Los inversores de alto riesgo toman posiciones a la baja en el BBVA

Las ex­pec­ta­tivas del BBVA, con­tra­ria­mente a las de otros va­lores ban­ca­rios es­paño­les, co­mienzan a de­can­tarse por la línea ba­jista ge­neral que apunta el mer­cado. Dos he­chos pa­recen ahondar en el pro­nós­tico. De un lado, el banco ha in­cre­men­tado no­ta­ble­mente la au­to­car­tera en las úl­timas se­ma­nas, lo que de­muestra una pre­sión ba­jista. Por otro, al­gunos in­ver­sores ins­ti­tu­cio­nales ex­tran­jeros han co­mu­ni­cado a la CNMV que man­tienen po­si­ciones ba­jistas a corto en la en­ti­dad.

 

 

Uno de ellos es Philip Falcone, uno de los gestores de fondos de alto riesgo, que ayer comunicó a la CNMV, dentro del cumplimiento de la nueva normativa sobre posiciones a corto, que mantiene desde hace dos semanas una posición a corto sobre el 0,39% del capital del banco, que ha ampliado al 0,45% en los últimos días. 

Los analistas financieros consideran que este inversor, muy conocido por su tendencia al riesgo a travcés de sus múltples brazos financieros, va en contra de lo que están haciendo otros "hedge funds", que en las últimas fechas han retirado sus posiciones en otros bancos, como es el caso del Popular y del Sabadell. La forma de actuar en posiciones bajistas consiste en vender acciones para luego volver a comprarlas mucho más baratas, en movimientos claramente especulativos.

Ayer ya informabamos en esta página que, el pasado 6 de octubre, el BBVA comunicó a la CNMV que ha elevado su autocartera del 1,325% al 3,41%, tras acumular  127,8 millones de acciones propias, que tienen un valor de mercado de 1.400 millones de euros. BBVA tiene declarada esta presencia como participación indirecta, es decir, por cuenta de sus clientes y mantiene depositadas los títulos en las filiales BBVA Seguros, Corporación Financiera y Continental Bolsa SAB.

Artículos relacionados