Exige que hoy se de­cida la fecha para las es­cri­turas y para el primer con­sejo con­junto

Caja Duero mete prisa a la fusión con Caja España para frenar la fuga de depósitos

Su di­rector ge­neral re­co­noce que ha per­dido el 9%, el doble que la media del sector

Caja Duero
Caja Duero

Alerta roja en la com­pli­cada fu­sión entre Caja España y Caja Duero. Una ope­ra­ción no im­pul­sada por las en­ti­da­des, sino im­puesta por la Junta de Castilla y León, como su­cede en Galicia con Caixanova y Caixa Galicia. El pe­núl­timo pro­blema fue ge­ne­rado por el pre­si­dente de Caja España, Santos Llamas, al forzar que su con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción le vo­tara como can­di­dato a ocupar ese cargo en la nueva en­ti­dad, sin contar con Caja Duero y sin es­perar a la reunión del primer con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción con­junto, pese a las re­co­men­da­ciones con­tra­rias del Banco de España y al abierto re­chazo del Gobierno au­to­nó­mico. Una ju­gada que le ha cos­tado el puesto en la gran caja de Castilla y León, ya que el Gobierno au­to­nó­mico apro­vechó la adap­ta­ción de su nor­ma­tiva sobre cajas a la re­forma de la Lorca para in­tro­ducir la in­com­pa­ti­bi­lidad entre la pre­si­dencia y la exis­tencia de cré­di­tos, prés­tamos y otras ope­ra­ciones con la en­ti­dad.

Ahora, el director general de Caja Duero, Lucas Hernández, y que según el pacto de Tordesillas que facilitó in extremis los acuerdos de fusión por las presiones de la Junta de Castilla y León y ante la atenta vigilancia del Banco de España, será el primer ejecutivo de la nueva entidad, ha dado la voz de alarma aprovechando una reunión de su consejo de administración el pasado jueves. Los datos no pueden ser más preocupantes, por mucho que le vaya peor a Caja España: en los ocho primeros meses del ejercicio en curso Caja Duero ha perdido cerca del 9% de sus recursos ajenos, del dinero que los clientes tienen colocado allí.

Estos "alarmantes" datos, como los define un consejero, no dejan de serlo porque Caja España sufra una fuga de depósitos mucho mayor: más del 11%, según la intervención de Lucas Hernández en el último consejo de administración de Caja Duero. Es preocupante, en su opinión, que Caja Duero pierda depósitos a un ritmo que es el doble que el de la media del sector. Según los datos presentados por el director general de Caja Duero en esa reunión, la media nacional de pérdidas de recursos ajenos en las cajas de ahorro de España ha sido del 4,5%. Y no consuela a nadie que Caja España presente un panorama peor, con fuga de depósitos que casi triplica la media del sector.

Esa voz de alarma del director general de Caja Duero busca que se acelere el proceso de fusión con Caja España, aunque consejeros de la entidad de ahorro dudan de que así se frene la fuga de depósitos porque en una operación de estas características muchos clientes, sobre todo las empresas, no quieren duplicidad de posiciones y tratan de reducir el grado de concentración y de riesgo de tesorería y de liquidez en una sola entidad financiera.

La primera medida del consejo de administración de Caja Duero, tras la alarma suscitada por los datos presentados por su director general, es que en la reunión prevista para hoy por la tarde (a las 17,00 horas) en Magaz de Pisuerga (Palencia) de la comisión coordinadora de la fusión haya decisiones. Concretamente, exige a sus miembros (el presidente, el presidente de la Comisión de Control, el director general y cuatro representantes del consejo de administración de cada una de las entidades) que se fije la fecha para la firma de las escrituras de la nueva entidad. Y, sobre todo, que se decida el día para la celebración del primer consejo de administración de la nueva caja, formado por los integrantes de los órganos de gobierno de las dos entidades.

Sin embargo, en Caja España señalan que esa reunión de hoy no tiene un orden del día prefijado.

En este panorama, ha estallado otro motivo de conflicto entre Caja España y Caja Duero. En este caso, informático. Los informes de las consultoras contratadas para facilitar el proceso de fusión entre las dos entidades coincidían en que el sistema informático más adecuado era el de Caja Duero. Pero los responsables de Caja España no aceptan esa decisión, y argumentan que optar por él implica desvirtuar los acuerdos de fusión suscritos en el pacto de Tordesillas y que hablan de paridad en todas las áreas.

 

Artículos relacionados