ENERGÍA

Los precios de la electricidad, el problema más inmediato para el nuevo Gobierno

España es el tercer país de la UE con las ta­rifas eléc­tricas más ele­vadas

enchufe
enchufe

España ocupa el tercer lugar en la cla­si­fi­ca­ción de los 27 países de la Unión Europea que más pagan por la elec­tri­cidad antes de im­pues­tos, según Eurostat. Si bien, el re­cibo de los es­pañoles es el no­veno más caro de la UE cuando se in­cluyen los im­puestos es­pe­ciales y el IVA. En España existe la prima a las re­no­va­bles, que en los sis­temas de in­cen­tivos de otros países se computan por vías dis­tin­tas. El go­bierno de Rajoy de­berá de re­visar de ma­nera in­te­gral el me­ca­nismo usado para fijar el precio de la energía eléc­trica en nuestro país. El pre­si­dente del Gobierno electo es cons­ciente del pro­blema. Tras ad­mitir en el de­bate de in­ves­ti­dura que las ta­rifas eléc­tricas para los con­su­mi­dores son las ter­ceras más caras de Europa, y las quintas más ele­vadas para con­su­mi­dores in­dus­tria­les, añadía que la so­lu­ción al pro­blema ener­gé­tico es uno de los más com­plejos que he­reda el pró­ximo Gobierno y su so­lu­ción no puede ser sim­plista

Rajoy sabe lo que quiere conseguir, aunque admite que todavía no sabe cómo lo va a hacer. Por eso en su intervención en el Congreso anticipaba que tendrá que aplicar una política basada en frenar y reducir los costes medios del sistema, en la que se tomen decisiones sin demagogia, utilizando todas las tecnologías disponibles, sin excepciones, un guiño claro a la energía nuclear, y que se regule teniendo como objetivo primordial la competitividad de nuestra economía.

Mientras llegan esas medidas, PP y PSOE han acordado congelar el recibo de la luz en enero. Situación que debería mantenerse hasta que no se revise esta fórmula de fijación de precios, si bien la decisión corresponderá al futuro ministro de Industria.

El gran problema es que el precio del recibo de la luz también depende en un 50% de las subastas de electricidad entre los comercializadores encargados de suministrar la Tarifa de Último Recurso (TUR). El hecho de que este martes haya cerrado con una bajada del 10% podría ayudar a mantener la congelación. La otra mitad del recibo que las eléctricas tratan de explicar cada mes en sus recibos, depende de los peajes eléctricos, que recogen los costes regulados.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cree que ahora es el momento ideal para que se revise un sistema que considera opaco para fijar el precio que pagamos por la electricidad. Según la OCU desde 2008 las tarifas de la luz han subido un 50%, lo que supone para los hogares una subida media anual de 222 euros.

La congelación sería la única posibilidad de que las miles de familias que están en paro puedan afrontar el pago para no perder la conexión en sus casas de la electricidad, aunque bien es cierto que sólo a un 5% de los españoles se les ha cortado la luz una vez en su vida por falta de pago.

La patronal eléctrica, Unesa, en cambio considera que los peajes deberían subir un 30% para que en el próximo año el déficit de tarifa no supere el tope de 1.500 millones de euros.  

**Revisión de peajes **

Industria ha remitido a la Comisión Nacional de la Energía una propuesta de revisión de peajes que ofrezca un escenario de congelación de tarifas eléctricas en enero. La decisión dependerá del nuevo gobierno de Rajoy, que en el debate de investidura reiteró que "no se puede aplicar una subida de tarifas que recaiga íntegramente sobre los consumidores y que siga castigando la competitividad de la economía española, por las malas decisiones regulatorias", en clara alusión a la disconformidad que mantienen con la política de Miguel Sebastián.

El sistema eléctrico acumula un déficit de 22.000 millones de euros, 9.125 millones de ellos titulizados en los mercados de deuda, y que al menos hasta 2013 no será capaz de cubrir sus costes.

En octubre, la subasta eléctrica se cerró con una subida cercana al 12% y el Gobierno de Zapatero ante la presión ciudadana decidió compensarla bajando en la misma proporción los peajes de luz, de modo que esa parte del TUR quedó congelada.

En julio, el precio de la energía subió un 2,7%, lo que, unido a la congelación de peajes aplicada por Industria, provocó una subida del 1,5% en la TUR. En marzo, aprovechando un descenso en el precio de la electricidad, el Gobierno elevó un 10% los peajes, con lo que la TUR quedó congelada.

La subida trimestral de julio se sumó a la ya aplicada en enero, del 9,8%, de modo que la TUR a lo largo del año 2011 acumula una subida superior al 10%.

Precios del megavatio hora en Europa

En cuanto al estudio de Eurostat, refleja que el precio del megavatio hora (MWh) en España se situaba al cierre del primer semestre del 2011 en 194 euros, frente a los 290 euros de Dinamarca, 252 euros de Alemania, 213 euros de Bélgica y Noruega, 209 euros de Suecia, 205 euros de Chipre, 201 euros de Italia y 198 euros de Austria.

La media de la UE se sitúa en 178 euros por MWh, por lo que España está por encima, mientras que el país donde los consumidores pagan menos por la electricidad después de impuestos son Bulgaria (82 euros), Estonia (97 euros), Rumanía (108 euros) y Croacia (113 euros).

 

Artículos relacionados