Honorato López Isla, ex Unión Fenosa, el úl­timo en su­marse al pro­yecto

T-Solar forma un consejo de 'notables' para su inminente salida a Bolsa

Luzón, Ángel Serrano, la mujer de Durán Lleida, Michavila y Hoyos, nuevas in­cor­po­ra­ciones

Tsolar
Tsolar

El grupo T-Solar, el más im­por­tante de energía fo­to­vol­taica de España, con­tro­lado hasta ahora por Marcial Portela y Luis Delso, a través de so­cie­dades pri­vadas e Isolux, y en el que cajas de aho­rros cuentan con el 40,4% del ca­pi­tal, afronta su as­pi­ra­ción de­cla­rada de salir a Bolsa, con un nuevo con­sejo de ad­mi­nis­tra­ción en el que fi­gura buena parte de la élite di­rec­tiva de España. Hasta el año pa­sado, en T-Solar es­taban los prin­ci­pales eje­cu­tivos de Isolux, Delso y José Gomis, además de Marcial Portela Álvarez, a los que se ha su­mado di­rec­tivos que han ocu­pado u ocupan puestos de gran re­le­vancia en toda la gran banca es­pañola, los an­ti­guos Vizcaya y Argentaria y, ahora, en el Santander. Estos tres di­rec­tivos fueron los pro­mo­tores de este am­bi­cioso pro­yecto de ener­gías fo­to­vol­taica, en el que se han des­em­bol­sado más de 200 mi­llones de eu­ros.

Ahora, confrontado a la necesidad de captar más capital para financiar una expansión internacional con inversiones superiores a los 1.200 millones de euros, se apresta a realizar una ampliación de capital del 25% reservada a institucionales.

Para coadyuvar al éxito de la operación, T-Solar se ha configurado con un nuevo consejo de administración, en el que además de los fundadores, figuran Francisco Luzón, presidente del negocio americano del Banco Santander, consejero de Inditex y jefe de Marcial Portela durante muchos años. Luzón tendría también una pequeña parte en T-Solar, según fuentes que no quieren ser identificadas. Otro hombre ligado al Banco Santander, como Portela y Luzón, incorporado a la empresa fotovoltaica, es Juan Hoyos, quien presidió McKinsey España durante muchos años.

Otra sorpresa es la del ex ministro de Justicia con el último Gobierno Aznar,  José María Michavila, quien representa a capitales familiares y cuenta con buenas conexiones en la City londinense a través de la gestora de fondos Lord North, a la que representa en España.

Honorato López Isla, un histórico del sector de la energía, con toda una vida dedicada a Unión Fenosa, también ha entrado al consejo de la empresa con sello gallego.

Una mujer, hasta ahora alejada del foco mediático de la capital de España, Marta Colls Peyra, esposa del político catalán Josep Durán  Lleida- Colls trabaja desde hace años en el bufete de prestigio que creara su padre.

Otro directivo de la flor y nata hispana sumado al máximo órgano es Ángel Serrano Martínez-Estellez, brazo derecho y socio del ex ministro y actual presidente de las Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro. Ángel Serrano, también destacado académico, y Gómez Navarro son también consejeros de Isolux y gestionan un fondo de inversión en energías renovables, Alten. Las mismas fuentes les señalan también como pequeños socios en el capital de T-Solar.  El único representante claro del capital de las cajas es el director general de Caixanova, José Luis Pego. Juan Manuel Laso, el hombre que conduce el día a día de T-Solar, también ha ingresado en el consejo de administración.

El reto para T-Solar, un grupo que a pesar de los esfuerzos de capitalización realizadas en los dos últimos ejercicios, con diferente ampliaciones y capitalizaciones de créditos por más de 200 millones de euros, es encontrar socios institucionales que aporten dinero para poder invertir una cantidad similar a la que se ha invertido hasta ahora, 1.200 millones de euros, con destino a la expansión internacional, ya que la energía fotovoltaica tiene muy poco recorrido en un futuro próximo en España. T-Solar ya hizo una incursión el año pasado en Italia, con la compra de un parque de 8 megavatios de potencia, y cuenta con concesiones en firme en Perú.

El grupo T-Solar está valorado en poco más de 500 millones de euros si se tiene en cuenta la ecuación de canje que se hizo en la última ampliación de capital, realizada el año pasado, cuando se capitalizó un préstamo participativo de 32 millones de euros. El capital actual es de 42,75 millones de acciones, de 50 céntimos de nominal. La prima de emisión de las ampliaciones más recientes ha sido con un multiplicador superior a las 20 veces el nominal. A estos precios, los inversores institucionales tendrían que poner algo algo más de 150 millones para tener el 25% del capital resultante. Algunas informaciones recientes han valorado el grupo, citando fuentes financieras interesadas en la colocación, en 700 millones, y la captación de capital en 300 millones.

T-Solar tiene una deuda financiera en torno a los 1.000 millones, con créditos sindicados de BBVA y Caixanova, y otros 130 millones del banco participado EBN, según fuentes no oficiales, pero no tiene problemas acuciantes de pago porque los vencimientos son a largo plazo, y los parques ya están generando ingresos notables ya que la mayoría de ellos cuentan con la mejor tarifa habida para esta energía.

Isolux era el principal accionista del grupo, con el 26,9% del capital hace un año, pero ahora sólo cuenta con el 19,8%, mientras que Cajasol ha entrado en el último ejercicio, con el saldo resultante. La caja de ahorros andaluza era, según los últimos datos oficiales de diciembre de 2008, el segundo accionista del grupo Isolux, con el 15,6%.

A fecha de hoy, el capital de T-Solar está dividido entre cajas de ahorros: el 40,4% entre Caja Navarra, Cajasol, Caja Castilla La Mancha y Caixanova; un 4,6% es de Perseidas, una sociedad de cartera de EBN y otras cajas: un 3% lo tienen accionistas minoritarios, mientras que el grupo de control de Isolux, y los promotores de la empresa de renovables, cuentan con el 18,7% y 18,1% respectivamente

Artículos relacionados