COMUNICACIÓN

A Prisa le comienza a preocupar la reacción del mercado

Liberty Holdings en­trará en el con­sejo en la pró­xima junta de ac­cio­nistas

Grupo Prisa
Grupo Prisa

A los ges­tores de Prisa les ha co­men­zado a preo­cupar se­ria­mente la reac­ción ad­versa del mer­cado y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción com­pe­ti­dores al acuerdo de es­ta­bi­lidad que ha anun­ciado con su nuevo fu­turo so­cio, el fondo nor­te­ame­ri­cano Liberty Holdings. Desde que anunció a bombo y pla­tillo y con un des­pliegue inusual en sus me­dios, los tí­tulos del grupo con­tro­lado por los Polanco ha caído casi un 30%, como si los in­ver­sores no se cre­yeran lo que Ignacio Polanco y Juan Luis Cebrián, sus má­ximos eje­cu­ti­vos, han pre­sen­tado como la so­lu­ción de­fi­ni­tiva a su ex­ce­sivo apa­lan­ca­miento fi­nan­ciero. Pese a la ob­viedad de este he­cho, al­gunos ana­listas creen que la caída de los tí­tulos de Prisa tiene su origen en los pro­pios eje­cu­tivos de Prisa, al­gunos de los cuáles han eje­cu­tado en el mer­cado sus stock op­cions, con­ce­didas hace un año cuando la ac­ción cayó por de­bajo de un euro. Ayer, los tí­tulos de Prisa ce­rraron a 2,73 eu­ros, muy por de­bajo de los 3,55 euros que los so­cios de Liberty se han com­pro­me­tido a pagar cuando se eje­cute el acuerdo.

Ayer, la gestión del grupo mediático, en una decisión que algunos analistas ven una "manifiesta preocupación", comunicó a la CNMV que sus futuros socios entrarán en el consejo en la próxima junta de Prisa, que será convocada previsiblemente para la segunda semana de junio, según algunos analistas, días después que el fondo norteamericano vote la entrada en el capital de la compañía. Según los estatutos de este fondo, sus socios tienen de plazo hasta el 15 de junio para ejecutar una inversión o, simplemente, disolverse. Esto último puede hacerse si un 30% de los partícipes del fondo así lo deciden.

Según informó Prisa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Liberty Acquisition Holdings accederá a un puesto del Consejo de Administración de Prisa en la Junta General de Accionistas que el grupo español de comunicación celebrará en el primer semestre del año.

El acuerdo entre las dos sociedades implica un compromiso de voto en la próxima Junta de Accionistas para la ejecución de las ampliaciones de capital pactadas, el nombramiento de un consejero a propuesta de Liberty y una modificación estatutaria, entre otros asuntos.

De este modo, la Junta servirá para validar el acuerdo alcanzado entre Prisa y Liberty para culminar la reestructuración financiera del grupo de comunicación y dar entrada en su capital a la sociedad estadounidense.

Este acuerdo, cuyo contrato completo fue remitido ayer a la CNMV, garantizará, no obstante, el control de Prisa por la familia Polanco.

Según lo pactado, Prisa realizará dos ampliaciones de capital, una en metálico, de 150 millones de euros, y otra en especie, que implicará la entrada de Liberty en el capital del grupo español, y una aportación de hasta 900 millones de dólares (660 millones de euros).

Esta operación, junto con las ventas de activos y los acuerdos con bancos, completa el plan de reestructuración financiera de Prisa.

Tras el acuerdo con Liberty, Prisa espera ganar este año entre 152 y 190 millones de euros, y entre 188 y 259 millones en 2011, muy por encima de los 50,4 millones contabilizados en 2009

.

 

Artículos relacionados