Cree que se van a producir más operaciones de concentración

Globalcaja, la gran rural de Castilla La Mancha, será una realidad el 23 de mayo

La fusión de las rurales de Albacete, Cuenca, Ciudad Real y La Roda insiste en sumar a las de Casas Ibáñez y Villamalea

Globalcaja
Globalcaja

La primera presentación de los resultados de 2010 en una entidad financiera va a ser, curiosamente, la última. La entidad más madrugadora este año, la Caja Rural de Ciudad Real, ha ganado por un día a Banesto, aunque obviamente sus tamaños no son comparables. En su última rendición de cuentas como Caja Rural de Ciudad Real, su director general, Miguel Ángel Calama, dejaba muy claro que la fusión con las rurales de Albacete, Cuenca y La Roda en Globalcaja, va viento en popa a toda vela. "La operación va en calendario", señala. Globalcaja será una realidad operativa el 23 de mayo, antes incluso de lo previsto, con unos activos de 4.200 millones de euros. Será la entidad financiera más importante de Castilla La Mancha, tras perder esta autonomía CCM, transformado en banco después de pasar a manos de CajAstur (promotor del Banco Base, junto a la levantina CAM, Caja Cantabria y Caja Extremadura), y Caja de Guadalajara, absorbida por la sevillana Cajasol, a su vez integrada en el grupo Banca Cívica (con Caja Navarra, CajaCanarias y Caja Burgos).

Pero no habrá un ba­lance de Globalcaja hasta 2012, año en el que re­gis­trará un be­ne­ficio de unos 60 mi­llones de eu­ros. Globalcaja ha reite­rado su in­vi­ta­ción a las cajas ru­rales de Casas Ibáñez y de Villamalea para que se sumen a la ope­ra­ción. Sobre la ad­he­sión de Caja Rural de Toledo, el men­saje tam­bién es claro: "no de­pende de nin­guna de las en­ti­dades que se han in­te­gra­do". La puerta sigue abierta, pero será la en­tidad to­le­dana, hasta ahora la mayor de la au­to­no­mía, la que tenga que dar el paso de cruzar el um­bral. El pre­si­dente de la Rural de Ciudad Real y de Globalcaja, Luis Díaz Zarco, señala, en este sen­tido, que 2010 será re­cor­dado como el año de la re­es­truc­tu­ra­ción del sector fi­nan­ciero, sobre todo de las cajas de aho­rro, que son las en­ti­dades que "más di­rec­ta­mente han su­frido la cri­sis" por su fuerte ex­po­si­ción a la cons­truc­ción y a la pro­mo­ción in­mo­bi­lia­ria.

Díaz Zarco cree que du­rante este año se vol­verán a pro­ducir pro­cesos de con­cen­tra­ción, re­du­cién­dose nue­va­mente el nú­mero de ope­ra­do­res. Y que, en todo caso, este mo­vi­miento hay que ca­li­fi­carlo de "extraordinariamente po­si­tivo y ne­ce­sa­rio", pues es el me­ca­nismo me­diante el cual vol­verá a fluir el cré­dito a em­pre­sas, au­tó­nomos y fa­mi­lias.

La Caja Rural de Ciudad Real ha ter­mi­nado 2010 con un be­ne­ficio de 13,5 mi­llones de eu­ros, un 12,5% más del ob­je­tivo fi­jado, que era de 12 mi­llo­nes. Pero un des­censo del 4,3% sobre 2009, por el in­cre­mento de las do­ta­ciones (12 mi­llo­nes). Calama pro­nos­tica que la media del sector su­frirá un des­censo del 18% sobre el ejer­cicio pre­ce­dente. Y des­taca que la en­tidad ha su­pe­rado todos los ob­je­ti­vos. El de ba­lance: de los 2.756 mi­llones pre­vistos a 2.771 mi­llo­nes; el de be­ne­fi­cio; el de mo­ro­si­dad; el de co­ber­tura y el de sol­ven­cia.

La ratio de mo­ro­sidad ha ba­jado del 4,25% ini­cial­mente pre­visto al 3,14%, cuando la media na­cional está en el 5,7%. Y su co­ber­tura está en el 178%, frente al 141% mar­cado como ob­je­tivo, y que su­pone tres veces más que la media del sector (59%). El cré­dito ha cre­cido el 6,1%, "muy por en­cima de la media del sec­tor". Y los re­cursos de clientes en ba­lance, el 3,52%, gra­cias a los de­pó­si­tos. La sol­vencia se ha si­tuado en el 13,15%, cuando se había pre­visto el 12,75%, y además con un 86% de los re­cursos pro­pios ca­pital bá­sico, un 40% más que la media del sec­tor.

En su úl­timo año de vida, la Caja Rural de Ciudad Real ha ter­mi­nado con una li­quidez de 652,8 mi­llones de eu­ros, lo que re­pre­senta un in­cre­mento sobre el año 2009 del 16%. La en­tidad no ten­dría pro­blemas de li­quidez al menos du­rante los dos pró­ximos años.

Artículos relacionados