UN BANCO EN EL RETIRO

Aznar y un catalán humilde y cosmopolita

Varias inexac­ti­tudes his­tó­ricas sal­pican la úl­tima irrup­ción del ex pre­si­dente

Jose María Aznar
Jose María Aznar

El pa­sado lunes 17 de mayo, con cum­bres la­ti­noa­me­ri­canas sal­pi­cando a Madrid y el con­si­guiente caos cir­cu­la­torio que alientan esos inefa­bles y bien en­tre­nados agentes mu­ni­ci­pales de mo­vi­lidad ur­bana, el diario Financial Times in­cluía un ar­tículo del ex pre­si­dente Aznar (comentado y re­su­mido en Capital Madrid News-Link del mismo día). Un ejer­cicio uni­ver­si­tario me­ri­torio y co­rrecto, digno de un li­cen­ciado o doctor en eco­nomía en el que el ex pre­si­dente in­sistía en va­rios de esos prin­ci­pios que re­cuerdan los or­ga­nismos in­ter­na­cio­na­les, acom­pañán­dolos de unas re­co­men­da­ciones sobre me­didas de po­lí­tica eco­nó­mica y un co­lo­fón: "Los go­biernos de iz­quierdas en los úl­timos 160 años han sido in­ca­paces de res­catar a España de cual­quier crisis eco­nó­mi­ca".

Inexactitudes históricas aparte, el señor Aznar tropieza con un inesperado contratiempo: los otros artículos del diario que completaban las páginas de opinión. Clive Crook analizaba la aceptación o no de la independencia sin reservas de los bancos centrales para las democracias: "en modo alguno", concluía y  añadía "el caso debe basarse en las contingencias actuales ponderando los costes y los beneficios más que los principios" W. Münchau recomendaba a los países del sur acometer dolorosas reformas estructurales con un alto coste político a la vez que hacía hincapié en que los países europeos del norte, especialmente Alemania, incrementasen la demanda de consumo.

Y una apostilla más: las garantías obtenidas el 12 de mayo por la señora Merkel para situar a su candidato en la presidencia del Banco Central Europeo. Todo ello sin olvidar el editorial recordando como a pesar de la depreciación del euro su cotización se sitúa por encima de la fecha de partida en 1999 amén de que entre las debilidades de la eurozona un abaratamiento de las exportaciones no es precisamente la peor.  

En definitiva, lacerantes contrastes entre la preocupación intelectual y política ante los avatares de los países del euro y un tratamiento esteriotipado de un político comprometido vestido de economista ortodoxo. ¿Anacronismos o sencillamente un ejercicio patético?

Pero el lunes tenía más horas para un jubilado que la lectura de la prensa. La tarde ofrecía una conferencia en la Fundación Del Pino de un modesto y sabio catedrático catalán, el señor Mas-Coullell sobre tecnología e innovación. Todo un privilegio.

Patentar una innovación en la UE resulta siete veces mas cara que en los Estados Unidos; la correspondencia universidad - invención- innovación industrial es mas fructífera en USA que en la Unión aunque las ayudas oficiales, por ejemplo, en Francia, sean mucho mas generosas. Las universidades inglesas, Cambridge y Oxford, a la cabeza de los indicadores que miden la innovación con un máximo, por otro lado de atracción de investigadores de otros países con los italianos como primer contingente. También el ejemplo de Lucerna. Ruptura con las tradiciones del auto proteccionismo académico: nombramiento al frente de su universidad de un inminente científico americano que ha convertido a la bellísima ciudad suiza en un polo de atracción de investigadores alemanes, sobretodo.

España para desconsuelo de muchos no anda mal en investigación; se ha contenido la huída de cerebros; el sector ha mejorado en estos años de prosperidad- el ladrillo no ha tapado todos los saberes- y, ahora, aconseja mantener lo conseguido y tomar nota de los mejores ejemplos de por ahí fuera. Si el lema de la innovación a la hora actual es "smart" y "green" nuestras propias exigencias energéticas estimularían agudizar el reto, pero sin engaños y falsas esperanzas. Una anécdota a propósito: la energía nuclear de fusión, siempre con el paréntesis de 40 años para conseguirla, es objeto de una enorme inversión europea. El desafío, sin embargo, consiste en acoplar en el reactor y a una distancia de medio metro el apareamiento, es decir la fusión, de una serie de partículas atómicas a una temperatura equivalente a la del sol con unos imanes rotatorios que deben alcanzar la temperatura del cero absoluto.

Mas-Coullell, autor de un excelente libro de microeconomía, catedrático en la UPF de Barcelona, ahora y antes en Estados Unidos e Inglaterra durante más de 15 años, es preguntado en el coloquio sobre sí "la formulación matemática de los modelos de predicción no es una de las raíces en los fracasos del sistema financiero". Como buen catalán se lo pensó y naturalmente exoneró al instrumental numérico. Los errores, contestó no están en la complejidad de los cálculos sino en las hipótesis de que partían los modelos. Keynes o Schumpeter siempre mantuvieron un gran respeto por la matemática.

El Retiro está esplendoroso los brotes apuntan ya nuevos frutos mientras en mi pasear saboreo la satisfacción de haber escuchado al profesor catalán que como los árboles ya frondosos ensombrecen los vestigios de arrogancia que no se resisten a arruinar los jardines del saber.

Artículos relacionados