ACS, impulsada por la OPA y la evolución de sus negocios

Las acciones de ACS ganan en el año casi un 16%, habiéndose acumulado un porcentaje importante de esta revalorización en el último mes, es decir, desde que anunció su oferta de compra de la totalidad del capital de su participada Hochtief. Un proyecto que ha disparado su cotización, pese a las dudas que mantienen algunos sectores del mercado de que la operación llegue a buen término.

El grupo que preside Florentino Pérez seguramente habrá pactado previamente con algunos accionistas institucionales una acepción mínima de su oferta, puesto que, una vez realizada la  OPA, la legislación germana permite seguir comprando acciones en el mercado sin necesidad de someterse a nuevos topes de participación, con lo que el objetivo del alcanzar el 50% del capital parece bastante factible. Uno de los motivos del rechazo de la oferta por los gestores de la compañía alemana radica en su falta de prima y a que se cobre en papel, ya que se canjearán ocho acciones de la española por cinco de la germana.

Por ello, la dirección de Hochtief prepara una estrategia defensiva, en la que pretende elevar capital para diluir la participación de ACS y dificultar que alcance sus objetivos. En cualquier caso, el mercado ignora el rechazo germano y valora positivamente el triunfo de la operación, que por lo pronto le permitiría anotarse por aportación global los resultados del grupo alemán en lugar de hacerlo como hasta ahora por puesta en equivalencia, lo que supondría un salto importante en su cifra de beneficio.

Por otra parte, los negocios de ACS siguen evolucionando, como refleja el contrato de 447 millones  de dólares, que acaba de anunciar con el metro de Nueva York, con el que tiene suscritos otros contratos desde el año 2006. Volviendo a la OPA sobre la constructora alemana, el folleto de la oferta fue presentado ayer ante el supervisor bursátil germano (Bafin).

Artículos relacionados