Monitor Ibérico

Según su pre­si­dente, existe un po­ten­cial cre­ciente de re­va­lo­ri­za­ción

La Bolsa de Lisboa intenta hacerse más visible a empresas e inversores españoles

Nace el Iberian Índex, que in­tegra a los treinta va­lores ibé­ricos más im­por­tantes

Bolsa de Lisboa
Bolsa de Lisboa

Pese a la pro­xi­midad geo­grá­fica y a la in­ter­co­ne­xión cre­ciente de las dos eco­no­mías ibé­ri­cas, y pese igual­mente a su in­te­gra­ción a NYSE Euronext, que cons­ti­tuye la mayor pla­ta­forma bur­sátil mun­dial, la Bolsa de Lisboa no acaba de con­vencer a las grandes em­presas ni a los in­ver­sores ins­ti­tu­cio­nales es­paño­les. Sin em­bargo, ahora es po­sible que la si­tua­ción cambie rá­pi­da­mente, o eso cree el pre­si­dente de Euronext Lisbon, Miguel Athayde Marques, tras la puesta en es­cena de un nuevo ín­dice bur­sá­til: el Iberian Índex, que in­tegra los treinta va­lores ibé­ricos (diez lusos y veinte es­paño­les) con mayor peso y li­quidez bur­sá­til. La idea es sen­ci­lla: según los di­ri­gentes de Euronext Lisbon, Iberian Index hará que mu­chos in­ver­sores que operan con va­lores es­pañoles e ig­noran aun prác­ti­ca­mente la Bolsa de Lisboa, in­viertan tam­bién en va­lores lu­sos, aunque lo hagan de ma­nera in­di­recta, a través del nuevo ín­dice bur­sátil ibé­rico.

Miguel Athayde Marques lleva tiempo lamentando que las grandes empresas españolas que cotizan en la Bolsa de Madrid, y muchas de las cuales desarrollan en Portugal una parte de  sus actividades, no hagan lo propio en la Bolsa de Lisboa. Los casos más llamativos, quizás, son las grandes constructoras y concesionarias de servicios como ACS, FCC y Ferrovial, el grupo de moda Inditex, Repsol, las eléctricas Iberdrola y Endesa, etc... De ahí, que la presencia española en el mercado bursátil del país vecino sea poco menos que residual, puesto que no va más allá del Santander, del Banco Popular y de Sacyr, y sobre todo fue más el resultado práctico de la adquisición de empresas portuguesas que ya cotizaban en la Bolsa de Lisboa. Eso fue lo que paso también con Europac, tras la compra de Gescartao, hasta que el pasado mes de agosto llegó a la conclusión de que su presencia en la Bolsa de Lisboa ya no tenía ningún interés.

Y lo mismo pasa con los inversores institucionales españoles, que sólo manifiestan un interés muy limitado por los valores lusos. Todo lo contrario pues de los inversores portugueses, que por regla general apuesta fuerte en los valores españoles. Así, pese a que la Bolsa de Lisboa esté ahora integrada a principal plataforma bursátil mundial NYSE Euronext, con todo lo que eso conlleva de oportunidades y de facilidades de cara a la diversificación de las inversiones, la Bolsa de Madrid actúa aun como un imán junto de los inversores lusos. Y lo cierto es que es una apuesta muy rentable: teniendo el 2001 como punto de referencia, que es lo que hace Euronext Lisbon para promocionar el nuevo Iberian Index, el índice de referencia luso PSI-20 sólo obtuvo una rentabilidad del 8,1%, frente a los 42,5% obtenidos por el Ibex-35. Con lo cual, la aportación española hace que la rentabilidad media del Iberian Index alcance los 25,2%.

El mayor atractivo de la Bolsa de Madrid, para un inversor portugués, reside también en la dimensión del mercado español, que con una capitalización de 487.000 millones de euros tiene un peso que es siete veces superior al del mercado luso (68.000 millones). Y lo mismo pasa con la riqueza nacional de los dos países ibéricos, puesto que el PIB portugués representa un 13% del español. Con lo cual, la "ponderación" del Iberian Index, no tiene nada que ver con la realidad económica y bursátil de los dos países vecinos: aunque la capitalización del PSI-20 alcance el 14% de Ibex 35, ocurre que la decena de grandes empresas lusas que integran el nuevo índice de Euronext Lisbon tendrán a la salida un peso global del 16,12%. La explicación está en el hecho que ninguna empresa podrá tener une ponderación superior al 10%, penalizando los grupos españoles, como Santander, Iberdrola, Telefónica, BBVA y Repsol.

Sin embargo, lo importante para la Euronext Lisbon es que con el Iberian Index la Bolsa de Lisboa tendrá una mayor visibilidad internacional, de cara principalmente a los inversores institucionales que operan habitualmente con valores españoles y ignoran que Portugal también tiene grupos punteros, como Portugal Telecom, Energías de Portugal (EdP), Galp Energia, Cimpor, Brisa y Sonae. De ahí, pues, el entusiasmo con que Miguel Athayde Marques saluda la puesta en escena del Iberian Index. "Muchos inversores internacionales que carecen de información sobre el mercado bursátil portugués, ya pondrán ahora invertir igualmente en Portugal, a través el nuevo índice de Euronext Lisbon".

Más concretamente, el objetivo de la operación, es traer a Portugal inversores que operan en España y que en estos momentos de salida de la crisis, buscan diversificar la inversión, y solo necesitaban un  instrumento como el Iberian Index para entrar en la Bolsa de Lisboa, cuyo índice PSI-20 gana un 33% este año.

El Iberian Index representará también nuevas oportunidades de negocio para los operadores de mercado, que estudian ya el desarrollo y el lanzamiento de nuevos productos financieros vinculados al nuevo índice de Euronext Lisbon, que intenta sacar provecho, igualmente, de la creciente y irresistible integración de las dos economías ibéricas. No hay que olvidar, por ejemplo, que casi una tercia parte de las exportaciones lusas tienen España como destino; que ambos países ultiman la integración de sectores tan llamativos como el de la electricidad y del gas; o que hay más de 1.000 empresas españolas instaladas en Portugal y medio millar de lusas en España. Así, pues, al margen de unos sectores nacionalistas muy minoritarios, que para mantenerse a flote cultivan aun la imagen anacrónica del patriotismo luso ferozmente anti-español, la realidad ibérica va por caminos distintos, y el Iberian Index es buena prueba de ello.  

Artículos relacionados