Gómez Navarro complica a las empresas en una campaña que favorece a Zapatero

El pre­si­dente del Consejo de Cámaras, so­cia­lista, lanza hoy la Fundación Confianza

Javier Gómez Navarro
Javier Gómez Navarro

Que es -o era- so­cia­lista no lo niega na­die, ni si­quiera él. Y por ello se aupó cuando llegó Zapatero a Moncloa a la pre­si­dencia del Consejo de Cámaras de Comercio, la pa­tronal de las cá­maras de co­mer­cio, unas or­ga­ni­za­ciones em­pre­sa­riales de ad­he­sión in­que­bran­ta­ble, que si des­apa­re­cieran mañana (mejor hoy mismo) nadie les echaría de me­nos, salvo los que viven de ellas a lo largo de toda la geo­grafía es­pañola y parte del ex­tran­jero. Se au­to­pro­puso des­pués para su­ceder a Pedro Solbes como vi­ce­pre­si­dente del Gobierno para Asuntos Económicos, cuando el ve­ne­rable téc­nico cayó en des­agra­cia. Pero, como su en­trada en Moncloa no puede ca­li­fi­carse de buena, sirvió de poco. Y pre­ci­sa­mente para me­jo­rarla, lanza hoy, gra­cias a las apor­ta­ciones de un montón de em­presas dignas de apen­car, una cam­paña para, según cuen­tan, "recuperar la con­fianza" en la eco­nomía es­pañola. Está claro que lo que pre­tende es echar una mano al ocu­pante de la Moncloa, cuya ca­pa­cidad hoy día de ge­nerar en­tu­siasmos es nula o prác­ti­ca­mente nula.

Se trata de Javier Gómez Navarro, socialista levantino, que allá donde llega lo primero que hace es sustituir lo que hay para colocar lo suyo. Los peliculeros del Oeste, primero disparan y luego, en todo caso, preguntan. Hoy, en rueda de prensa, con asesoramiento externo propuesto por sus amigos, presenta en público la 'Fundación Confianza' que él preside, que él creó en familia y que cuenta ya con la cartera de numerosos empresas españolas. El objetivo puede ser loable, como también lo es el de la Selección Española de Futbol. De hecho, su slongan se parece muchísimo al de la Roja -"Esto sólo lo arreglamos entre todos"-, aunque está por ver cuantos triunfos conseguirá. Su página web funcionará en unas horas.

De hecho, y según fuentes que han participado en la idea, de lo que se trata es de "echar una mano al país", más bien a José Luis Rodríguez Zapatero, cuyo Gobierno tropieza cada día con más obstáculos en su objetivo de generar confianza. La presencia de numerosas empresas en la creación de la Fundación Confianza se explica por los resortes "tocados", que obviamente no han querido decir que no a una idea que, de entrada, no es mala, pero, según una fuente, "tiene el inconveniente de estar generada en el labortario de un militante del mismo partido del que gobierna el país". Quizá si se hubiese puesto al frente otra persona menos señalada, la idea podría calificarse de estupenda.

Artículos relacionados