CAJAS CATALANAS

La Generalitat acepta que se negocie una fusión virtual

Invitan a la ara­go­nesa CAI y a la ba­lear Sa Nostra

Seis de cal y tres de arena. De mo­mento. Hoy el pro­ceso de con­cen­tra­ción del sis­tema fi­nan­ciero ca­ta­lán, im­pul­sado por la Generalitat, re­cibe un im­pulso prác­ti­ca­mente de­fi­ni­tivo con las seis asam­bleas ge­ne­rales de cajas que de­berán aprobar su in­te­gra­ción en dos ope­ra­cio­nes. A mes y medio de que fi­na­lice el plazo para apelar al di­nero del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob), Cataluña ha hecho los de­be­res: las dize cajas de aho­rros pasan a ser seis. Queda al margen la mayor caja de España, La Caixa, que su­pone la mitad de los be­ne­fi­cios del sector y que no quiere saber nada de ope­ra­ciones en el mer­cado es­pañol ya que tiene la vista puesta en el ex­tran­jero. Y está pen­diente el fu­turo de las tres en­ti­da­des, Caixa Penedés, Caixa Laietana y Caixa Girona, que se ne­garon a par­ti­cipar en las fu­siones im­pul­sadas por la Generalitat.Entradilla

La fusión entre Caixa Catalunya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa, que ha pedido al Frob 1.250 millones de euros (el ajuste supone 400 sucursales y 1.300 empleados menos), supondrá la cuarta entidad del sector. Unnim, que integra a Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa, estará entre las 15 primeras, ha solicitado al Frob 380 millones y el ajuste será de 530 empleados y 150 oficinas.

Aunque la Generalitat mantiene el discurso oficial de que prefiere fusiones reales, desde que hace un mes el conseller de Economía y Finanzas, Antoni Castells, afirmara que "otras fórmulas también son aceptables", las tres cajas díscolas han acelerado sus movimientos de cara a una integración virtual y interregional como alternativa a una unión intrarregional que no les convence. Caixa Penedés y Caixa Laietana promueven un Sistema Institucional de Protección (SIP) al que han invitado a Caixa Girona, la única entidad de ahorro catalana que ha tenido que presentar un plan de negocio en solitario al Banco de España y a la Generalitat tras descolgarse en el último momento de Unnim. El precio: el 5% de la plantilla (60 personas) y el 6,5% de la red (15 sucursales).

La fusión intrarregional y real entre Laietana y Penedés, que sigue siendo la opción que más gusta en la Generalitat, no se descarta, aunque desde diciembre de 2009 las conversaciones entre estas entidades están "congeladas, no rotas", y en cualquier caso no es óbice para una integración virtual con otras entidades de fuera de Cataluña. Caixa Girona, que prefiere seguir en solitario, acepta una alianza virtual si así lo requieren "los números".

A este SIP se ha invitado también  a la aragonesa Caja de Ahorros de la Inmaculada (CAI), una de las promotoras de una fusión virtual con Caja Insular de Canarias y Caja Rioja que está paralizada (lo que contrasta con la presentación en sociedad del Grupo Banca Cívica, con Caja Navarra, CajaCanarias y Caja Burgos, con Caja Ávila y Caja Segovia en capilla), y a la balear Sa Nostra, que se descolgó precisamente de este grupo y que también aspira al SIP promovido por Caja Cantabria, CajAstur, CajaMurcia y otras que no termina de concretarse.

Los directores generales de Caixa Penedés, Ricard Pagès, y de Caixa Laietana, Josep Ibern, presentaron la idea al director general de Política Financiera de la Generalitat, Jordi Pericàs. La fusión virtual con estas cinco cajas crearía un grupo con unos activos superiores a los 65.000 millones de euros, que estaría presidido por Pagès, con Ibern como director general. La Generalitat estaría contenta, porque con esta operación no se perderían centros de decisión catalanes en el sistema financiero. Y el Banco de España, también, porque es una fusión interregional.

El problema es que el Frob vence el 15 de junio, por lo que hay poco tiempo para concretar esa operación de concentración.

 

Artículos relacionados