ANÁLISIS

El BCE reúne a la banca dos días antes de publicar los tests de resistencia

En España las pruebas se han rea­li­zado a todas las cajas y a los bancos co­ti­zados

Ahora se está pro­du­ciendo una ca­rrera por la trans­pa­rencia in­for­ma­tiva en el sector fi­nan­ciero. Bienvenida sea. Ya era hora. Por una parte el Banco Central Europeo reúne el pró­ximo 21 de julio a la banca de la eu­ro­zona. Se pro­duce jus­ta­mente dos días antes de que se co­nozcan los re­sul­tados de las pruebas de re­sis­tencia efec­tuadas en junio a un cen­tenar de en­ti­dades del sector eu­ro­peo. La mi­nistra fran­cesa de eco­nomía con­fe­saba re­cien­te­mente, en una en­tre­vista con­ce­dida a una emi­sora de radio que fran­cesa, que las pruebas ex­ten­didas al con­junto del sector se pu­bli­ca­rían el viernes 23 de ju­lio. Nadie sabe por qué se ha ele­gido esta fe­cha. Pero los ciu­da­danos co­no­ce­remos las pruebas rea­li­zadas por el Comité Europeo de Supervisores Bancarios. Esta en­tidad había rea­li­zado ya unas pruebas con los ba­lances del cierre del año 2008 de los 26 ma­yores ban­cos, que se han ex­ten­dido a un cen­tenar de ellos.

Son las pruebas se han repetido en junio de este año para los grandes bancos. Según desvelaba ayer el subgobernador del Banco de España, las pruebas se extendieron a otras entidades de crédito, medianas y pequeñas, poniendo especial cuidado en medir el riesgo soberano implícito en los balances. La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elenea Salgado, precisaba ayer en su comparecencia ante la Comisión Mixta Congreso-Sernado de seguimiento de la Unión Europea, que más del 95 por ciento del sector español se ha visto afectado por los análisis.

Pese a que en el Banco Central Europeo trata de dar aire de normalidad a todas sus actividades, al sector no le ha pasado inadvertida la coincidencia. Pese a tratarse de una reunión ordinaria, programada con la anticipación habitual de las entidades oficiales, la que no tendría por qué ser una fecha arbitraria sería la de la publicación dos días después las pruebas de resistencia.

España que ha realizado los análisis a la generalidad del sector, pues incluye a los bancos que cotizan en bolsa y a todas las cajas de ahorros, quiere aprovechar la publicación para enviar la señal que el mercado parece reacio a  aceptar.

El subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, informaba ayer en Santander que la publicación de los resultados en España será especialmente amplia por la cobertura y por el esfuerzo de comunicación que se propone realizar el Banco de España. A saber lo que entiende Aríztegui por esfuerzo de comunicación. Bien es cierto que de momento no parece que se lo hayan filtrado al grupo empresarial que daba trabajo a su jefe, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

No es un paso menor que el Gobernador del Banco de España ya no se ponga de acuerdo con algunos directores de medios de comunicación próximos para explicarles cómo les filtrarían la información, para que siguieran sus indicaciones, como ha ocurrido hasta fechas no demasiado lejanas.

Estos datos deberán tener una repercusión inmediata en el mercado interbancario que prácticamente está paralizando habiendo dificultado enormemente la financiación del sector, salvo del lado del Banco Central Europeo.  

Artículos relacionados