ANÁLISIS

La banca alemana no logra inmunizarse a la crisis

Moody's man­tiene en ne­ga­tivas las pers­pec­tivas del sis­tema ban­cario alemán

Después de oír todo lo que hemos oído sobre el sis­tema fi­nan­ciero es­pañol, la agencia de ca­li­fi­ca­ción de riesgo de cré­dito Moody's se ha ma­ni­fes­tado sobre el sis­tema ban­cario alemán al que man­tiene las pers­pec­tivas ne­ga­ti­vas. Las ra­zones son las mismas por las que se ha te­nido que pro­ducir la re­es­truc­tu­ra­ción de las cajas de aho­rros en España: su frag­men­ta­ción, el ex­ceso de ca­pa­ci­dades y la in­tensa com­pe­tencia entre las en­ti­da­des. Se hu­biera po­dido aplicar al sis­tema es­pañol sin cam­biar una sola coma. Y lo malo es que, por lo que hace re­fe­rencia a los ban­cos, el mapa sigue casi igual que es­taba al prin­cipio de la cri­sis. Las fu­siones apro­badas hasta ahora han ser­vido para poco más que para apo­yarse en­ti­dades que por si solas se tam­ba­leaban ante el ven­daval de la cri­sis.

En el caso alemán, Moody´s concluye que las dudas sobre el futuro del sistema bancario alemán reflejan el severo alcance del impacto de la crisis financiera y la debilidad estructural inherente al sistema bancario que viene de largo. De ahí las serias preocupaciones que muestran ante cualquier duda sobre la deuda soberana de los países donde más han invertido, entre ellos España. Y de ahí su interés por conocer directamente el compromiso que el presidente del Gobierno mantiene con las reformas emprendidas y las que se están negociando en la actualidad, como el futuro de las pensiones y la edad de jubilación.

La autora del análisis realizado por la agencia, Katharina Barten, explica que si se mantiene la perspectiva negativa pese a los pasos decisivos dados hacia la estabilización y además del fuerte relanzamiento de la economía alemana desde finales del primer trimestre de 2009 se debe a que ha sido uno de los más severamente afectados por la crisis y porque hasta ahora el cambio estructural ha sido lento. Añade además la agencia, menos dada a hacer previsiones a más largo plazo, como hace el FMI, que resulta poco probable que se acelere en un futuro previsible.

Los bancos son además intrínsecamente vulnerables, debido al elevado apalancamiento y la baja calidad del capital. De nuevo parece que está realizando la foto de la estructura de capital de las cajas, de las que admite el subgobernador del Banco de España ante diputados de la Comisión del FROB que no se han intervenido para no provocar alarma reputacional.

En el caso específico del sistema alemán las debilidades previas se conjugan con una gran exposición a industrias cíclicas y mercados volátiles.

Moody's admite que las medidas de apoyo del gobierno y la reestructuración que han emprendido han servido por lo que los bancos que se han visto más afectados por la crisis financiera están en mejor posición ahora que en 2009 por el apoyo de capital y de liquidez que han recibido.

Las perspectivas negativas de Moody's se refieren a los grandes de la banca orientados a la banca mayorista y no a los bancos cooperativos y las cajas de ahorro que dominan el sector de la banca minorista y han mostrado una resistencia notable a la crisis.

 

Artículos relacionados