Las ex­pli­ca­ciones del primer mi­nistro José Sócrates tam­poco con­vencen a la opo­si­ción

Polanco contradice al presidente de PT en el Parlamento luso y le debilita frente a Telefónica

El pre­si­dente de Prisa in­curre tam­bién en con­tra­dic­ciones sobre la venta fa­llida de 30% de MC

Ignacio de Polanco
Ignacio de Polanco

**** Lisboa.- Hoy por ti, mañana por mí, o vi­ce­versa. Algo así debió decir el pre­mier por­tu­gués, José Sócrates, al pre­si­dente de Portugal Telecom (PT), Zeinal Bava, en re­la­ción con las fe­chas cru­ciales de la "operación PT/TVI" -la venta fa­llida de un 30% de la fi­lial de Prisa, Media Capital, que con­trola la prin­cipal te­le­vi­sión- y que está siendo in­ves­ti­gada por una Comisión Parlamentaria en Portugal. Convocado por el ór­gano le­gis­la­tivo, Manuel Polanco ofreció el pa­sado viernes una ver­sión de las ne­go­cia­ciones con PT que pre­sen­taba se­rias con­tra­dic­ciones con la pre­sen­tada días antes por Zeinal Bava, que luego fue obli­gado el do­mingo a volver al Parlamento para in­tentar aclarlo. El lunes fue el primer mi­nistro luso, José Sócrates, quien tuvo que con­testar -esta vez, por es­crito- a las pre­guntas par­la­men­ta­rias y sus res­puestas están en línea con las de Bava, abun­dando en la sos­pecha de un su­puesto in­ter­cambio de fa­vo­res. Se acusa al Gobierno de Sócrates de pre­tender con­trolar el canal te­le­vi­sivo TVI, uti­li­zando des­ca­ra­da­mente a PT en las se­manas pre­vias a los úl­timos co­mi­cios le­gis­la­tivos lu­sos. Enfrascada ahora en una guerra cor­po­ra­tiva con Telefónica, Sócrates ofrece todo su apoyo a PT frente al acoso de la ope­ra­dora es­pañola, que ofrece 5.700 mi­llones de euros por la bra­si­leña Vivo cuyo con­trol com­parten a través de una ins­tru­men­tal.

Lo que dijo Manuel Polanco ante la comisión de investigación parlamentaria fue sencillamente que sólo supo que PT desistía de la compra de 30% de MC por unos 150 millones de euros, no el 25 de junio de 2009, sino el día siguiente, a través una "llamada de cortesía" de Zeinal Bava. Y afirma además que en la mañana del 25 -apenas tres días después de que Prisa hubiera rechazado firmar el pre-acuerdo que le había sido presentado en Madrid por el entonces consejero executivo de PT Rui Pedro Soares, porque no estaba conforme con las clausulas financieras-, habló personalmente con el presidente de la operadora lusa, y que al colgar al teléfono quedó con la idea de que las negociaciones no estaban rotas y que la operación tenia todavía un 50% de probabilidades de llegar a buen puerto.

Según la tesis oficial de PT, fue el 25 de junio, por la mañana, cuando el presidente del consejo Henrique Granadeiro y el presidente de la comisión ejecutiva (CEO) Zeinal Bava se pusieron de acuerdo para paralizar la compra de 30% de MC, al considerar que no era el momento oportuno, ante el riesgo de que se creara la idea de que la operadora estaba siendo "instrumentalizada" por el Gobierno -todavía retiene la "golden share" en manos del Estado- para cambiar la dirección y la línea editorial de la TVI, cuyo informativo de los viernes por la noche Jornal Nacional llevaba tiempo atacando duramente a José Sócrates, por un tema corrupción (el "caso Freeport").

Una tesis que, según los parlamentarios de la oposición, está en clara contradicción con la versión de Polanco, y cuya confirmación eventual colocaría en un serio aprieto a Zeinal Bava, a Henrique Granadeiro y a José Sócrates. Así, aunque la decisión de paralizar la "operación MC" fuera tomada en día 25 de junio por la mañana, fue sólo por la noche que el "chairman" de PT la comunicó personalmente al primer ministro, lo cual había sostenido la víspera ante el Parlamento que el Gobierno no tenia ningún conocimiento oficial de una operación que había sido divulgada un mes antes -el 23 de mayo- por el diario "i". Granadeiro dijo, además, que el 26 de junio quedó "muy sorprendido" al escuchar que el Gobierno amenazaba con utilizar la "golden share" del Estado para impedir la operación... sabiendo que ya había sido paralizada por PT.

En todo o caso, en su segunda comparecencia ante la comisión de investigación, el domingo, Zeinal Bava mantuvo su versión de los hechos: al no poder desmentir formalmente a Manuel Polanco, confesó que ya no se acuerda si fue el 24 de junio por la noche o el 25 por la mañana que habló con el consejero delegado de Prisa, y que si lo hizo el 25 de junio fue necesariamente "antes" de que él y Granadeiro tomaran la decisión de paralizar la operación. Lo cierto es que fue también en la misma mañana del 25 e junio cuando Rui Pedro Soares salió de Madrid con las manos vacías, sin la firma de Prisa en el "term sheet" (pre-acuerdo) que PT le había confiado el 23 de junio.

Zeinal Bava se vio igualmente forzado a reconocer ante la comisión de investigación, que no controlaba todo lo que hacia Rui Pedro Soares, cuyo nombramiento y ascensión meteórica en PT solo puede explicarse por el hecho que tiene buenos "padrinos políticos", como Sócrates y el ex ministro de las Obras Publicas y Telecomunicaciones Mario Lino. Tanto es así que según confirmó Manuel Polanco, el tres de junio de 2009 recibió en Madrid al polémico consejero de PT, el cual quería averiguar las "intenciones reales" de  Prisa sobre se quería vender los 100% de MC o sólo un 30%. PT financió el desplazamiento Rui Soares a Madrid, pero Zeinal Bava afirma que no sabía nada del asunto, ni lo que el ex consejero de la operadora hizo en la capital española.

Otra dato llamativo es que Manuel Polanco afirma que nunca supo nada de un eventual interés de la sociedad Taguspark por MC y la TVI.  Sin embargo, está comprobado que a mediados y a finales del 2008, cuando Prisa puso en venta algunos de sus activos para hacer frente a su deuda bancaria de 5.000 millones de euros,  que Taguspark ponderó su entrada en MC. Y quien tomó la iniciativa fue Rui Pedro Soares, consejero non ejecutivo nombrado por PT, que controlaba Taguspark con una participación del 5,7%. O sea, según la oposición, es muy probable que el "entorno de Sócrates" llevara ya tiempo utilizando PT para controlar la TVI.

Lo cierto es que las respuestas escritas de Sócrates al cuestionario que le fue presentado por la comisión de investigación, no satisfacen a la oposición. Así, tras haberlo negado todo el 24 de junio  ante el Parlamento, para afirmar después que sólo había tenido un "conocimiento informal" del tema (como si el "ciudadano" y el "primer ministro" Sócrates fueran dos personalidades distintas), lo que intenta ahora el primer ministro luso es aún menos creíble: dice que antes de que Granadeiro y Bava decidieran paralizar la compra del 30% de MC, él ya tenía decidido la víspera utilizar la "golden share" del Estado para impedir la operación. Y si no informó de ello a Granadeiro el 25 de junio por la noche, fue sólo porque no era el momento idóneo para hacerlo.

Con lo cual, lo que Sócrates intenta ahora es convencer a la oposición y la opinión pública que el 24/6, cuando aún solo tenía un "conocimiento informal" y no "oficial" del tema, ya sabía lo que tenía que hacer. Sin entrar a valorar si el Gobierno podía o no utilizar la "golden share" para impedir a PT de realizar una buena operación para el grupo, el primer ministro explica que fueran la "controversia política", la "alarma pública", las acusaciones de la oposición y la intervención del presidente Cavaco Silva, ante pues  la sospecha de que el gobierno socialista quería utilizar a PT para controlar la TVI, que estuvieran por detrás de su decisión.

Una explicación que no convence a la oposición, y que ofrece una lectura de las relaciones que el Gobierno mantiene con PT, en un momento crítico para la operadora, que al margen del tema MC/TVI tendrá que convencer a sus accionistas e inversores institucionales norteamericanos y británicos de que el consejo de administración estuvo acertado al rechazar la oferta de 5.700 millones de euros de Telefónica por el 30% de Vivo controlado por la operadora. La idea es muy clara: si el Gobierno estaba dispuesto a utilizar la "golden share" del Estado para impedir que su imagen fuera contaminada por la operación PT/TVI, lo mismo hará, y con mayor fuerza o razón, en el caso de que Telefónica intente lanzar una OPA sobre su todavía "socio" luso.

De momento, lo que Sócrates intenta es sacar toda la presión del caso  PT/TVI de encima de Zeinal Bava, cuyo "road show" de dúas semanas por Estados Unidos y Europa acapara ahora toda la atención. Hasta el punto que la posición de la operadora en relación con Vivo y todo lo que a operadora brasileña representa para el futuro de PT son ya considerados como una "cuestión estratégica y de interés nacional". Tanto es así que el domingo, cuando terminó de explicarse ante la comisión de investigación parlamentaria sobre el caso PT/TVI, Zeinal Bava fue despedido por sus señorías con buenas sonrisas y un deseo de "buena surte", de cara pues a su "road show" internacional, donde se juega el "futuro de PT" en Portugal y en Brasil. 

 

 

Artículos relacionados