Ongoing desiste de ad­quirir el grupo al no poder vender Impresa, según exigían los re­gu­la­dores

El futuro accionista norteamericano de Prisa, Liberty Holding, podría volver a Media Capital

La 'telenovela por­tu­guesa' de los Polanco y Cebrián se com­plica en vís­peras de la aper­tura de una in­ves­ti­ga­ción par­la­men­taria

Prisa
Prisa

Lo de Prisa en Portugal es lo más pa­re­cido a una mala te­le­no­vela, cuyo desen­lace se hace cada vez más com­pli­cado. Entre 2005 y 2007 in­virtió 700 mi­llones de euros para ha­cerse con un 94,69% de Media Capital (MC), dueña de la ca­dena líder de te­le­vi­sión TVI, pero ante la ne­ce­sidad de re­ducir su deuda de más de 5.000 mi­llones de eu­ros, lleva desde fi­nales del 2008 ne­go­ciando la venta de un 35% de su fi­lial lusa. El primer can­di­dato fue Portugal Telecom (PT), que llegó a un acuerdo en junio del 2009 para que­darse con el 35% de MC por 150 mi­llones de eu­ros, sin par­ti­cipar en la ges­tión. Pero ante la sos­pecha de que Prisa y PT se ha­bían puesto de acuerdo para "amordazar" a la TVI hostil al primer mi­nistro so­cia­lista José Sócrates, la opo­si­ción montó en có­lera y la ope­ra­ción se des­hizo. Entró en­tonces en es­cena el grupo local Ongoing, que firmó un acuerdo con el grupo es­pañol, pero por 120 mi­llones y con par­ti­ci­pa­ción en la ges­tión y con­trol sobre TVI. Ongoing tenía antes que des­ha­cerse de su 23% en el grupo me­diá­tico rival Impresa, y al no ha­cerlo en el plazo fi­jado por las au­to­ri­dades (31 de mar­zo), la OPA pac­tada con Prisa y lan­zada el 29 se­tiembre queda al final sin efecto. El an­tiguo dueño de TVI, Pais do Amaral, po­dría en­trar ahora en es­cena, con su an­tiguo socio nor­te­ame­ri­cano Nicolas Berggruen, al frente del fondo Liberty, cuyos miem­bros serán los fu­turos pro­pie­ta­rios de Prisa.

El presidente de Ongoing Nuno Vasconcelos y su socio español Rafael Mora, están furiosos contra las autoridades lusas, que con sus exigencias han hecho fracasar la compra de 35% de MC. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por ejemplo, no tuvo nada que decir contra la decisión de la entidad reguladora de la prensa, ERE, que dejo la OPA de Ongoing muy mal parada desde el inicio, fijando de plazo hasta el 31 de marzo para que el grupo de Nuno Vasconcelos vendiera su 23% del grupo Imprensa que contra la segunda cadena nacional de televisión SIC y las revistas Expresso y Visao. Así, puesto que el tiempo obraba contra Ongoing, los candidatos potenciales al 23% de Imprensa (RTL, el grupo Cisneros, el empresario luso Joe Berardo, fondos de inversión, etc.) ya no tuvieron tanta urgencia en llegar a un acuerdo sobre el precio de la operación (unos 70 millones de euros), que quisieran renegociar a la baja.

Ocurre además que antes de tener MC/TVI en su punto de mira, Ongoing ya había planeado deshacerse de su participación en Imprensa. Eso fue lo que declaró su presidente ante la comisión parlamentaria que investiga los aspectos éticos relacionadas con la venta de los 35% de la filial de Prisa. Propietario del Diario Económico y del Semanario Económico, Ongoing había reclamado participar a la gestión de Imprensa, y fue sólo ante el veto del accionista mayoritario Pinto Balsemao, cuya gestión critica muy duramente ("Imprensa lleva 10 años sin pagar dividendos, y si en este tiempo perdió la mitad de su valor no es por culpa de 2 o 3 años de crisis, sino por incompetencia"), que Nuno Vasconcelos llegó a un acuerdo con Prisa.  Así, Ongoing reprocha a ERE haber "alterado el mercado de capitales", condicionando el éxito de la operación firmada con Prisa a que saliera de Impresa hasta el 31 de marzo.

Sin embargo, Prisa es quizás el más afectado por este nuevo fracaso registrado con la venta del 35% de MC. Aunque la autoridad de la competencia (AdC) y ERE no hubiera vetado la operación, es muy probable que fuera Ongoing el que hubierad tomado la iniciativa de denunciar los acuerdos firmados con el grupo español. En todo caso, aún antes del veto de la AdC y de ERE, Nuno Vasconcelos manifestó públicamente su "incomodidad" ante los cambios provocados por la entrada del fondo Liberty en el capital de Prisa a cambio de una inyección de 600 millones de euros. "Esta nueva situación suena como un cambio de las reglas en medio del partido", dijo el presidente de Ongoing, que había planeado compartir la gestión de MC con el Prisa de la familia Polanco y no con un grupo controlado por un fondo norteamericano.

Lo cierto es que el acuerdo entre Prisa y Ongoing no fue cuestionado en ningún momento por Liberty. Y también que el máximo ejecutivo del fondo es Nicolas Berggruen, que fue quien vendió TVI a Prisa en el 2005, por unos 300 millones de euros, juntamente con su socio luso Pais do Amaral. Así, la idea de tener eventualmente que tratar, no con Polanco y Cebrián, sino con los dos antiguos dueños de TVI no le hacía mucha gracia a Nuno Vasconcelos, que aunque no lo confíese hasta podría sentirse ahora muy agradecido a la AdC y a ERE por haber vetado el acuerdo con Prisa y a la CNMV por haber mantenido la OPA paralizada. 

Además, nadie descarta que Pais do Amaral vuelva a tener el control de TVI: el antiguo dueño de la cadena lusa líder en audiencia y en resultados ya declaró que está  "disponible" para estudiar la cuestión, aunque en esta ocasión no cuente con la participación directa o indirecta de su ex socio Nicolas Berggruen. En todo o caso, aunque haya actuado como "asesor" de Berggruen en las negociaciones con Prisa, Pais do Amaral no figura entre los miembros de Liberty, que serán los accionistas directos del grupo de Polanco. Lo más probable es que habrá otros grupos interesados en MC. El que sale más en los papeles es Cofina, ya propietario del diario popular Correio da Manha y del diario económico Jornal de Negocios, y que lleva tiempo esperando la oportunidad de tener también una televisión como TVI. El problema es que a la diferencia de PT y Ongoing, Cofina siempre descartó compartir la gestión de MC/TVI con Prisa.

En todo o caso, pese a la entrada de Liberty en su capital y a la inyección prevista de unos 600 millones de euros, ante la presión de los bancos acreedores Prisa tiene la misma urgencia que antes en hacer caja rápidamente con la venta de activos rentables como MC. Lo malo es que la imagen del grupo quedara muy afectada en Portugal, no tanto por el fracaso de los acuerdos firmados sucesivamente con PT y Ongoing, sino porque se sospecha que Prisa se prestó a una "conspiración contra el estado de derecho", que es la fórmula utilizada por el juez de Aveiro que investiga la operación de corrupción política "Face Oculta" y que llegó a la conclusión, a través unas escuchas telefónicas de dudosa legalidad, que el gobierno socialista quiso poner sus buenos amigos al frente de TVI,  para "amordazar" la información hostil a José Sócrates.

Así, al margen de la ruptura del acuerdo con Ongoing, los máximos responsables de Prisa, de MC y de la TVI tendrán que comparecer próximamente ante une comisión de investigación parlamentaria exigida por la oposición. Y lo mismo les pasará a los presidentes de PT y de Ongoing, a ministros y a dirigentes políticos, principalmente José Sócrates, que tendrá que demonstrar que no mintió al país cuando afirmó ante la Asamblea de la República que no había tenido nada que ver con el acuerdo anunciado en junio del 2009 entre Prisa y PT.  La comisión parlamentaria tiene previsto iniciar su labor el 15 o 16 de abril, y es muy probable que se mantenga activa hasta el 17 de mayo, con lo cual durante por lo menos un mes se hablará mucho de Prisa, y no precisamente a su favor: al final fue Prisa/MC quien tomó la decisión de apartar de la TVI el director José Eduardo Moniz y el informativo de los viernes Jornal Nacional dirigido por su mujer Manuel Moura Guedes, que llevaban tiempo intentando implicar a Sócrates en el asunto de corrupción política "Freeport".

Artículos relacionados