última instancia un impacto sobre los precios que las aseguradoras cargan a los consumidores", señala. "Aunque se trata de decisiones puramente comerciales que adoptará cada aseguradora, es de esperar una subida de las primas para algunos grupos, como el de conductoras jóvenes, en mercados donde el género se usaba previamente para calcular el precio de los seguros de coches", insiste la patronal aseguradora europea.

 

Artículos relacionados