Los so­cia­listas lusos pre­ten­dían ha­cerse con el con­trol de los prin­ci­pales grupos me­diá­ticos

Unas escuchas telefónicas desenmascaran la entrada de Portugal Telecom en Prisa 

La venta 'política' de Media Capital pone al primer mi­nistro luso José Sócrates contra las cuerdas

Prisa
Prisa

La clase po­lí­tica y la opi­nión pú­blica por­tu­guesa están se­ria­mente con­mo­cio­nadas estos días, al des­cu­brirse que toda la ope­ra­ción re­la­cio­nada con la venta de 35% de la fí­lial lusa de Prisa, Media Capital, que con­trola la te­le­vi­sión líder de au­diencia TVI, fue sólo el primer paso de un "esquema" mon­tado por los so­cia­lis­tas, de cara al con­trol por ellos de los ma­yores grupos de prensa del país. Por lo me­nos, es la im­pre­sión ge­ne­ral, tras la pu­bli­ca­ción por la re­vista "Sol" de unas es­cu­chas te­le­fó­nicas de du­dosa le­ga­li­dad, rea­li­zadas a José Sócrates y a otros res­pon­sa­bles so­cia­lis­tas, en el ám­bito de in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial "Face Oculta", re­la­cio­nada con ac­ti­vi­dades de trá­fico de in­fluen­cias y de co­rrup­ción, pero donde tam­bién se habla - y mucho - de la ope­ra­ción Media Capital y de como la TVI, muy crí­tica con el primer mi­nis­tro, tenía que cam­biar de orien­ta­ción y quedar en manos ami­gas, en este caso Portugal Telecom (PT), donde el Estado man­tiene aun una "golden share" y nombra dos de los siete con­se­jeros eje­cu­ti­vos. Los im­pli­cados ten­drán que ex­plicar ante el Parlamento, y la de­recha pone el fu­turo del go­bierno so­cia­lista mi­no­ri­tario en manos del Presidente de la República Aníbal Cavaco Silva.

Todo empezó a finales del 2008, al saberse que el grupo Prisa, asfixiado por su deuda financiera de 5.000 millones de euros, tenia gran urgencia en desprenderse de varios activos, entre ellos el grupo luso Media Capital, cuyo principal activo es la Televisao Independente (TVI), que fue inicialmente patrimonio de la Iglesia católica y que bajo control español (desde el 2005, después de que el PS de Sócrates haya llegado al poder con la mayoría absoluta), se mantuvo siempre como líder nacional, en audiencia y en resultados. Al tratarse de un tema importante, la venta de 30% a 35% de Media Capital fue una de las cuestiones tratadas en la cumbre luso-española de enero del 2009 en Zamora, directamente entre Sócrates y su "bueno amigo" José Luis Rodríguez Zapatero, como ya había pasado en el 2005, cuando Prisa se hizo con el grupo.

Donde empezó el escándalo, según la versión de la policía judicial y el fiscal de Aveiro que conducen la investigación de la operación "Face Oculta" y que por ello puso bajo escucha las conversaciones telefónicas de Sócrates con otros socialistas como el vice presidente del Banco Comercial Português (BCP) Armando Vara, fue en el momento en que Portugal Telecom (PT) se puso a negociar secretamente con Prisa la compra de 30% de MC por 150 millones de euros. En víspera de las elecciones generales, la gran preocupación de Sócrates consistía en poner MC en manos amigas, no tanto por el negocio propiamente dicho, sino porque estaba siendo muy atacado por la TVI, por el "caso Freeport", relacionado con un presunto tráfico de influencias.

De las escuchas telefónicas publicadas por la revista "Sol"- por decisión del presidente del Tribunal Supremo Noronha Nascimento y por orden del Procurador General del Estado Pinto Monteiro tenían que haber sido destruidas y no lo fueron - deprédense muy claramente que antes de la entrada de PT, Media Capital tenía que liquidar el presidente de TVI Eduardo Moniz (considerado generalmente como el activo más importante de la cadena) e igualmente su mujer Manuela Moura Guedes, cuyo "Jornal Nacional" de los viernes por la noche venia explorando a fondo el asunto "Freeport", implicando cada vez más en ello a José Sócrates.

De eso hablaba principalmente uno de los consejeros ejecutivos de PT nombrado por el Estado, el socialista Rui Soares, que fue quien se desplazó el 3 de junio del 2009 a Madrid, para firmar el acuerdo con Prisa y que mantenía informado por teléfono a su asesor Paulo Penedos. Fue en esas escuchas telefónicas que el juez de instrucción y el procurador de Aveiro vieron además "fuertes indicios" de que la compra de 30% MC y el cambio de la línea editorial de TVI sería solo el primer paso, dentro de un "esquema" socialista de "conspiración contra el Estado de derecho" y que hubiera consistido en la tomada de control de otros grupos de prensa como Cofina, que publica el diario popular "Correo de Mana", y Controlinvest, propietario de medios tan emblemáticos como Diario de Noticias, Jornal de Noticias y la radio TSF.

Fue solo el 23 de junio del 2009 que el periódico "i" desveló el interés hasta entonces aún secreto de PT por MC , dejando ya entender que la operadora había seguido instrucciones del gobierno socialista, lo que provoco un autentico escándalo nacional. José Sócrates sostuvo al principio que no sabía nada de la operación, pero a las pocas horas tuvo que admitir que sólo no había tenido una "información oficial". Así, ya con las elecciones en vista, ante la presión de la oposición y tras también la intervención del jefe del Estado Cavaco Silva exigiendo la "mayor transparencia", el primer ministro anuncio al país que en el caso de que PT llegara a acuerdo con Prisa el gobierno utilizaría la "golden share" del Estado para impedir la operación.

Quien tomó el relevo de PT, fue el grupo Ongoing de Nuno Vasconcelos y del español Rafael Mora que se puso rápidamente en pista, llegando a un acuerdo con Prisa para quedarse con un 35% de MC y 95% de derechos de voto en TVI, con participación en la gestión, por 122,5 millones de euros, mientras que la operadora de telecomunicaciones estaba dispuesta a pagar 150 millones sólo por una participación financiera del 30%. Sin embargo, se sospecha que también aquí hay gato encerrado: Ongoing, ya propietario del Diario Económico y del Semanario Económico, es el cuarto mayor accionista de PT con una participación del 6,74%.

Lo más probable, avanzan los analistas, es que Ongoing sea solo un "intermediario" de PT, que hace poco puso unos 75 millones de euros en los fondos de capital riesgo gestionados por el grupo de Nuno Vasconcelos y Rafael Mora. Además, Ongoing también gestiona una inversión de 150 millones de euros realizada por el Banco Espirito Santo (BES), lo cual es igualmente accionista de referencia de PT, con un 8,63%. Sin embargo, el más generoso con Ongoing es el BCP, que le prestó 387 millones de euros y que tiene como vice-presidente al ex dirigente del PS Armando Vara, muy cercano a Sócrates y que está implicado en la operación "Face Oculta".

Al margen de la actuación de Prisa, todo lo publicado en la revista Sol y por el conjunto de la prensa lusa es muy negativo para la imagen no sólo del PS, del gobierno y del primer ministro, sino también para el Tribunal Supremo y el Ministerio Publico, que dieran ordenes aún no ejecutadas para que las escuchas telefónicas presuntamente ilegales fueran destruidas. Y lo mismo pasa con la imagen de PT, del BES, del BCP y de Ongoing, que para la opinión pública se han coligado para hacer meritos ante Sócrates, que al final tuvo lo que quería: Eduardo Moniz cambió la dirección de la TVI por unos 3 millones de euros y la vice presidencia de Ongoing, y su mujer quedó sin su "Jornal Nacional" de los viernes. Habiendo descartado la presentación de una moción de censura, la oposición de derecha quiere que sea Cavaco Silva quien decida el futuro del gobernó socialista minoritario

Y fue la dirección española de Media Capital quien tuvo que asumir la responsabilidad de estas últimas y polémicas decisiones, por la muy sencilla razón de que el acuerdo con Ongoing está todavía pendiente de autorización oficial: antes de lanzar la oferta pública sobre el 35% de MC, y cuyo plazo expira solo a finales de abril, Ongoing tendrá que desprenderse de su 23% del grupo Impresa que controla el semanario Expresso, la revista económica Expansao y la televsion SIC, cuyo fundador y principal accionista es el ex primer ministro social demócrata Pinto Balsemao y que segundo los "fuertes indicios" sacados por la policía judiciaria de las escuchas telefónicas estaba también en el punto de mira de los socialistas.

En todo caso, el escándalo político es mayúsculo. Sin embargo, ante la gravedad de la situación económica y financiera del país, la oposición de derecha (PSD, CDS/PP) consideró presentar una moción de censura contra el gobierno socialista minoritario, cuyo futuro se queda pues así en manos del jefe del Estado: lo más probable, es que Cavaco Silva no tome ninguna decisión porque no quiere comprometer su reelección y más aún porque la apertura de una crisis política (dimisión del primer ministro) o la disolución del parlamento afectaría la imagen del país, principalmente ante las agencias de calificación que tienen la deuda lusa en "outlook" negativo y ven Portugal condenado a la misma "muerte lenta" que Grecia.

Artículos relacionados