Monitor Ibérico

En Portugal relacionan al yerno de Aznar con tráfico ilegal de armas

Alejandro Agag de­cla­rará ante el Parlamento sobre ope­ra­ciones del Banco Portugués de Negócios, que lo con­trató como asesor

Alejandro Agag con José María Aznar
Alejandro Agag con José María Aznar

Aunque el tér­mino sos­pe­choso uti­li­zado en Lisboa no sea quizás el más apro­piado, lo cierto es que el yerno de José María Aznar, Alejandro Agag, tendrá que com­pa­recer ante una co­mi­sión par­la­men­taria que in­ves­tiga en Portugal al­gunas os­curas ope­ra­ciones rea­li­zadas por el Banco Português de Negócios (BPN), que fue na­cio­na­li­zado en no­viembre 2008, con un "agujero" de 1.800 mi­llones de eu­ros. Muy vin­cu­lado al Partido Social Demócrata (PSD), que ocupa el mismo es­pacio ideo­ló­gico que el Partido Popular, el BPN con­trató a Agag como "asesor" en 2002, cuando Portugal tenía al frente del go­bierno al ac­tual pre­si­dente de la Comisión Europea José Manuel Durão Barroso. Agag tendrá que con­testar a pre­guntas re­la­cio­nadas prin­ci­pal­mente con la com­pra-­venta de "sociedades fan­tasma" re­si­den­ciadas en Puerto Rico y cuyo dueño - quizás fic­ticio - era un pre­sunto tra­fi­cante de armas li­ba­nés, Abdul El-Assir, con el cual el yerno de Aznar ya había hecho antes al­gunos ne­go­cios. También se le re­clama "información" sobre al­gunas ope­ra­ciones in­mo­bi­lia­rias, tanto en Portugal como las rea­li­zadas por em­presas fi­liales lusas en España.

La comisión parlamentaria lusa no se interesa únicamente por el papel que tuvo Agag a partir de 2002, como asesor del BPN y de la Sociedad Lusa de Negocios (SLN), dueña del banco. Sus señorías se interesan principalmente por los negocios realizados en España por otras empresas lusas, como Energías de Portugal (EdP), que controla Hidrocantábrico. Y hay también unas preguntas relacionadas con operaciones inmobiliarias en Madrid: Agag deberá explicar cómo es que su "socio" El-Assir pudo comprar tres inmuebles a Metrovacesa, con créditos facilitados por el BPN, que al parecer sería el propietario oculto de los inmuebles. La curiosidad de la comisión de investigación abarca además etapas anteriores a la contratación de Agag por la BPN: unas supuestas ventas de armas a Maruecos, con fecha de 1994, y que fueron  presuntamente realizadas por El-Assir. El yerno de Aznar deberá esclarecer igualmente el papel que tuvo, al lado del empresario libanés, en un negocio fallido de venta de armas de Santa Bárbara a países árabes no identificados.

Con estas y otras preguntas, lo que la comisión parlamentaria lusa intenta averiguar es si Agag ha "intermediado" las operaciones ilícitas investigadas, y sus relaciones con los principales responsables del BPN y de la SLN. En cabeza de lista figura el fundador del grupo, José Oliveira Costa, que ejerció la presidencia entre 1998 y 2008, prácticamente sin rendir cuentas de lo que hacía a su consejo de administración ni al Banco de Portugal (BdP). Oliveira Costa lleva ya cuatro meses en detención preventiva, bajo la acusación de fraude, lavado de dinero, evasión fiscal y falsificación de documentos. Quien está siendo también muy cuestionado es el ex-administrador del banco, Dias Loureiro, que contrató a Agag como "asesor". Antes de entrar en el BPN, Dias Loureiro había sido ministro del Interior en el gobierno del actual Presidente de la República Cavaco Silva, quien le ha nombrado Consejero de Estado. Su nombre está siendo muy vinculado a El-Assir y a supuestas ventas de armas.

Lo más probable es que el yerno de Aznar niegue su participación directa ni indirecta en las presuntas operaciones ilícitas del BPN, que es lo que han hecho todos los ex-responsables del banco ya interrogados por la comisión parlamentaria. Pero lo que está fuera de duda es que fue un "asesor" muy activo e influyente del BPN, que también tuvo en nómina a un ex-ministro del Interior de Felipe González, Antoni Asunción. Hace poco, el diario "Público" hizo referencia a un documento fechado en 2004, donde el ex-presidente del banco Efisa (fílale del BPN), Abdool Vakil, "recordaba" a la administración del grupo que Agag no había cobrado aún las comisiones a que tenia derecho por su asesoría, como intermediario en las compra de unas "off shore" en Puerto Rico, e igualmente en operaciones relacionadas con las actividades de EdP en España. El supuesto vendedor de las "off-shore" puertorriqueñas, que han supuesto para el BPN una pérdida de 40 millones de euros, fue El-Assir, que habría contado con la participación de Agag y de Dias Loureiro.

Artículos relacionados