No ve una me­jora de la mo­ro­sidad hasta fi­nales de 2011

Banesto no se fía de la recuperación económica

Seguirá sa­cri­fi­cando be­ne­fi­cios para for­ta­lecer sus pro­vi­siones

Banesto
Banesto

Mensajes apa­ren­te­mente con­tra­dic­to­rios en la pri­mera pre­sen­ta­ción de re­sul­tados del tercer tri­mestre en el sector fi­nan­ciero. Pero que de­mues­tran que el op­ti­mismo no se ha desatado pre­ci­sa­mente entre las en­ti­dades ban­ca­rias. El con­se­jero de­le­gado de Banesto, José García Cantera, cree que el be­ne­ficio del cuarto tri­mestre del año "no de­bería ser peor que el ter­ce­ro", donde el re­sul­tado atri­buido cayó el 18,6% (pero menos de lo que es­pe­raban los ana­lis­tas) hasta los 450,6 mi­llones de euros tras au­mentar los sa­nea­mientos ex­tra­or­di­na­rios el 84,3%. El be­ne­ficio or­di­na­rio, 663,5 mi­llo­nes, apenas bajó el 0,8% res­pecto a sep­tiembre de 2009, y además han cre­cido los re­cursos de clientes (8,9%) sin ne­ce­sidad de nuevas ofertas agre­sivas de cap­ta­ción del pa­sivo, y el cré­dito co­mienza a dar señales de me­jora: 0,9% de alza.

Ante los analistas, García Cantera dejó muy claro que la morosidad comienza a bajar 12 meses después de la mejora de la situación económica. Ante los periodistas, afinó aún más el pronóstico: como muy pronto, hasta finales del año que viene no se producirá el punto de inflexión en la mora. Por tanto, "prudencia, por encima de todo". "Mientras sigan las condiciones de mercado, se mantendrá la estrategia de sacrificar resultados por provisiones", insiste el consejero delegado de Banesto.

El banco ha seguido reforzando su situación patrimonial, con dotaciones a las provisiones de activos mobiliarios e inmobiliarios y a la provisión genérica de insolvencias por 418 millones. Para ello Banesto ha destinado las plusvalías extraordinarias de 114 millones de euros por la venta de oficinas del banco y de la venta de cartera, junto con dotaciones por otros 304 millones de euros más. García Cantera resalta que la nueva circular del Banco de España sobre provisiones tiene un impacto neto para el banco de 128 millones de euros, tras descontar a los 227 millones de euros a los que obliga el calendario, 49 millones de euros del efecto de garantías y 50 millones de provisiones de inmuebles.

Por tanto, Banesto continuará con su "prudente gestión" de los riesgos, reduciendo su exposición a los promotores ("no vemos cambios en el sector inmobiliario en 2011, y la financiación de viviendas es menos de la mitad que antes de la crisis", argumenta), creciendo en crédito a particulares y a empresas (con mejor perfil de riesgo), para mantener la mora (3,8%) muy por debajo de la de sus competidores.

García Cantera cree que los márgenes de la banca seguirán deteriorándose en el futuro, aunque Banesto "mantendrá" su ventaja competitiva. Pero señala que la guerra del pasivo no ayuda a esa defensa de los márgenes. En este sentido, y a pesar de no repetir en el tercer trimestre la oferta agresiva del segundo, el banco ha logrado crecer en recursos de clientes "sin sacrificar rentabilidad". La clave es "la búsqueda de la vinculación del cliente, no sólo en pasivo" y "aprovechar los huecos del mercado", aunque insiste en que el efecto del proceso de concentración de las cajas "todavía es pequeño" en cuanto a captación de recursos.

No obstante, el consejero delegado de Banesto reconoce que será difícil cumplir con el objetivo de situar la ratio de eficiencia en el 38,9% (ahora está en el 39%), debido a la actual situación del mercado. Aunque cuenta con un mayor deterioro de sus competidores en esa ratio, ya que asegura que "aumentará nuestra diferencia en eficiencia". García Cantera considera que el banco "está bien dimensionado" tanto en plantilla (215 empleados menos que en septiembre de 2009) como en oficinas (17 cierres) "para las actuales circunstancias del mercado". Y recuerda que el entorno es "muy cambiante" y exige siempre "una gestión dinámica" de la red.

 

Artículos relacionados