Monitor de Coyuntura

La financiación a las empresas y familias sigue ralentizándose

Desapalancamiento del sector pri­vado al dis­mi­nuir la de­manda de fi­nan­cia­ción y en­du­re­cerse sus con­di­ciones

Ahorro familiar
Ahorro familiar

La re­ce­sión eco­nó­mica está pro­vo­cando, por una parte, el desapa­lan­ca­miento del sector pri­vado, al dis­mi­nuir la de­manda de fi­nan­cia­ción de las em­presas y las fa­mi­lias y al en­du­re­cerse las con­di­ciones de fi­nan­cia­ción. No obs­tante, por otro lado, el de­te­rioro de la co­yun­tura eco­nó­mica está mo­ti­vando un fuerte re­punte del en­deu­da­miento pú­blico al dis­mi­nuir los in­gresos tri­bu­ta­rios y al au­mentar el gasto pú­blico a con­se­cuencia de ma­yores pagos por el sub­sidio de des­em­pleo y por las me­didas de es­tí­mulo eco­nó­mico em­pren­di­das. De esta ma­nera, la tasa de va­ria­ción in­ter­anual de la fi­nan­cia­ción total re­puntó en fe­brero por pri­mera vez desde enero de 2008 y se co­locó en el 6,7%. La mo­de­ra­ción de la fi­nan­cia­ción a las fa­mi­lias es más in­tensa que a las em­pre­sas.

Así, la financiación al sector privado se incrementó el 5,2% en febrero en relación con el mismo mes del año anterior, tasa inferior en 4 décimas a un mes antes y casi un punto menos que en diciembre. La desaceleración de la financiación afectó tanto a las empresas como a las familias, pero fue más intensa en este último caso. 

**La financiación a las familias baja por tercer mes consecutivo.   **

La financiación recibida por las empresas no financieras subió el 6,7% en los últimos doce meses hasta febrero, si bien esta tasa fue inferior en casi 10 puntos a la correspondiente a un año antes. Las emisiones de renta fija de las empresas repuntaron notablemente, registrando una tasa de variación interanual del 21,9%, si bien es una parte reducida del total y accesible sólo a grandes empresas. Mayor fue la contribución de los préstamos del exterior, de 2,1 puntos, cuya tasa de variación interanual se elevó hasta el 9,2%, 8 décimas más que en el mes anterior. 

En cambio, los préstamos de entidades de crédito residentes siguieron decelerándose. El crédito comercial, destinado a la financiación del capital circulante, continuó cayendo hasta mostrar una tasa de variación interanual del 27,2%. Pero también la demanda de financiación para la inversión era floja, a tenor de un descenso interanual del 5,7% de los arrendamientos financieros. 

A su vez, el crédito concedido a los hogares continuó moderándose hasta presentar un crecimiento interanual del 3,0% al final de febrero, frente al 11,8% de doce meses antes. Esta rápida desaceleración es atribuible tanto a los préstamos para la vivienda como al resto de financiación. De hecho, el saldo de financiación a las familias se redujo en febrero en términos absolutos por tercer mes consecutivo. La tasa de expansión interanual de los préstamos para la vivienda cayó 9 puntos en los últimos doce meses, hasta el 3,2%, a pesar del descenso del tipo de interés euríbor a un año, ampliamente utilizado como referencia, en 2,2 puntos en ese periodo. Este tipo de interés continuó bajando en promedio mensual en marzo hasta el 1,909%, reflejando la perspectiva de nuevos recortes del tipo de interés oficial del Banco Central Europeo y unas menores tensiones en el mercado interbancario. 

La intensificación de la recesión económica y la escalada del paro siguieron propiciando el repunte de la morosidad. De esta manera, la tasa de dudosidad del conjunto de entidades crediticias se situó en el 4,2% en febrero, más de 3 puntos por encima del nivel de febrero de 2008. El alza de la morosidad ha traído aparejado un aumento del número de ejecuciones hipotecarias, que en 2008 fueron más del doble de las registradas en el año precedente según datos del Consejo General del Poder Judicial. 

Las necesidades financieras de las administraciones públicas suben el 18% en los últimos doce meses.   Por lo referente a las administraciones públicas, sus necesidades de financiación ascendieron el 18,1% en los doce últimos meses, frente a una tasa negativa del 4,6% en febrero de 2008. El mayor aumento de la financiación correspondió a los instrumentos a corto plazo, como las letras del Tesoro, con una subida interanual del 67,6% de su saldo. Por su parte, los valores a medio y largo plazo se elevaron el 13,2%. 

**Los depósitos bancarios aumentan más que los créditos **

En los últimos meses mejoró notablemente la situación de liquidez de las instituciones financieras gracias a la paulatina normalización de los mercados interbancarios, a las subastas del Fondo de Adquisición de Activos Financieros promovido por el Gobierno y a los avales del Estado para nuevas emisiones. Con todo, las entidades mantuvieron la presión de sus campañas comerciales para captar depósitos de la clientela, si bien, lógicamente, bajaron las remuneraciones al compás de las rebajas del tipo de interés oficial del Banco Central Europeo. De todas formas, la retribución media de los depósitos continuaba superando sensiblemente la inflación. 

**Se cierra un poco la brecha entre el saldo de créditos y depósitos.   **

De este modo, en los últimos doce meses hasta febrero, los depósitos del sector privado en las entidades de crédito aumentaron en 132.849 millones de euros, superando la correspondiente variación de los créditos. Así, se cerró un poco la brecha entre el saldo de créditos y el de depósitos. 

La mayor elevación en los últimos doce meses correspondió a las imposiciones a plazo, que subieron el 21,7%, si bien esta tasa era algo inferior a la anotada en los meses precedentes. En cambio, las cuentas a la vista y de ahorro se avivaron, y el incremento interanual del saldo de las primeras pasó a ser positivo. 

En este contexto, otro generalizado producto de ahorro, las participaciones en los fondos de inversión mobiliaria, continuó sufriendo la competencia de los depósitos. Así, en marzo anotaron reembolsos netos por un importe de 1.837 millones de euros. Casi todas las modalidades experimentaron retiradas netas, a excepción de los garantizados de renta fija, de la renta fija internacional y de la renta variable de Estados Unidos. 

La mejora de la situación de los mercados financieros internacionales en marzo, en especial de la renta variable y en los mercados emergentes, dio un respiro y permitió que la rentabilidad media mensual fuese del 0,29%. Sin embargo, el rendimiento medio anual seguía siendo negativo, del 3,6%, pero con una gran dispersión. Así, la rentabilidad oscilaba entre el 3,7% de la renta fija internacional y las minusvalías del 42,1% de la renta variable emergente. De esta manera, el patrimonio de los fondos de inversión mobiliaria registró un decremento mensual de 1.493 millones de euros, sensiblemente menor que en los meses previos, y se colocó en 161.325 millones de euros, con una caída interanual del 26,2%. 

**Mejora la rentabilidad de los fondos de inversión mobiliaria en marzo.   **

El patrimonio de los fondos de inversión libre, los denominados hedge funds, siguió disminuyendo hasta situarse en 1.092 millones de euros. Por su parte, los fondos de inversión inmobiliaria tampoco pudieron sortear la crisis y su patrimonio bajó en 300 millones de euros en el mes, hasta 6.770 millones de euros. La rentabilidad media ponderada de estos fondos en el último año resultó negativa, del 5,6%. 

 

Artículos relacionados