La UE y el FMI pre­sionan a los Gobiernos para li­mitar los fondos pú­blicos

Las ayudas a la banca tienen los días contados

El Banco de Inglaterra des­vela que con­cedió 61.600 mi­llones de li­bras al RBS y al HBOS para evitar la quiebra

Juan Ramón Quintás
Juan Ramón Quintás

Como temen los má­ximos di­ri­gentes del lobby de las cajas es­paño­las, cada vez son ma­yores la pre­siones que los or­ga­nismos in­ter­na­cio­nales están ejer­ciendo para poner tér­mino a las ayudas pú­blicas con­ce­didas al sector fi­nan­ciero. El pre­si­dente de la CECA, Juan Ramón Quintás. ha ur­gido al Gobierno en va­rias oca­siones a ace­lerar la puesta en prác­tica del plan de sa­nea­miento del sector antes de que el resto de países aca­bara de aplicar los suyos y em­pe­zara a pre­sionar para la re­ti­rada total de las me­didas de apoyo. Pues es lo que está ocu­rriendo a día de hoy, cuando to­davía no se sabe cómo quiere el go­ber­nador de Banco de España. Miguel Ángel Fernández Ordoñez, que se reor­denen las cajas y se haga lo propio y ne­ce­sario en la banca. De hehco, el FMI y la Comisión Europea con­si­deran que ya ha lle­gado el mo­mento de pre­parar el final de los dis­po­si­tivos de ayuda pú­blica ma­siva al sec­tor.

Coincide esta propuesta con la revelación del gobernador del Banco de Inglaterra de que en el otoño de 2008 prestó en secreto al Royal Bank of Scotland (RBS) y al HBOS 61.600 millones de libras (68.200 millones de euros o 102.000 millones de dólares) para evitar que la pérdida de confianza se extendiera a todo el sistema financiero.

Revelación muy interesante que muestra el caos en el que ha metido el Gobierno británico a su sector financiero. Como suele ser habitual a partir de desastres en el sector del Reino Unido, ahora se esperan riadas de tinta de la sesuda prensa financiera británica atacando lo mal que está el sector español.   

Por su lado, el encargado de realizar la advertencia del FMI fue su director gerente. El hiperactivo Dominique Strauss-Kahn, tras resaltar que los ciudadanos no aceptarán ir a salvar de nuevo al sistema financiero con dinero público-, volvió a proponer el equivalente de un fondo de garantía de depósitos similar al existente en España, y que tantos estudiosos parece tener.

Con el conocimiento que le da haber recorrido prácticamente todos los países más relevantes del mundo en el último año, Strauss-Kahn comentó en la conferencia organizada en París por la revista "The Economist" sobre el futuro de la banca, que si se reprodujera una crisis financiera como la que se acaba de vivir en el mundo la reacción sería extremadamente violenta.  

En esa misma conferencia se había manifestado en términos muy similares horas antes el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia. Para el español, las prioridades del sector bancario son empezar a preparar la salida de las ayudas estatales a la banca al tiempo que se comienzan a sanear sus balances financieros.

La perla del sector procedente del Reino Unido la puso el gobernador del Banco de Inglaterra al revelar que en el otoño de 2008 prestó en secreto al Royal Bank of Scotland (RBS) y al HBOS 61.600 millones de libras (68.200 millones de euros o 102.000 millones de dólares) para evitar que la pérdida de confianza se extendiera a todo el sistema financiero.

Mervyn King aseguró que el dinero entregado entre octubre y noviembre fue devuelto íntegramente en enero de este año y que el banco actuó en su condición de prestamista en última instancia.

King justificó en varias ocasiones de su intervención el secretismo de las medidas porque hacer públicos estos préstamos hubieran causado mayor inestabilidad en el sistema en el apogeo de la crisis.  

 

Artículos relacionados