Portal de información empresarial y financiera fundado en 2004
 
Cotizaciones:
Actualizados el viernes 17 de febrero a las 10:40

Today's News Links

The Economist alaba la reforma laboral de Rajoy y carga contra los sindicatos

Alfredo R. Mendizabal.- La revista británica The Economist, uno de los medios de difusión especializada con mayor influencia y penetración en todo el mundo, da su bendición urbi et orbi a la reforma laboral del Gobierno Rajoy. Y no se queda en eso, sino que arremete con dureza contra los sindicatos. Los hace indirectamente responsables de que el nuevo marco legal tenga o no éxito. Pero ni las alabanzas al Gobierno son entusiastas ni los reproches a las centrales sindicales insultantes. Se trata de un texto analítico que aparece en el número que se pone a la venta este fin de semana. Lleva por título 'Un cambio que puede ser más radical de lo que parece a primera vista'. Como singularidad, el número de menciones en el artículo de algunas personalidades: el presidente Rajoy, una vez; el ministro de Economía, Luis de Guindos, tres veces; la ministra de Empleo, Fátima Báñez, cero veces.

A The Economist le llama la atención el problema de los miembros del Gobierno con los micrófonos: en dos ocasiones que han sido cazados en conversaciones más o menos reservadas, ambas han sido sobre la reforma laboral. Rajoy presagió que le iba a costar una huelga general, y Guindos avanzó que la nueva legislación sería muy agresiva. Con este foco de acción y con unas tasas de paro del 23% en la población en general y del 47% en los jóvenes, 'se esperaba una simplificación radical de las rígidas leyes laborales' existentes.

A esta 'tercera reforma en dos años', la revista la llama 'un batiburrillo de medidas', pero que en el fondo supone una 'devaluación interna' como 'herramienta de supervivencia' en la recesión dentro de la eurozona. El salario medio bajará, con lo que mejorará la competitividad, aumentarán las exportaciones y con el tiempo se irán creando empleos. Tal como exprime The Economist las medidas, el zumo de la reforma que le sale se basa en dos puntales: el despido 'más fácil y más barato' y los cambios en la negociación colectiva, al permitir el descuelgue de los convenios y la introducción de horarios más flexibles con menos horas de trabajo y menos salario. El semanario no se hace ninguna ilusión sobre la rapidez de eficacia de la reforma: España, que ha destruido 2,9 millones de puestos de trabajo en cuatro años, 300.000 de ellos sólo en el trimestre pasado, pude perder todavía otros 400.000 empleos este año.

Pero la nueva herramienta de la flexibilidad es una oportunidad, y The Economist recuerda en este punto que la legislación laboral anterior se remontaba a los tiempos del franquismo. Esa legislación 'ha condenado a la mitad de los trabajadores al desempleo o a empleos temporales mientras el resto disfrutaban de contratos blindados con enormes indemnizaciones por despido'. La novedad ahora es que esa división entre unos y otros trabajadores queda ahora más difusa 'y por tanto puede llevar a más gente a empleos estables'.

Las últimas líneas son las que contienen la advertencia ante lo que vayan a hacer o dejar de hacer los sindicatos, con un mensaje velado de que la vía del conflicto y las huelgas no sería buena: 'El decreto llega tras el acuerdo en enero entre empresarios y sindicatos para limitar las subidas salariales durante los próximos tres años. Pero su éxito en cuanto a crecimiento puede depender de la opción que tomen los sindicatos entre proteger los puestos de trabajo y mantener los sueldos de sus miembros'.

* * *

Madrugada de viernes con gran revuelo en Alemania tras la petición de la fiscalía de Hannover al Bundestag para que retire la inmunidad al presidente Christian Wulff por supuestos sobornos en Baja Sajonia. Parece que se se le acaba el tiempo tras meses de marear la perdiz: una encuesta del Frankfurter Allgemeine Zeitung revela que el 82% de los ciudadanos quieren que dimita, otra en Tagesschau eleva el porcentaje al 92 y un editorial de Financial Times Deutschland dice que Merkel o alguien le debería decir que cuanto antes se vaya, mejor.

Los titulares de primera plana y de los digitales tratan de comprender y explicar qué ha pasado para el desplome de la Bolsa y en especial de los bancos. Ocurrió en un día muy especial: coincidieron el nuevo hachazo de Moody's, la aprobación en el Congreso de la reforma financiera, los datos del INE sobre la recesión, el aviso de Bruselas de que las pensiones así no son sostenibles, la colocación de una nueva emisión de deuda pero con subida de prima de riesgo y el levantamiento de la prohibición a las posiciones cortas por parte de la CNMV.

Algunos medios achacan el castigo a las dudas sobre el rescate a Grecia, pero esa variable no ha influido en otras Bolsas europeas: Grecia asusta a los mercados (ABC); los especuladores y las dudas sobre Grecia hunden a los bancos en la Bolsa (El Mundo). Otros lo atribuyen todo la decisión de la CNMV: la banca se hunde en Bolsa tras volverse a autorizar la especulación a la baja (Público); 'tormenta perfecta' en la Bolsa: la banca pierde 4.936 millones con la vuelta de los especuladores (La Razón); la bolsa recibe con un batacazo en el sector financiero el fin del veto a los especuladores (El Plural); el regreso de las ventas a corto deja al Ibex en terreno negativo en el año (Cinco Días).

Algunos simplemente titulan con los datos: los mercados arrecian su castigo a España pese a las duras reformas y los bancos sufren los peores retrocesos bursátiles de la jornada; el Tesoro paga más en la subasta de bonos tras romper la racha (El País). Pero en el editorial 'Algo más que reformas' vuelve a la cuestión griega: los mercados castigan la indecisión sobre Grecia y esperan políticas de reactivación.

Incluso se desgrana una batería de datos demoledores, tal vez en el periódico que menos se podía esperar: el desplome del consumo de las familias condena a España a una nueva recesión: el PIB del último trimestre de 2011 se redujo un 0,3%; cayeron las inversiones, las exportaciones, el empleo y los salarios; batacazo de los bancos, que hacen peder al Ibex un 2,10%; la gasolina, a 1,4 euros el litro, alcanza su máximo histórico; el Gobierno advierte de que en los próximos meses la situación “irá a peor” (La Gaceta). Para compensar, Daniel Badía cuenta en Expansión que China apoya al Gobierno y le ha echado una mano con la compra de 1.000 millones en deuda pública.

Hay bastante énfasis en la situación económica general. Como Raquel G. Pico en Expansión: el desplome del consumo y del gasto público hunde a España en la recesión. O como Carlos Sánchez en El Confidencial: el PIB cae a niveles de 2007 a pesar de contar con dos millones más de habitantes: España se aleja de la renta media de la UE. O como Juan L. Mesa en Capital Madrid: la reforma laboral aploma la mora bancaria: el Banco de España publica este viernes los datos de la morosidad próxima al 8%, con una correlación del incremento de los impagos de los créditos proporcional a la evolución de la tasa de paro, que se disparará en los próximos meses.

Sector financiero. Según A. Perona en Cinco Días, faltan por aclarar 19.000 millones de euros en provisiones bancarias, con siete entidades medianas que concentran el 36% del saneamiento del ladrillo. Según Miguel M. Mendieta en el mismo diario, Guindos logra máximo apoyo a la reforma que deberá activar el crédito. Según José Hervás en Capital Madrid, Pizarro se pone del lado de De Guindos y aísla un poco más a Bankia, en medio de la tensión entre los equipos de Economía y Hacienda y las críticas a algunos de los nombramientos de los ministros. Según Edurdo Segovia y C. Hernanz en El Confidencial, BMN opta como favorito del Gobierno para hacerse con el Banco de Valencia, venta que comenzará el 21 de febrero. Según Eulogio López en Hispanidad, Castellano promete al Gobierno que Novacaixa Banco no le costará un euro.

Otras novedades. El Gobierno limita a 100.000 euros sueldo máximo en las empresas públicas: el Consejo de Ministros aprueba hoy una nueva medida de austeridad en el sector público (Paloma Cervilla en ABC). La Razón: los gerentes del sector público no cobrarán más de 100.000 euros: el Consejo de Ministros revisará hoy sus sueldos y dará 5.000 millones a los Ayuntamientos a través del ICO (Carmen Morodo en La Razón). Un sindicalista con 181.000 € de sueldo lidera la protesta: José Ricardo Martínez, secretario general de UGT de Madrid, los cobró como consejero de Caja Madrid y ha entrado en la corporación Cibeles (Carlos Segovia en El Mundo). El desastre del servicio de empleo: 10.000 funcionarios, 250 millones de coste y el 2,7% de los contratos; el Gobierno se propone reducir el gasto en prestaciones gracias a las agencias privadas de colocación (Federico Castaño en Vozpópuli). La salida de talentos enciende todas las alarmas: Alemania y el Reino Unido captan titulados en España, de donde en el 2011 emigraron 62.000 personas, con el reto de futuro de garantizar el retorno de los licenciados que ahora se marchan del país (Josep Playà en La Vanguardia). Margallo se plantó y dijo ‘no’ a la exigencia de Moncloa de colocar a Trillo en Washington. Aceptó mandarlo a Londres pero le ha quitado Gibraltar: el ministro quiere llevarlo él (Confidencial Digital).

* * *

Todo esto, y más, en los enlaces aquí abajo: sólo tiene que pinchar en cada uno de los títulos para que el enlace le lleve a la información o artículo original elegido. Al pinchar en la cabecera de cada medio, el enlace le llevará a la página inicial del mismo.

Crisis/ Economía/Reformas

Spain/Espagne/Espanha/Spagna/Spanien/España/ Испания

UE/Europa