Aunque flojea la de­manda

Los Presupuestos tranquilizan y animan al inversor

El Tesoro capta re­cursos por el 1% del PIB

Elena Salgado presenta los presupuestos generales del Estado
Elena Salgado presenta los presupuestos generales del Estado

Siempre, pero mucho más en estos tiempos de cri­sis, el in­versor quiere se­gu­ri­dad, tran­qui­li­dad, no co­rrer ries­gos. Es muy sig­ni­fi­ca­tivo que en la misma se­mana que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se ase­gu­raba lo que queda de le­gis­la­tura con el pacto con el PNV y Coalición Canaria para sacar ade­lante los Presupuestos Generales del Estado para 2011, el Tesoro haya cap­tado 10.250 mi­llones de eu­ros. Una cifra equi­va­lente nada menos que al 1% del Producto Interior Bruto (PIB). Una no­ticia que anima a la Secretaría de Estado de Economía, con José Manuel Campa al frente, y al Tesoro, con Soledad Núñez como di­rec­tora ge­ne­ral, casi tanto como el hecho de que Elena Salgado con­tinúe como vi­ce­pre­si­denta eco­nó­mica y única mi­nistra que sigue con Zapatero desde su primer Gobierno.

El único lunar es que la demanda ha flojeado respecto a anteriores subastas, sobre todo en las dos celebradas el viernes. Pero entre obligaciones a 15 años y la subasta extraordinaria de títulos a 22 años, que captaron 3.850 millones, y letras del Tesoro a 12 meses y a 18 meses, que aportaron 6.800 millones, el Tesoro ha recibido una gran inyección.

Hasta ahora han entrado en las arcas públicas unos 186.000 millones de euros, el 81,5% del objetivo fijado por Economía y la Dirección General del Tesoro y Política Financiera. Y faltan todavía dos meses para cerrar el ejercicio.

El dato más positivo es el abaratamiento del coste de financiación de la deuda: 11% menos de tipo de interés marginal en el caso de las obligaciones a 15 años sobre la subasta anterior (julio). La reducción de la prima de riesgo del bono español frente al alemán, que ha bajado de los 200 puntos básicos a 167 puntos básicos, y del coste de los seguros que cubren el riesgo de impago de la deuda (CDS) de 224 puntos básicos a 200 puntos básicos, también tienen mucho que ver con el plan de ajuste, las reformas iniciadas, el pacto para sacar adelante los Presupuestos y el mantenimiento del equipo económico del Gobierno.

Pero no todo son buenas noticias. En el Tesoro preocupa que los menores tipos de interés marginales ofrecidos desanimen a los inversores internacionales. El dato está ahí: en la subasta de obligaciones a 15 años de julio las peticiones de los inversores ascendieron a 7.720 millones de euros, 2,6 veces la oferta. Tres meses más tarde, la demanda se limitó a 4.185,1 millones. Lo que supone 1,4 veces la oferta. Que no es mal dato, pero supone una considerable disminución del interés inversor. Tampoco ha gustado mucho que la demanda de obligaciones a 22 años en la subasta extraordinaria fuera de 1.340 millones, también 1,4 veces la oferta, pese a que el tipo era atractivo: 4,77%.

El Tesoro pasa mañana en este sentido otro test, más centrado en el corto plazo, ya que habrá subastas de tres meses y de seis meses. El inversor tiene la palabra.

Artículos relacionados