GASTRONOMÍA

José Pemán y Agustín del Pino desarrollan el concepto Gourmet on Wheels

Gourmet
Gourmet

Restaurante en la propia em­presa a pre­cios ajus­tados al mo­mento eco­nó­mico

El mal mo­mento eco­nó­mico ge­nera que el acer­ca­miento entre oferta y de­manda sea fun­da­mental para so­bre­vi­vir. En este con­texto, Agustín del Pino Velasco y José Manuel Pemán, quien fuera di­rector del Chase Manhattan en España y uno de los pri­meros es­pañoles con res­pon­sa­bi­lidad en bancos de in­ver­sión ex­tran­je­ros, fun­daron hace un año Gourmet on Wheels, un con­cepto de ser­vicio de res­tau­ra­ción para em­pre­sas, pun­tual y per­ma­nente, del que tam­bién se pueden be­ne­fi­ciar los par­ti­cu­lares cuando la oca­sión es pro­pi­cia. La fór­mula uti­li­zada es un ca­rrito ha­bi­li­tado con lo ne­ce­sario para dar un toque de fres­cura y pre­pa­ra­ción a los pro­ductos ele­gi­dos.

"El éxito del servicio estriba en la sencillez. Consideramos que se puede vender cocina sana, de calidad, y siempre rápida, allá donde se trabaja. El carro es una cafetería móvil , donde nuestros profesionales pueden preparar los platos con la frescura y variedad ofrecida", subrayan en la empresa.

Pemán y Velasco tienen la mayoría del capital, repartiendo el resto entre otros inversores a quienes vendieron su idea. La instalación in situ permite a los empleados comer sano y variado, ya que la empresa procura rotar los productos y ajustar estos a unos valores nutricionales exigentes.

La empresa cuenta ya con una veintena de puntos de venta, cifra que confía en duplicar este año y alcanzar en la capital de España la cifra de 60 carros en 2012, con una inversión de 10.000 euros por carro y una creación de empleo directo de un profesional por puesto. Madrid debería servir de ejemplo, muestra y sala experimental para alcanzar luego presencia en las otras grandes capitales, Barcelona, Bilbao, Valencia y Sevilla, según los responsables de la compañía.

El formato de Gourmet on Wheels, ya es conocido en otros países, pero no en España, y una de sus grandes ventajas es la versatilidad que tiene para cubrir diferentes demandas de restauración. Así, se amolda perfectamente a aquellos lugares donde hay un relevante tránsito de personas, "como pueden ser las estaciones de transporte, parques temáticos, estadios e instalaciones deportivas y otros lugares que requieran un servicio digno de comida rápida", afirman en la empresa que dirige Manuel López Braña.

Además del servicio diario, la compañía ofrece los de catering, y otros "a medida" con menús y decoración personalizados. Hasta ahora han mostrado sus habilidades en compañías importantes, teniendo buena clientela entre el sector bancario y del mundo inversor, del que es buen conocedor Pemán. BBVA, Caja Madrid, Barclay's e Inversis, empresas tecnológicas como Indra, Microsoft, Gamesa, Soluciona, Ericsson y Amadeus, el bufete Baker and Mackenzie y la compañía de servicios inmobiliarios Richard Ellis, son algunos de los clientes que la compañía cita.

Los productos van desde los desayunos tradicionales a los sándwiches y bocadillos, pasando por las ensaladas y un conjunto notable de platos calientes, sin faltar los postres y bebidas. Los precios, ajustados a la crisis, no superando los 4 euros las ensaladas, ni los cinco euros las pastas y arroces. Unas buenas lentejas se pueden tomar por 5,90 euros, siendo el plato más caro del carro diario la pechuga de pollo Villaroy a 6,50 euros.

Las generaciones que han conocido los salchichautos, algunos muy dignos, que daban meriendas antes de la sesión de cine y a las puertas de los estadios en muchas ciudades de España, podrán comprobar como Gourmet on Wheels es una réplica muy mejorada de aquellos puestos, mostrando que el desarrollo, incluso el gastronómico, no siempre es regresión.

Artículos relacionados