Portal de información empresarial y financiera fundado en 2004
 
Cotizaciones:
Actualizados el viernes 25 de noviembre a las 11:23

Today's News Links

Arrecia el huracán sobre el euro mientras llaman a Rajoy la 'esfinge muda'

Alfredo R. Mendizabal.- La portada del número de The Economist a la venta este fin de semana da miedo con una dosis de euro de las galaxias. Sobre fondo negro negrísimo, una moneda de un euro flamígero con cola de fuego por efecto de la velocidad espacial se precipita en caída imparable hacia lo desconocido. Calado por blanco, un título en forma interrogativa pero enervante: '¿De verdad que esto es el fin?'. El significado del mensaje lo ha detectado inmediatamente Luis Garicano, que reproduce la portada en Nada Es Gratis. Y puesto ya a hacer una revista de prensa en sus ratos libres, el profesor de la London School of Economics también se hace eco de las versiones sobre los preparativos en bancos británicos, con los stress tests correspondientes, en caso de rupura de la eurozona. La prensa internacional está a rebosar de informaciones similares, más o menos terroríficas. Por ejemplo, y sin salir de The Economist, dos artículos sobre España y Mariano Rajoy. Si la semana pasada presionaba al líder del PP con un 'mañana is too late', ahora le da una palmadita amistosa: 'El mañana es de Mariano'.

En su análisis electoral, la revista ve que Rajoy ha recibido 'un poderoso mandato para el cambio' y que el próximo presidente y España están ante 'una oportunidad histórica'. Pero con el argumento que se ha convertido en mantra sobre lo que tiene que hacer, repite que 'sólo una actuación urgente puede aflojar la presión' de los mercados sobre la deuda pública española. Sin que suene a crítica, uno de los artículos trata de describir la situación de indefinición de estos días: 'Por ahora, el líder se parece a una esfinge y permanece mudo'. Sin embargo, el autor sí recoge el mensaje de Cospedal a Europa en el sentido de que si el país cumple y hace sus deberes, también quiere que se le reconozca el esfuerzo. The Economist se mantiene a la expectativa en función de que todavía no está en La Moncloa, aunque le anima con la opinión de que sus intenciones parecen prometedoras. A quien le da un tirón de orejas es a Merkel: 'A la postre, España debe tener el apoyo de Merkel y del BCE. Ellos primero quieren ver las reformas. Pero si retienen esa ayuda demasiado tiempo, los mercados golpearán antes'.

El segundo artículo de The Economist sobre España concreta algo más de lo que se espera de Rajoy en Europa: a ver cómo afronta los graves problemas de las economía española. En este punto critica con dureza a Zapatero porque su 'frivolidad política' impidió actuar a tiempo contra la crisis. Le reconoce su ejecutoria de liberalización en cuestiones sociales, pero no en economía. Cree que Rajoy está hecho de otra pasta y es más disciplinado. Y ahí es donde la revista menciona las reformas pendientes: acabar con la reestructuración bancaria, darle la vuelta al mercado laboral y en especial recomponer la 'exagerada descentralización'. Se pregunta '¿un país o 17?'. Su respuesta es que el Gobierno central debe recuperar transferencias cedidas a las CCAA si Rajoy quiere cumplir las metas de reducción de déficit y si quiere que en Europa se vea que va en serio.

Un artículo de Dave Shellock en Financial Times también analiza por qué sigue la presión financiera sobre la deuda española. Su conclusión fundamental es que la elección de Rajoy llega tarde. Es una crítica indirecta al calendario que ha dictado Zapatero. El mundo financiero habría acogido las elecciones como agua de mayo si se hubieran celebrado precisamente en esa fecha, hace seis meses. Ahora la situación se ha deteriorado tanto en España y en toda Europa que no cabe hueco para la euforia: 'El fracaso de los dirigentes de la UE a la hora de hacer un cortafuegos en torno a Italia y España ha llevado el mercado de bonos de la eurozona a un estado cercano al colapso'. Y una advertencia, aparte de la consabida prisa para poner en marcha las reformas pendientes: si el objetivo de déficit del 6% este año se desvía al 7%, los mercados no van a reaccionar positivamente.

En relación con la crisis global del euro, los medios extranjeros se han superado a sí mismos en las últimas horas con sus titulares y sus planteamientos, señal de los nervios que corren por las venas de sus profesionales. Para acompañar a la portada que alude al fin del euro, The Economist publica artículos con títulos igual de sugerentes, como 'el euro que se hunde' o 'Angela Merkel, la nueva Canciller de Hierro'. The Independent destaca que la aparent sintonía Merkel-Sarkozy en la rueda de prensa en Estrasburgo 'esconde disensiones clave'. The Guardian viene a decir que el miedo se apoderó de los mercados cuando Merkel descartó la intervención del BCE para atajar la crisis. En The Daily Telegraph, Jeremy Warner se inventa un neologismo con evocaciones del apocalipsis: 'Se aproxima el euroggedón, la muerte de una moneda'. Y alerta de que va siendo hora de pensar en lo que era impensable, que 'el euro está dando realmente sus últimos pasos'.

Dos grandes diarios coinciden en informar sobre un aspecto al que se le ha prestado escasa atención, y menos en Alemania. Sebastian Mallaby dice en Financial Times que es Alemania precisamente el país que más se ha beneficiado durante la etapa anterior a la crisis, mientras Irlanda y España han sufrido problemas en su sistema financiero 'porque la política monetaria era demasiado alemana'. Y en The New York Times, Stephen Castle escribe: 'La parte buena de la crisis del euro para Alemania: desde 2009, Alemania y unos pocos países se han beneficiado apreciablemene de una financiación barata porque los inversores desviaban su dinero de otros activos con más riesgo'. Esa racha es la que se rompió cuando el miércoles no pudo colocarse del todo una emisión porque la rentabilidad era demasiado baja.

En la prensa alemana, Der Spiegel ofrece en su versión en inglés un reportaje a fondo y bastante largo que puede servir de ilustrativa lectura para el fin de semana. El título es ideal: 'El regreso de la Señora No'. Y lo amplía: 'Por qué Merkel sigue opuesta a los eurobonos'. Entre otras cosas, comenta la primicia de Financial Times Deutschland el jueves que se mencionó en este resumen de enlaces: que la canciller podría llevar un regalito a la próxima cumbre europea del 9 de diciembre en Bruselas, el levantamiento del veto a los eurobonos. Frase textual del portavoz en el parlamento de la coalición conservadora gobernante: 'Nosotros nunca decimos nunca. Sólo decimos no a los eurobonos bajo las actuales circunstancias'. Es decir, que si se avanza en la unión fiscal con sus cláusulas punitivas, será otra cosa.

* * *

Termina la semana con el corazón encogido por tantas cosas que están pasando. Por orden alfabético, los nombres que protagonizan este viernes portadas, pantallas, titulares y editoriales son: Blanco, Chacón, Merkel, Rajoy, Rubalcaba y Urdangarín.

No se ve ninguna nueva joven promesa en el horizonte. Ni chico ni chica, que diría Bono. Pero sí hay algo de lo que denuncia Justino Sinova en El Mundo: 'Se exige a quien no ha llegado y se elogia a quien no se va; qué esperpento tan español'. Habría que añadir que hoy hay más páginas dedicadas a los que han perdido que a los que han ganado. Pero Rajoy hace un hueco en sus reuniones con banqueros para tuitear y decir que trabaja intensamente para crear empleo y luchar contra la crisis.

Euro. Unanimidad en subrayar, quizás con resquemo, el nuevo 'no' de Frau Merkel a los eurobonos y a recurrir al BCE para aflojar la crisis. Muy rotundo Miguel Moral en El País: Merkel entierra el debate. También la portada de Negocio: Merkel dice no a todo. En Cinco Días, Bernardo de Miguel dice que la minicumbre de Estrasburgo abre la vía para el euro a dos velocidades. En El Confidencial, E. Utrera destila pesimismo: Merkel deja frío almercado con su travesía sin rumbo para Europa. En Capital Madrid, José Hervás comenta que el PP defiende como Francia una mayor participación del BCE para solucionar la crisis, aunque esa tesis francesa apoyada por España y rechazada por Merkel tendrá que esperar.

Blanco, Chacón, Rubalcaba. La lucha sucesoria parece adquirir caracteres épicos y de trinchera, según los casos. Cobertura exhaustiva a la retirada de 'la primera línea' de la política por parte del ministro de Fomento en funciones. Bastantes creen ver que se escuda en su condición de aforado. Sobre las candidaturas a liderar el PSOE, tanteo, filtraciones y amagos de Chacón y Rubalcaba. El Mundo dice que el hasta hace poco ministro del Interior tiene ya la mitad de barones a su favor. Pero tres firmas remueven los cimientos. En la revista Sistema, Roberto Dorado cree que 'la oportunidad ha pasado' para Rubalcaba, a quien considera 'deslegitimado'. En La Gaceta, Joaquín Lguina atiza de lo lindo al analizar estos malos momentos: 'Si la alternativa de futuro es -por ejemplo- Carme Chacón... van directamente al suicidio; y si la alternativa es el tándem Blanco-Rubalcaba... el veneno o la pistola'. Y en El País, Juan Carlos Rodríguez Ibarra pregunta ¿y ahora qué?, con el argumento que algunos parecían olvidar: que Rubalcaba 'no puede dimitir de nada, porque nada es; era el candidato para las elecciones pasadas y ahora mismo es un militante más'.

Rajoy. Según Cristina de la Hoz en Vozpópuli, la orden de Moncloa es que 'vamos a hacer todo lo que nos diga el PP' y que Jáuregui y Sáenz de Santamaría acuerdan una línea de interlocución diaria. Pero según Semanal Digital, surge la pregunta de si es un traspaso leal, porque el Gobierno nombra a 66 nuevos cargos estando ya en funciones. Según El Mundo, López propondrá a Rajoy pactar el acercamiento de presos etarras. Según Eulogio López en Hispanidad, Rato 'o ministro de Economía o presidente del Santander'. Según Paloma Cervilla en ABC, el PP hará un recorte drástico del número de altos cargos y personal de confianza, y Sáenz de Santamaría ya le ha pedido a Jáuregui un listado completo y actualizado del personal que trabaja en la Administración. Según Expansión, Rajoy estudiará el banco malo propuesto por Rato. Según Bernardo Díaz en Cinco Días, habrá sólo 11 ministerios, y en torno a Economía. Según Javier F. Magariño en el mismo diario, CEOE urge medidas a Rajoy contra los 45.800 millones de mora pública y pedirá la adaptación del IVA y de los pagos a la Seguridad Social al cobro de las facturas. Según Jordi Barbeta en La Vanguardia, el Govern venderá empresas y edificios por 1.000 millones puesto que con las medidas que tomará el ejecutivo de Artur Mas, el objetivo de déficit aún no está garantizado.

Urdangarin. Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta no sueltan la presa, como se ve en ese titular de primera plana: el Govern balear falseó actas al dar 2,3 millones a Urdangarin: ex altos cargos declaran a la Fiscalía que Matas lo decidió con el duque de Palma y se simularon reuniones de la Fundación Illersport para justificar el convenio; Urdangarin será apartado de la agenda oficial si es imputado. Público dice que Nóos desvió a la trama de Urdangarin todo el dinero público recibido y que los 5,8 millones que abonaron el Govern balear y la Generalitat valenciana a la 'ONG' terminaron en la caja de seis empresas del duque o de su socio, según los documentos fiscales.

* * *

Todo esto, y más, en los enlaces aquí abajo: sólo tiene que pinchar en cada uno de los títulos para que el enlace le lleve a la información o artículo original elegido. Al pinchar en la cabecera de cada medio, el enlace le llevará a la página inicial del mismo.

Crisis/ Economía/Reformas

Política/Instituciones/Cataluña/Corrupción

Spain/Espagne/Espanha/Spagna/Spanien/España/ Испания

UE/Europa