ANÁLISIS

La subasta de CajaSur condicionará el diseño ( Por M. Á. Valero)

Habrá un efecto do­minó: el mo­vi­miento en Córdoba dará paso a otras ope­ra­ciones

El pro­ceso de ad­ju­di­ca­ción de la se­gunda caja de aho­rros que es in­ter­ve­nida por el Banco de España va a con­di­cionar mu­chos planes en el sec­tor. Primero, porque no está claro cómo va a ser, aunque lo pre­vi­sible es que se re­pita el mo­delo de CCM en CajaSur: una subasta res­trin­gida, ac­ce­sible sólo por in­vi­ta­ción del Banco de España. Sólo si las pujas no com­pen­saran las in­yec­ciones del Frob (550 mi­llo­nes, nada más en­trar los in­ter­ven­tores por la puerta de la en­tidad cor­do­besa) se pro­ce­dería a una li­qui­da­ción vía venta de redes de su­cur­sa­les, ne­go­cios y ac­tivos sin li­mi­ta­ciones de en­ti­dades (incluso puede ac­ceder la banca ex­tran­jera y ya hay en­ti­dades in­tere­sa­das, como la por­tu­gués Caixa Geral, siempre pen­diente de poder crecer en España).

Unicaja parece la mejor colocada, aunque sólo sea porque su conocimiento sobre los entresijos de la entidad cordobesa tras varios meses de frustradas negociaciones. Es la opción más deseada por la Junta de Andalucía y por los sindicatos, y parece la vía más sencilla. El problema es la elevada factura que puede suponer la absorción de la caja cordobesa y de todas sus dificultades. La gran ventaja es que ya no estarán los canónigos ni la Iglesia para complicar las cosas. Menos opciones tiene Caja Granada, y menos en solitario.

Pero también puede ser una segunda oportunidad para CajaMurcia, a la que la Junta de Andalucía impidió el rescate de CajaSur cuando el Banco de España envió mensajes de que esa entidad no podía seguir sola. Pero el Gobierno andaluzas no quería perder el control de sus cajas. La entidad que preside Carlos Egea no ha logrado una ventajosa fusión con la CAM y se ha quedado fuera también del gran SIP impulsado por ésta y por CajAstur.

Una tercera entidad puede ser CajaSol, que también intentó hacerse con CCM y que no ha logrado atraer a su proyecto interregional con Caja Guadalajara a las cajas extremeñas, por lo menos a Caja Extremadura (habrá que ver los próximos pasos de Caja Badajoz). Su presidente, Antonio Pulido, asegura que "en la hoja de ruta establecida en la fusión con Caja de Guadalajara no entra una fusión con CajaSur", para matizar que "nunca descarta nada" y que "sigue abierta y flexible a cualquier proceso de concentración con una caja, andaluza o no andaluza". De hecho, admite que está en conversaciones con otras entidades de ahorro. La caja sevillana, experta en fusiones y en hacerlas en un tiempo récord, estará "siempre a disposición de lo que el Banco de España pueda indicar en ese sentido".

"Estamos haciendo una gran caja después de que hace exactamente tres años se fusionaron Caja San Fernando y El Monte, y ahora se completa entre Cajasol y Caja Guadalajara", afirma Pulido, quien resalta que la entidad que preside "no tiene ninguna premura de seguir creciendo", bajo la fórmula jurídica que "mejor nos intereses, esto es, haciendo trajes a medida teniendo sensibilidad y empatía en proceso de concentración". Por ello, hay "conversaciones informales" y en Cajasol "estamos abiertos a conversaciones con diferentes entidades financieras del territorio nacional, por lo que si se completaran algunos acuerdos, seguiremos por esa senda. Si no se puede, esperaremos a mejores oportunidades y situaciones".

"Siempre es deseable entablar relaciones con una caja andaluza, pero no descartamos ni cajas andaluzas ni no andaluzas", añade el presidente de la caja sevillana. Pulido concluye con la necesidad de la "prudencia", recordando que la fusión por absorción con Caja Guadalajara "la anunciamos cuando la teníamos prácticamente culminada, pero ahora no estamos en el momento procesal y no podemos adelantar nada".

"Cualquier proceso de concentración debe tener dos parámetros, uno cuantitativo, con apuesta por la profesionalidad, haciendo todo con rigor, con números y haciendo diagnóstico y hacia dónde se va, y otro cualitativo, como es la empatía, capacidad de generosidad y sensibilidad de saberse poner en el lugar del otro. Si no somos capaces de ponernos en el lugar del otro no seremos capaces de llevar a buen término cualquier proceso de concentración. En las dos fusiones hemos sabido ponernos en el lugar del otro, cuadrando la generosidad y profesionalidad las cosas salen", reflexiona Antonio Pulido. Cajasol "ha hecho sus deberes en estos tres años culminándolos con la primera fusión interregional, y fue la primera entidad que la anunció y que la ha ejecutado".

Pero en el CajaSur postsaneamiento del Banco de España caben muchas opciones. Que puje por ella no una sola caja, sino una fusión virtual de las que ya están en marcha. O que varias entidades se junten para hacerse con la entidad cordobesa. Porque puede ser un bocado indigesto para una sola. Todas esas opciones tienen un efecto dominó: cualquier movimiento de ficha desencadena otro, y así sucesivamente. Eso explica que todo el sector financiero, no sólo las cajas, esté pendiente de lo que suceda en Córdoba.

Artículos relacionados