Jaime Echegoyen deja de ser con­se­jero de­le­gado

Jaime Botín 'vuelve' a Bankinter y sitúa a su hijo Alfonso en la primera línea ejecutiva

María Dolores Dancausa de­berá apro­ve­char "las opor­tu­ni­dades que pre­sente el mer­cado"

Mientras en el Santander nadie se atreve a plan­tear la aper­tura del melón su­ce­sorio ante la buena marcha de la pre­si­dencia de Emilio Botín, en Bankinter, el otro banco con­tro­lado por la fa­milia cán­ta­bra, vuelven a la pa­les­tra. Jaime Botín, her­mano del pre­si­dente del Santander (del que fue vi­ce­pre­si­dente mu­chos años) y ex pre­si­dente de Bankinter, ha en­viado un claro men­saje a la or­ga­ni­za­ción. Su hijo Alfonso, vi­ce­pre­si­dente de Bankinter y que actúa como re­pre­sen­tante de Cartival, la so­ciedad de la otra fa­milia Botín que posee el 24% del ca­pi­tal, asu­mirá fun­ciones eje­cu­tivas "relacionadas con Riesgos y Estrategia", según la en­ti­dad.

Este golpe de autoridad de los otros Botín clarifica la situación en un banco que sufre un enorme desgaste por la lucha por su control, ya que el segundo mayor accionista es el francés Crédit Agricole, con el 20,1%, que compró la participación que tenía en Bankinter Ram Bhavnani, que destinó a esta entidad las plusvalías obtenidas por la venta de sus acciones en el Zaragozano al británico Barclays Bank. Bankinter, y sobre todo Jaime Botín, aplicó una estrategia que hasta ahora ha impedido la entrada en el consejo de administración de Crédit Agricole, al que consideran un banco competidor, en una situación muy parecida a la de ACS e Iberdrola.

Si entonces el desgaste se llevó por delante a Juan Arena, consejero delegado con Jaime Botín y luego presidente en sustitución de éste, la vuelta al mando de los Botín ha supuesto el cese, disfrazado como dimisión, de Jaime Echegoyen como primer ejecutivo desde 2002. Echegoyen, que no obstante mañana presentará los resultados hasta septiembre, fue becario en el banco en 1978, y diez años más tarde se incorporó a Bankinter, donde ha sido responsable de distintas áreas, como Banca Corporativa, Mercado de Capitales, Banca de Particulares y Canales de Distribución.

Le sustituye María Dolores Dancausa, hasta ahora consejera delegada de Línea Directa Aseguradora, una entidad participada al 50% por Bankinter y por Royal Bank of Scotland y que pasó a ser 100% del banco en 2009, precisamente gracias a Jaime Echegoyen. El ya ex consejero delegado "seguirá ligado al banco a través de distintos proyectos como la Fundación Bankinter". Era la forma de desmentir que Echegoyen se iba como primer ejecutivo a otra entidad financiera.

Dancausa, una mujer que ha hecho toda su carrera profesional en Bankinter, participó en 1994, cuatro años después de llegar al banco, en la creación de Línea Directa Aseguradora, como secretaria general y del consejo de administración. En 2008 fue nombrada como consejera delegada de la aseguradora dedicada a la venta de pólizas de Autos, Motos y Hogar por Internet y por teléfono.

Pedro Guerrero, presidente de Bankinter, además de reconocer a Echegoyen el haber  "situado a Bankinter como la entidad financiera con más baja morosidad del sistema financiero español y mejor calidad de activos, una posición única en el entorno de crisis económica actual", justifica su relevo por María Dolores Dancausa: Es una profesional de la Casa, que ha demostrado su enorme valía al frente de Línea Directa Aseguradora y que, estamos seguros, será capaz de desarrollar con la misma eficacia sus nuevas responsabilidades".

"La incorporación de María Dolores Dancausa abre una nueva etapa donde Bankinter seguirá impulsando un modelo de negocio único y diferenciado, basado en la tecnología, multicanalidad y calidad de servicio;  enfocado al crecimiento rentable y aprovechando las sinergias entre las distintas compañías del grupo y las oportunidades que presente el mercado", señalan en el banco.

Esa exigencia de aprovechar las oportunidades que presente el mercado hace pensar en la posibilidad de una nueva adquisición o incluso en una fusión. Algo que siempre ha sido rechazado por Bankinter.

En Bankinter consideran "especulaciones" que el relevo en el puesto de consejero delegado se base en discrepancias sobre el futuro de la entidad. Crédit Agricole quiere que Bankinter participe en una fusión, para dar más valor a su participación, pero los Botín insisten en mantener la independencia del banco. Y el cambio en la primera línea ejecutiva del banco parece indicar una recuperación del protagonismo de la otra rama de la familia cántabra en Bankinter, a través de Alfonso Botín.

 

 

Artículos relacionados