Galán advierte sobre el extracoste (3.000 millones al año) que supondrán las plantas termosolares

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, ha advertido que "de no revisarse en profundidad y a la baja los actuales objetivos de instalación de plantas solares, los costes del sistema eléctrico español se dispararán en torno a 3.000 millones de euros al año, que habrán de ser repercutidos en la tarifa presente o futura (déficit tarifario). El directivo señaló que "las termosolares se han convertido en la tecnología más cara de entre todas las renovables (320 euros el megavatio hora), con una aportación energética mínima al sistema eléctrico".

Según estimaciones de técnicos de Ibderdrola,se prevé que las termosolares apenas alcanzará a generar el 2% de la electricidad del sistema en el año 2012, para cuando contaría con una potencia instalada de algo más de 2.500 MW. Por el contrario, su coste sería hasta treinta veces el de los sistemas convencionales.

En una conferencia con analistas celebrada el miércoles, el presidente de Iberdrola consideró que "lo peor de la crisis ha pasado y, como se ve en estos resultados, Iberdrola la ha pasado con nota". En su opinión, el ejercicio 2011 "se presenta lleno de oportunidades para seguir creciendo de forma sostenible. Este año ya hay crecimientos de demanda en todos los mercados, con perspectivas de mejoras en la economía".

Para los próximos años, Galán prevé una evolución creciente de los resultados, gracias a las mejoras de eficiencia y a la generación de caja recurrente obtenida por la compañía. A su juicio, el modelo de negocio de la empresa permite reafirmar las perspectivas de crecimiento a 2012, con el objetivo de conseguir un incremento del cash flow que permita fortalecer el balance del Grupo y dotarle de la capacidad de invertir para seguir creciendo en mercados de elevado potencial.

En concreto, apostó por Estados Unidos (en transporte, distribución y renovables); Reino Unido (en transporte, distribución, ciclos, captura de CO2, nuclear y eólica onshore y offshore); Brasil (en distribución, hidroeléctrica y eólica); México (en ciclos combinados y eólica), y España (en hidroeléctrica y eólica).

Por otro lado, el presidente de Iberdrola aseguró que los culpables del déficit de tarifa no son los precios de la generación tradicional, sino la apuesta desmedida por tecnologías inmaduras como las solares. "En los últimos años, los precios del Régimen Ordinario han sido inferiores a los de los países de nuestro entorno. Los problemas en España que han generado déficit son las generosas primas a las solares, que han llevado a que tengamos en algunas tecnologías muchísima más capacidad que en otros países de mayor tamaño", añadió.

En esta línea, indicó que las centrales termosolares funcionan con sol y, cuando no hay sol, con gas, que se está pagando a 720-730 euros el megavatio cuando este combustible apenas recibe en el mercado mayorista 50 euros por megavatio.

En su opinión, la tecnología solar es hoy por hoy "un producto financiero, porque apenas aporta energía al sistema, pero tiene un coste tremendo, que este año puede alcanzar los 7.000 millones de euros, de los que dos terceras partes corresponden a la solar para una contribución energética de apenas el 2% del total". "Si queremos tecnologías caras y ser los primeros de la clase en tecnologías inmaduras, tendremos que pagarlo".

Para Galán, los niveles retributivos de la eólica "están muy en línea o por debajo de otros países", ya que es una solución energética que está siendo utilizada por todos los países. "El problema en España se llama solar. Es un disparate que nos va a llevar a un incremento de costes del 10-12% (3.000 millones al año), que sólo se puede arreglar subiendo precios o paralizando proyectos. Tenemos la energía más cara de Europa porque tenemos las centrales más caras", dijo.

El presidente de Iberdrola también hizo referencia al decreto del carbón nacional, al considerar contradictorio "apoyar las energías limpias y las más emisoras al mismo tiempo, lo que a la larga es un coste adicional para los consumidores y distorsiona el mercado". "Creo que hay un problema social al que hay que buscar soluciones, pero no se arregla estropeando la estructura del mercado ni el modelo actual de lucha contra el cambio climático", añadió.

En cuanto al conflicto de Gas Natural y Sonatrach, Galán señaló que a Iberdrola no le afecta para nada. Por su parte, el director de Negocio Liberalizado, Francisco Martínez Córcoles, consideró muy difícil que se pueda trasladar a clientes o a tarifa el incremento propuesto por el tribunal de arbitraje. Asimismo, indicó que Medgaz entrará en explotación comercial a principios de 2011 y destacó la "relación excelente con Sonatrach", a la que calificó de "empresa seria con la que no ha habido nunca ningún problema".

Respecto al incremento de la participación en Gamesa, Ignacio Galán lo atribuyó a la confianza de Iberdrola en los productos que quiere lanzar la empresa próximamente y en el plan estratégico presentado hace días, que "es coherente y tiene sentido industrial". Así, anunció que en los próximos meses Iberdrola le hará los primeros pedidos de turbinas de 4,5 MW para instalar a partir de 2013. "Creemos que la acción está barata; hemos comprado y seguiremos haciéndolo, siempre sin sobrepasar el límite del 30% del capital".

Preguntado por el déficit de tarifa, Galán expresó su confianza en que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) apruebe la semana que viene el folleto para la colocación. Por su parte, el director Económico-Financiero, José Sáinz, señaló que las agencias de calificación han valorado la garantía del Tesoro y le están dando el rating correspondiente. "Si la operación se llevase a cabo en este momento, tendría muy buena demanda porque el spread del Tesoro está mejorando y saliendo de la zona de contagio. Dependerá del precio que le pongan inversores de renta fija de riesgo soberano, que van a comprar el bono porque tiene la garantía del tesoro", añadió.

 

 

Artículos relacionados