Portal de información empresarial y financiera fundado en 2004
 
Cotizaciones:
Actualizados el lunes 14 de noviembre a las 10:42

Today's News Links

Roubini cambia de profesión de Dr. Muerte a enterrador y anuncia 'la desintegración del euro'

Alfredo R. Mendizabal.- El famoso profesor de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini se ganó el cariñoso pero temible apodo de Dr. Doom (Dr. Catástrofe o Dr. Muerte) por su intervención estelar un día de septiembre de 2006. Se presentó en la Asamblea anual del FMI y predijo lo que se venía encima: el estallido de las hiopetecas subprime y de la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera global. No se le hizo mucho caso hasta que un año después comenzaron a pasar cosas, ninguna buena. Y en ello sigue. Hace unos días días, en el penúltimo de los muchos artículos que escribe para diversos medios y para su web RGE Roubini Global Economics, adelantó en Financial Times que probablemente ya era tarde para Italia, que 'sus días en la eurozona pueden estar contados'. A la eurozona sólo le cabía una oportunidad de escapar de un destino tenebroso, en su opinión: que el BCE bajara el precio del dinero del 1,25% actual al 0% o que prestara ilimitadamente a los países periféricos como institución de último recurso.

Esta medicina, a la que se niegan dirigentes como la canciller alemana Angela Merkel, otros gurús y la legislación comunitaria por no permitir extender cheques a los países, sino a los bancos, parece que ni siquiera basta ya. Debería además ir acompañada de otras medidas. Han pasado pocas horas y en un nuevo artículo distribuido por Project Syndicate, Roubini confiesa desde el título que está 'depre por la eurozona'. No llega a ser un responso ni un epitafio, pero sí una extremaunción. Y por el texto que ha escrito, se le nota muy bajo de ánimo, efectivamente. Da escalofríos sobre todo su última párrafo: 'Con Italia demasiado grande para caer y también para ser salvada, y ahora en el punto de no retorno, ha comenzado el fin de la eurozona. Consecutivas reestructuraciones forzosas de la deuda serán lo primero, y luego salidas de la Unión Monetaria que llevarán con el tiempo a la desintegración de la eurozona'.

Pero es que la frase anterior no es más reconfortante, aunque todavía deja un frágil hilillo de esperanza: 'A menos que la eurozona emprenda el camino hacia una mayor integración económica, fiscal y política (sobre unas pautas firmes de restauración del crecimiento a corto plazo, de competitividad y de sostenibilidad de la deuda, que son necesarias para solucionar una deuda insostenible y para reducir los crónicos déficits fiscales y exteriores), a menos que se haga eso, una recesión deflacionaria conducirá con toda seguridad a una ruptura desordenada'.

Claro que la primera parte del artículo ya sienta las bases para el desenlace que expone Roubini. 'La crisis de la eurozona parece estar llegando a su apogeo, con Grecia al borde del default y de una deshonrosa salida de la Unión Monetaria, y ahora con Italia a punto de perder acceso al mercado. Pero los problemas de la eurozona son mucho más profundos. Son estructurales, y afectan gravemente al menos a otras cuatro economías: Irlanda, Portugal, Chipre y España'. Luego explica un poco la génesis del problema en cada uno de esos países y en los 17 en su conjunto, y se pregunta lo que tantos otros: '¿Y ahora qué?'. Su mejor respuesta vuelve a ser una apelación al BCE para que se involucre más: créditos ilimitados, apoyo a países 'sin liquidez pero potencialmente solventes', 'fuerte depreciación del euro' para que los actuales déficits por cuenta corriente se conviertan en superávits y 'estímulos fiscales en el núcleo duro en caso de que se fuerce a los periféricos a la austeridad'.

Si no se toman estas medicinas, a las que 'desgraciadamente se oponen Alemania y el BCE', Roubini opina que la alternativa es otra 'medicina amarga'. Esta segunda opción impulsada por Berlín y Fráncfort es lo que causará la recesión deflacionaria: austeridad fiscal, reformas estructurales para aumentar la productividad y reducir los costes laborales por medio de una depreciación en términos reales vía esos ajustes, en lugar de una depreciación nominal.

* * *

La foto de Rajoy botando en el escenario de su mitin en la plaza de toros de Valencia se repite este lunes en casi todas las primeras páginas de los periódicos de papel y digitales. Y le permite titular coloquialmente a Público 'Rajoy se viene arriba' y a El País 'Rajoy salta por la victoria'.

Todo es fruto de los últimos sondeos electorales durante el fin de semana y que La Razón estira hasta hoy forzando las normas. Las cifras oscilan poco y suscitan titulares de partido de fútbol: el PP imparable, arrasa, aplasta al PSOE. Las proyeccciones dan a Rajoy y los suyos un máximo de 198 diputados (El Mundo) y un mínimo de 184 (La Vanguardia), siempre por encima de la mayoría absoluta de 176. Y a Rubalcaba y los socialistas un máximo de 126 (ABC) y un mínimo de 112 (El País y El Mundo). En La Vanguardia, Jordi Barbeta dice que Ccnde el pánido al tsunami del PP. En Capital Madrid, José Hervás analiza los datos que llevan a Rajoy a darse por ganador una semana antes del 20N y centra las dudas en si la mayoría estará más cerca de los 200 que de los 185 escaños. En El Periódico, Joaquín Romero se pregunta si ¿será González Páramo nuestro tecnócrata? Pepe Oneto cuen ta en Republica.com que Rajoy siempre ha tenido en la recámara el nombre del miembro del BCE para Economía.

Entre otras opiniones, varios columnistas, ente ellos Enric Sopena en El Plural, comentan una crónica del corresponsal Giles Tremlett en The Guardian en torno a la 'ambigüedad' de Rajoy, asumiendo la crítica de Rubalcaba. En La Gaceta, Carlos Dávila se soltó el domingo un artículo que arde: '¿Hay que pedir responsabilidades penales a Zapatero?, en función de que 'su destrozo económico, la ruina en la que ha sumido al país, la voladura del Estado y su rendición ante ETA refuerzan la posibilidad de aplicarle el Artículo 102 de la Constitución'.

También se suelta Federico Jiménez Losantos en esRadio al llamar ya sin tapujos 'golfo' y 'sinvergüenza' a Iñaki Urdangarín tras leer el titular de El Mundo: 'Urdangarín amañó un concurso que convocó el 'Govern' balear: Las 3 propuestas que en teoría competían por una adjudicación de 60.000 euros fueron envidas desde la sede del Instituto Nóos'. Rota la bula, van aumentando las columnas. Como la de Graciano Palomo en El Plural: 'Se veía venir'. O la de José Apezarena en Confidencial Digital, nada sospechoso al tener otra web llamada Monarquía Confidencial: 'El error Urdangarin'.

Euro. La marcha de Berlusconi ha servido para que la prensa internacional y la de aquí desempolven sus conocimientos de italiano: Ciao (Drudge Report), Arrivederci (The Independent y La Razón), finito (The Huffington Post), Addio (The Economist), dolce vita (ABC), Forza (Negocio, para animar a Mario Monti). Falta le hace. Para The Independent, la eurozona no sobrevivirá si Monti fracasa con Italia. The Daily Telegraph opina que necesita un milagro. En el mismo diario, Ambrose Evans-Pritchard habla de 'putsch por parte de los banqueros' en dos democracias de Europa. Financial Times cuenta cómo Italia corre para poner a Monti al frente para calmar a los mercados, pero en el editorial avisa de que sólo anténticas reformas servirán para recuperar la confianza de los mercados. Artículo de Wolfgang Münchau en el mismo diario: la única forma de salvar la eurozona es con los eurobonos como catalizador hacia la integración política. Der Spiegel avanza planes en Berlín para 'el peor escenario' en caso de salida de Grecia del euro.

Dos avances que se veían venir. Uno: la revista Time cita fuentes de la inteligencia para decir que el Mossad israelí está detrás de la bomba que estalló el sábado en un depósito de municiones de Irán y mató al menos a 17 personas, incluido un general jefe del programa de misiles balísticos, mientras la CNN cuenta otra posible muerte 'sospechosa', la de un hijo del ex jefe de la Guardia Republicana de Irá. Y dos: Anne Sinclair ha reclamado a DSK el coste extra en Nueva York mientras estaba en arresto domiciliario y parece que piensa en la separación. Y eso que el Journal du Dimanche habla de que el ex del FMI que ha acumulado tantos casos judiciales por líos sexuales reconoce su 'enfermedad' y está dispuesto a 'curarse'.

* * *

Todo esto, y más, en los enlaces aquí abajo: sólo tiene que pinchar en cada uno de los títulos para que el enlace le lleve a la información o artículo original elegido. Al pinchar en la cabecera de cada medio, el enlace le llevará a la página inicial del mismo.

. Sequential, coercive restructurings of debt will come first, and then exits from the monetary union that will eventually lead to the eurozone’s disintegration

Crisis/ Economía/Reformas

Spain/Espagne/Espanha/Spagna/Spanien/España/ Испания

UE/Europa