SEGUROS

¿Fomenta Internet la infidelidad?

Rastreator: el com­prador on­line es más fiel

Internet
Internet

Rastreator.com co­mienza su ac­ti­vidad como com­pa­rador de se­guros de Autos en España en marzo de 2009. "En ese mo­mento en­ten­díamos que se daban las con­di­ciones ade­cuadas en el mer­cado para lanzar un com­pa­ra­dor, por can­tidad de oferta, nú­mero de ase­gu­ra­doras de di­recto y ten­dencia del usuario a uti­lizar in­ter­net", ex­plica Elena Betés, di­rec­tora ge­neral del com­pa­ra­dor, ba­sado en la ex­pe­riencia de Confused.com, crea­dora del con­cepto en Reino Unido en el año 2002. España fue el primer país en la ex­pan­sión in­ter­na­cional de Admiral Group, el tercer ase­gu­rador de Autos del Reino Unido y pro­pie­tario de Balumba, tam­bién pre­sente en España.

Dos años más tarde, Rastreator se considera consolidado, funciona "mucho mejor de lo que preveíamos". "Por una parte,  superamos el millón de tarificaciones y hemos conseguido ampliar nuestra oferta de comparación a otros sectores más allá de Autos", como Motos, Hogar, Vida e Hipotecas (aquí en colaboración con Bankimia). "Y lo que es más importante, hemos entrado en la mente del consumidor y hemos conseguido que las aseguradoras comprendan el negocio", señala la primera ejecutiva de Rastreator.com.

El ejercicio en curso "se presenta como un año de consolidación", con "una muestra amplia y variada que permite al usuario tener precios de las principales aseguradoras del  mercado, como Mapfre, Pelayo, Direct Seguros, combinado con aseguradoras más novedosas como Balumba o Clickseguros". Una lista formada por una quincena de entidades y con inminentes fichajes en marcha.

Elena Betés rechaza que los comparadores alienten la guerra de precios en el seguro del Automóvil: "Lo cierto es que la aparición de los comparadores viene dada por la situación de mercado del seguro de Auto. Al final el consumidor recibe infinidad de impactos sobre las ofertas aseguradoras y los comparadores se consolidan como un canal de información para poner en contacto a la aseguradora y al consumidor, que en estos momentos tiene un poder de decisión importante. En cierto modo, los comparadores tratan de organizar toda la oferta.  Lógicamente el fin del comparador es el ahorro, pero estamos explicando que el seguro perfecto no es el más caro, ni el más barato, si no el que se adapta a las necesidades y perfil de cada usuario", argumenta.

Pero detecta un problema en la estrategia de algunas aseguradoras: "Presumen de ser las más baratas, y con un comparador como Rastreator se puede demostrar que no es así". En las 15 entidades que se comparan en Autos, las diferencias de precio puedan llegar a ser entre el 10% y el 12%.

**"**Los hábitos de consumo han cambiado e Internet ha venido para quedarse", insiste la directora general de Rastreator,com, que considera que "cuando un español compra en Internet tiende a volver a comprar con independencia de quién esté detrás". Por ello, cree que el "el medio online va a tener un peso específico en las búsqueda y elección de una póliza y que el uso de Internet va a experimentar un aumento considerable como medio para la contratación de un seguro".

En este sentido, destaca el éxito del comparador en seguros de Motos, que "nos ha sorprendido gratamente". "Creemos que al igual que el seguro de Hogar, Motos es otra tendencia al alza en Internet", insiste.

No lo ve tan claro, en cambio, en el seguro de Vida. "Confused.com ofrece un servicio de comparación en Vida que tiene un gran éxito y nos demuestra que es posible comparar en Vida y contratar en Vida a través de Internet. En España las características son distintas y en este ramo hace falta una labor de explicación muy importante sobre los productos", opina Elena Betés. "En la actualidad, comparamos únicamente seguros de Vida Riesgo, pero es muy interesante la cantidad de personas que ahorran revisando las pólizas de Vida Riesgo obligados por tener una hipoteca pero no necesariamente contratadas a través del mismo banco", matiza.

"Internet es infiel porque facilita las comparaciones, pero luego el comprador online es más fiel que el que ha entrado por otros canales. Eso sí, ya no existe el miedo a cambiarse de compañía", concluye Elena Betés.

 

Artículos relacionados