Iberdrola y Endesa sacan pro­vecho de la li­be­ra­li­za­ción del mer­cado luso

Las eléctricas españolas se hacen fuertes en Portugal

Los grandes clientes in­dus­triales lusos optan por las ofertas es­pañolas

Melbi
Melbi

Será en la XXVª cumbre ibé­rica pre­vista para prin­ci­pios de di­ciembre en la ciudad fron­te­riza por­tu­guesa de Elvas, cuando los má­ximos di­ri­gentes po­lí­ticos de ambos países pon­drán su sello de­fi­ni­tivo para que el Mercado Ibérico de Electricidad (Mibel) em­piece a fun­cionar con toda la nor­ma­li­dad. Para que eso sea po­sible solo queda "instalar" el Operador del Mercado Ibérico (OMI), y fijar además los plazos y las fe­chas que ne­ce­sita el sector para cul­minar los pro­cesos de "armonización" re­gla­men­ta­ria. Sin em­bargo, pese a los re­trasos po­lí­ticos su­fridos por el Mibel, la in­ter­gra­ción de ambos mer­cados es ya una reali­dad, sobre todo por el pulso de las com­pañías eléc­tricas por­tu­guesas y es­paño­las, tanto en tér­minos de in­ver­siones como de lucha por los seg­mentos li­be­ra­li­za­dos, sobre todo en lo que atañe a los grandes clien­tes.

La gestora de la red de ferrocarriles portugueses, Refer, es una buena prueba de cómo las eléctricas  españolas Iberdrola y Endesa están sacando pecho en la lucha contra la rival lusa EdP:  en estos momentos de crisis, ante la orden dictada por el gobierno socialista a todas las empresas públicas para que recorten en un 15% sus gastos corrientes, Refer decidió acudir por primera vez al mercado liberalizado de electricidad, organizando subastas para acogerse a las mejores ofertas de precio, de las cuales la más importante fue presentada por Iberdrola. 

En concreto, la eléctrica española será ahora el proveedor de la electricidad consumida por la red y las instalaciones fijas gestionadas por Refer (muy alta, alta y media tensión), por unos cinco millones de euros al año, con que la gestora ferroviaria publica lusa podrá ahorrar más de un 20%, en relación con la última factura eléctrica pasada por EdP por los mismos servicios. La eléctrica lusa tuvo que conformarse con otros contratos de menor calado, que en valor  absoluto (1,4 millones de euros) representan solo la cuarte parte de los firmados por Iberdrola.

Antes de que Iberdrola se convirtiera en el principal proveedor eléctrico de Refer, Endesa ya había hecho lo mismo con la operadora de ferrocarriles CP, la cual también desechó la oferta nacional de EdP para quedarse con la española, por unos cuatro millones de euros al ano, lo que representara para CP un ahorro de más de dos millones de euros. EdP se mantiene todavía como principal proveedor eléctrico de CP, con un contrato de 16 millones de euros (línea del Norte y Sintra-Lisboa), pero sabe que su posición corre peligro ante la agresividad comercial española.

En términos globales, EdP  ostenta todavía más de la mitad del mercado liberalizado, pero pierde cada vez mas terreno para las eléctricas españolas: entre enero y setiembre,  sus ventas alcanzaran los 6,48 TWh, un 99% mas que en 2009, pero fue Iberdrola quien registro el mayor incremento: habiendo partido prácticamente de cero, sus ventas se multiplicaran por cuatro, hasta los 2,78 TWh.  La rivalidad entre ambas eléctricas es muy fuerte: Iberdrola tiene 6,79% de EdP, pero sin representación en el consejo y solo puede ejercer  5% de derechos  de voto.

En el mercado liberalizado, EdP está muy concentrada en la clientela residencial, que es lo que le permite tener aún un 54% del mercado (11 puntos menos que hace un año), frente pues a los 20% de Iberdrola y a los 18% de Endesa, que miran principalmente a las empresas y a los grupos industriales.  Lo que pasa, según los expertos, es que la próxima supresión de la tarifa reglamentada hará que una buena parte de los 6 millones de clientes residenciales pasarán al mercado liberalizado, haciendo pues buena la apuesta de EdP, como operadora nacional.

Y lo mismo pasa a Endesa, que tiene una clientela más diversificada que Iberdrola: aunque su oferta principal esté dirigida al sector industrial, donde tiene 3.600 contratos, Endesa también apuesta en el sector residencial (27.000 clientes), con que sus previsiones de ventas para 2010 son de unos 3,8 TWh, el doble de hace un ano, cuando tenía menos de 7.000 clientes. Así, pese a no tener todavía acceso a las tarifas bi-horarias y tri-horarias, que son las más económicas y  solo están permitidas a EdP, Endesa ya propone "planos de ahorro" con descuentos de un 5%.

La actual guerra comercial solo representa una pequeña muestra de lo que vendrá a partir de enero de 2011, cuando la tarifa regulada ser-a suprimida total y definitivamente en el sector industrial. A partir de ese momento,  solo la clientela residencial de baja tensión podrá optar todavía por la tarifa regulada, mientras que las empresas y a la industria ya tendrán que transitar obligatoriamente al mercado liberalizado. Habrá pues más espacio, ya no solo para las eléctricas españolas, sino también para otras comercializadoras nacionales y extranjeras.

Lo prioritario ahora para las eléctricas españolas, ante las nuevas posibilidades comerciales del mercado liberalizado y el déficit crónico de la interconexión hispano-lusa  (la capacidad actual de 1.500 MW está siendo prácticamente monopolizada por EdP), es generar en el país vecino electricidad suficiente para satisfacer la demanda nacional. Con un ciclo combinado a gas y un complejo hídrico,  Endesa prevé pues tener en Portugal una capacidad instalada de 1.400 MW, mientras que Iberdrola invertirá 1.500 millones de euros en la construcción de tres embalses situados en el Norte del país, previstos para 2018 y con una potencia estimada de 1.134 MW.

Los proyectos hidroeléctricos adjudicados a Iberdrola, contra el pago de 330 millones de euros, no eran tres, sino cuatro: la construcción del embalse de Padroselos no pasó el examen medio ambiental, porque ponía en peligro una especie rara de mejillón, con que la  eléctrica  cuenta ser indemnizada por ello. En todo o caso, Iberdrola y Endesa tendrán un role importante en la producción hidroeléctrica portuguesa: para alcanzar en 2020 una potencia instalada de 7.000 MW, el Plano Nacional Hidroeléctrico (PNH) contempla una inversión de 3.000 millones de euros, de la cual más de la mitad será realizada por ambas eléctricas españolas.

Los consumidores portugueses - sean particulares, empresas o industrias -  no tienen pues porque quejarse de esta nueva "invasión española", a la cual también participa Unión Fenosa. Y lo mismo pasa a EdP, cuya pérdida de mercado en Portugal está siendo compensada por su apuesta muy exitosa en el mercado español, tanto de electricidad como de gas: gracias a Hidrocantábrico, a Naturgas, a los activos gasistas comprados recientemente a Gas Natural y a la fuerte apuesta en la energía eólica (tiene 1.450 MW instalados en España), la eléctrica lusa es un actor de referencia en la Península y con vocación de líder en las energías renovables.  

 

 

Artículos relacionados