La Kutxa tenía tres ofertas por la fi­lial y cierra una aven­tura de siete años

Banca Privada d'Andorra compra el Banco Madrid por 100 millones

El Banco de España no pone im­pe­di­mentos a la ope­ra­ción

Kutxa
Kutxa

Tras va­rios meses de ne­go­cia­cio­nes, y dentro del cre­ciente des­em­barco de en­ti­dades fi­nan­cieras de Andorra en España, la Kutxa y la Banca Privada d'An­dorra (BPA) han lle­gado a un prin­cipio de acuerdo para la ad­qui­si­ción del Banco Madrid. El precio de la ope­ra­ción, pen­diente de que el Banco de España la au­to­rice, su­pera li­ge­ra­mente los 100 mi­llones de eu­ros. De esta forma, BPA pisa el ace­le­rador en España, donde ya es­taba pre­sente desde el año 2008 gra­cias a la compra de la ges­tora Interdin.

La idea del grupo andorrano es fusionar las dos entidades bajo el nombre comercial de Banco Madrid. Se crearía así un banco con más de 3.000 millones de euros bajo gestión. El primer paso va a ser la integración de las gestoras de fondos de inversión de BPA Global Funds y de Banco Madrid, con un volumen conjunto superior a los 700 millones.

La Kutxa, que llevaba bastante tiempo intentando desprenderse de Banco Madrid, recibió otras tres ofertas por la entidad, pero finalmente se ha decidido por la de BPA. Jesús María Iturrioz, actual consejero delegado del Banco Madrid y ex directivo de la Kutxa, asumirá la dirección del proceso de integración, junto a Xavier Mayol, el hombre de BPA en España. Este período de transición oscilará entre los cuatro meses y los seis. Una vez producida la migración informática a los sistemas del grupo andorrano, Banco Madrid pasará totalmente a ser gestionado por el equipo del BPA.

Y la Kutxa podrá decir adiós a un proyecto fracasado que comenzó en 2001 cuando adquirió al Deutsche Bank la ficha bancaria del Banco Madrid (adquirido por el grupo alemán al Banesto de Mario Conde). Tras una primera etapa en la que directivos ajenos a la Kutxa pilotaron la entidad desde su lanzamiento como banco especializado en gestión de patrimonios en 2003 hasta 2008, la Kutxa tomó las riendas. Aunque trató de mantener el proyecto, al final ha optado por venderlo, aunque no habrá precisamente plusvalías.

Como otras entidades de Andorra, el BPA está interesado en el mercado español de banca de gestión de patrimonios, pero con la vista puesta en América Latina. De hecho, además de la adquisición de Interdin en 2008, el grupo de Andorra ha realizado varias compras en América durante el pasado ejercicio, como una gestora en México. También está presente en Uruguay, un mercado muy atractivo ya que cuenta con mucho dinero procedente de Argentina, y en Panamá. Y está estudiando nuevas adquisiciones de gestoras en América Latina.

Este interés de la banca de Andorra por España tiene mucho que ver con el acuerdo de información tributaria suscrito por los dos países (como han hecho otros, como Portugal) y que ha hecho que deje de tener la consideración de paraíso fiscal. Se espera que entre abril y mayo el Parlamento de Andorra apruebe ese acuerdo. Y que haga lo propio el Congreso de los Diputados. La idea es que entre en vigor a partir del primer día del próximo ejercicio.

La consideración de Andorra como paraíso fiscal ha impedido muchas operaciones de entidades financieras del Principado en España. El Banco de España y el Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac), dependiente de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera del Ministerio de Economía y Hacienda, eran muy reacios a autorizar inversiones de grupos andorranos en entidades financieras españolas, por el temor al fraude fiscal.

Pero la desaparición de Andorra de la lista de paraísos fiscales está facilitando el desembarco de entidades andorranas en el mercado español, siempre con la vista puesta también en América Latina. Estas operaciones están animando un bastante alicaído mercado de banca para ricos en España, con fugas de clientes y de depósitos por culpa de la crisis financiera internacional, de la situación económica y del impacto de casos como el de Madoff.

 

Artículos relacionados