Financiación de em­presas

Caja Madrid hace valer que es la primera

Crea una línea para ga­ran­tizar la con­ti­nuidad de los ne­go­cios

Caja Madrid
Caja Madrid

"Es la pri­mera en­tidad fi­nan­ciera por vo­lumen de ne­gocio en España gra­cias al SIP". Con esta sutil afir­ma­ción, que evita pro­blemas con los dos grandes ban­cos, Santander y BBVA, con menor peso do­més­tico que el grupo im­pul­sado por Rodrigo Rato, ar­gu­men­taba la pre­si­denta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que Caja Madrid sea la pri­mera en re­novar el con­venio de co­la­bo­ra­ción con CEIM y la Cámara de Comercio para la fi­nan­cia­ción a pymes y au­tó­nomos de la re­gión.

Aguirre recordaba que fue Caja Madrid, entonces presidida por Miguel Blesa (a quien no citó), la primera en "abrir el camino" con el convenio suscrito el 19 de diciembre de 2008 para "promover la mejora de la competitividad empresarial madrileña, así como facilitar el sostenimiento de la actividad empresarial y la creación de nuevas empresas a través de financiación preferencial".

Ese convenio iniciado por Caja Madrid ha sido "un rotundo éxito", según Esperanza Aguirre. Y abrió la puerta a otras entidades financieras. De los 2.250 millones de euros puestos por Caja Madrid se pasó a 15.000 millones, aportados por La Caixa (2.000 millones), BBVA (2.500 millones), Popular (1.750 millones), Sabadell (2.000 millones), Santander (3.000 millones) y Banesto (2.500 millones). Desde el convenio con Caja Madrid, la Comunidad ha facilitado que 20.125 millones de euros lleguen a las empresas y a los autónomos madrileños. Caja Madrid es, de lejos, el que más dinero ha puesto: unos 5.460 millones.

Arturo Fernández, presidente de los empresarios de Madrid, aprovechaba la firma del acuerdo con Caja Madrid para recordar que "una de las necesidades más acuciantes de las empresas es la obtención de financiación" y para denunciar que el 91% sufre retrasos en el pago por parte de sus clientes, sobre todo de las Administraciones públicas. Pero puso cara de póker cuando se le preguntó, tras el acto oficial, cómo iban las conversaciones para la compra del emblemático restaurante Jockey.

Rato, quizás abrumado ante tanto elogio, optó por un perfil más técnico, resaltando algunas de las novedades de la nueva línea que Caja Madrid pone a disposición de empresarios y autónomos. La más original, una especialmente diseñada para emprendedores y para aquellos empresarios "que bien acometan una nueva actividad, o bien tomen el testigo de otro empresario que no pueda o no quiera continuar con su negocio". El objetivo es garantizar la continuidad de negocios que funcionan en la Comunidad de Madrid.

El presidente de Caja Madrid presumió de ofrecer "soluciones a medida" para pymes y autónomos, como la Cuenta Crédito Básico Empresarial, específicamente diseñada para superar posibles tensiones de tesorería y de liquidez. Y dejó caer, por si alguno se animaba, que aquellos clientes que cumplan el requisito de vinculación con Caja Madrid disfrutarán de una bonificación de 0,25 puntos en el diferencial del tipo de interés de la financiación, ya de por sí "muy por debajo de las condiciones de mercado".

Artículos relacionados