Portal de información empresarial y financiera fundado en 2004
 
Cotizaciones:
Actualizados el lunes 7 de noviembre a las 11:17

Today's News Links

Debate Rajoy-Rubalcaba: And the winner is... Julio Iglesias de la NBA

Alfredo R. Mendizabal.- Pliego de descargo en relación con los 550.000 euros de coste del debate Rajoy-Rubalcaba. Eso que vaya por delante. Los de 2008 costaron casi el doble, y para optar a organizar los de las elecciones prsidenciales en EEUU en 2012 hay que depositar de entrada 1,6 millones de dólares. Hace tres años, cada uno de los tres debates entre los candidatos Obama y McCain tuvo una factura final que rondó los 3,5 millones de dólares. Pero desde luego, y lamentablemente para el predecible espectáculo televisivo de la noche de este lunes, no hubo que fichar a ningún árbitro de la NBA. Nadie tenía ni la necesidad ni la torpeza suficiente como para tal patochada. ¿Por qué no de atletismo, donde el cronómetro mide hasta milésimas de segundo, mucho más preciso, y que además es el deporte rey, mucho más antiguo y que además evoca su origen griego, ahora que todo lo de ese país está de moda, incluyendo el yogur? ¿No es trivializar este momento dramático de España, trágico para muchas familias?

Y no es el único desatino de este aparatoso montaje que, por decirlo con suavidad, es de lo menos televisivo que pueda ofecerse a los telespectadores en prime time. Otros fallos imperdonables desde el punto de vista del espectador tienen que empezar inevitablemente por esa mastodóntica mesa cuadrangular. El diseño es algo menos afilado que la de hace cuatro años, pero da igual, al verla entra pesadez de estómago. Por ciero, ya entonces se parecía sospechosamente a la del año anterior en Francia para el debate Nicolas Sarkozy-Ségolène Royal.

En segundo lugar, es inaudito que el presentador-moderador sea el centro de la atención. Claro que no lo será para los partidarios de uno u otro candidato, pero el hecho de que Campo Vidal esté en el centro de la imagen viola todas las normas de un programa de televisión. ¿En qué país donde haya debates electorales se le da más relevancia a los periodistas que a los protagonistas?

Tercero, el que los candidatos estén sentados resta dinamismo y mucha capacidad de captar el lenguaje corporal. Tampoco se ha visto en ningún sitio una puesta en escena tan pesadota. En EEUU, los candidatos han estado siempre de pie en los debates, incluidos los que se están celebrando antes de las primarias. Y en el Reino Unido, donde hasta 2010 no hubo debates televisados, se inauguraron con Cameron, Clegg y Brown de pie.

Hay un cuarto fallo técnico fundamental, que se deriva de los anteriores: la colocación por sorteo a izquierda o derecha de Campo Vidal y de las cámaras centrales. Ya que hay árbitros de baloncesto de la ACB, ¿va a haber también cuatro tiempos, o al menos dos mitades, con cambio de campo? Porque si uno de los candidatos se llamara Julio Iglesias, por poner un ejemplo, estaría rezando para que le tocara a la derecha de Campo Vidal. Así se aseguraba que la cámara central tomaba su lado derecho, el bueno. Porque vista su trayectoria y la exigencia de siempre en sus contratos para que no le tomen el lado izquierdo del rostro, ¿qué pasaría si la suerte le fuera esquiva? Total, que nadie ha explicado la razón lógica de por qué se sigue en todo el esquema francés, cuando España casi siempre le da una paliza en la cancha de baloncesto...

Ya va siendo hora de ponerse al día. Desde que se inventó esto de los debates en la TV y la imagen añadió toda la salsa del lenguaje corporal y de un escenario dotado de cierta solemnidad, la voz de los contendientes a través de la radio dejó de ser el único elemento de contraste. Muchos creyeron al principio que lo importante es lo que se dice, pero hay que ver cómo se dice, qué gesticulaciones y muecas hace el candidato tanto cuando habla como cuando escucha al rival, qué papeles consulta o deja de consultar, a dónde mira... Una definición de por qué Obama derrotó a McCain resumió en 2008 la personalidad del actual presidente: 'No es lo que dice, es cómo lo dice'. Casi medio siglo antes, como se ha escrito miles de veces, Kennedy le ganó a Nixon, entre otras muchas cosas, por su aire más fresco, más juvenil y sobre todo más limpio: la barba cerrada de Nixon sin apurar el afeitado y sin maquillar fue su tumba. Otros ha perdido debates y elecciones por ponerse rojos de ira, o por agitar las manos como en una amenaza. Con ello se cerró una época en la que bastaba vender palabras y promesas: si no iban aderezadas de todo lo que las arropara de credibilidad, se acabó.

Pues bien, el debate Rajoy-Rubalcaba no lo podría ganar ninguno de los dos, y no por si van o no maqueados, sino por la camisa de fuerza que han impuesto a sus pupilos los 'negociadores' y la Academia de Televisión. ¿Alguno de ellos ha pensado un solo segundo en los espectadores, en que se trata de conseguir sus votos? Lo que se va a ver en las pantallas es en cierta manera enlatado, porque no se han aceptado preguntas en directo: todo bien preparadito y estudiado, como en una oposición a funcionario. Es la quinta falta del partido de baloncesto.

* * *

Grecia y el debate dominan en la mayoría de las portadas de la prensa convencional y digital este lunes. Atenas está en ebullición, porque pese al acuerdo para una gobierno de unidad nacional, hay una lista de al menos tres candidatos para primer ministro y los partidos pequeños se quejan de que todo se ha cocinado a sus espaldas.

Sobre el cara a cara Rajoy-Rubalcaba, mucha información y mucha opinión, casi todas ellas previsibles según el medio en el que se publica. Pase lo que pase, los 13 días que faltan hasta el 20-N diluirán su efecto, en criterio generalizado. En Capital Madrid, José Hervás se sale de los caminos más trillados: 'Rajoy y Rubalcaba, en debate, y ante la sombra de un previsible Gobierno de coalició'. Aunque no cita fuentes, el concepto queda flotando en el aire.

Pero las mayores novedades de la actualidad vienen en forma de lluvia torrencial sobre la llamada 'Operación Campeón', casi más conocida como 'caso Blanco'. Es una tromba informativa en al menos cuatro medios. Ya no son filtraciones, es un diluvio como el que están padeciendo algunas CCAA estos días.

El Mundo no suelta su presa favorita pese a que Felipe González lo rebautice 'Inmundo' y llame 'desvergonzado' y 'manipulador' a su director, Pedro J. Ramírez. El gran titular de la información de María Peral es: 'El fiscal también ve delito en los favores que Blanco hizo a Orozco', y va acompañado de otros, entre ellos que 'Blanco pidió ante testigos ser socio de la firma de envío de medicinas al Tercer Mundo'. Hay transcripción de conversaciones y sms, y sigue a otro gran titular el domingo: 'La juez aprecia indicios de que Blanco cometió delitos penados con cárcel'.

En La Gaceta, Leire Aranzábal firma lo siguiente en primera plana: 'El primo de Blanco se siente traicionado por el ministro y amenaza con ‘largar’. Manuel Bran 'fue el receptor directo de al menos 290.000 euros y actuó de supuesto ‘correo’ de los presuntos sobornos del empresario Jorge Dorribo'. En Vozpopuli, Federico Castaño añade: 'Blanco engordó las cuentas de las constructoras gallegas un 170% durante su etapa en Fomento', con un volumen de adjudicaciones que ronda los 1.200 millones, el 10% del presupuesto global. Y en El Confidencial, J.L. Lobo sigue: 'Blanco 'coincidió' en un hotel con jefes policiales imputados por corrupción, que fueron marginados por la juez del 'caso de la gasolinera'. Dice que el ministro estaba angustiado por no saber nada de las investigaciones y le pidió ayuda al subdelegado del Gobierno en Lugo.

Otras novedades. En El Economista, que el fiscal pide investigar al jefe de la Comisión de Control de la CAM. En Expansión, que los laboratorios negocian vender la deuda sanitaria. Jaime E. Navarro en el mismo diario, que la banca defiende que se cree un banco malo y reactiva el ‘lobby’ para hacer llegar al nuevo Ejecutivo soluciones a su principal problema, el lastre inmobiliario. En Financial Times, entrevista con Ángel Ron, presidente del Popular. En The Guardian, un editorial sobre las elecciones del 20-N y 'las víctimas de estos tiempos duros', con la opinión de que los españoles 'están tan hartos de su Gobierno que la única duda pendiente parece ser el maren de la victoria de Mariano Rajoy'. En The New York Times, artículo de Jonathan Blitzer sobre el 'envejecimiento' de la clase política española que hizo la Transición.

Y en toda la prensa alemana, irritación generalizada tras la primicia del Frankfurter Allgemeine Zeitung en torno al reciente g-20 sobre el 'complot' de Sarkozy, Obama y Cameron para que Alemania avalara con sus reservas en oro la emisión de Derechos Especiales de Giro del FMI y reforzar así el fondo de rescate europeo. Se presenta casi como el timo de la estampita. Lo pararon Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, y Angela Merkel, por supuesto.

* * *

Todo esto, y más, en los enlaces aquí abajo: sólo tiene que pinchar en cada uno de los títulos para que el enlace le lleve a la información o artículo original elegido. Al pinchar en la cabecera de cada medio, el enlace le llevará a la página inicial del mismo.

Crisis/ Economía/Reformas

UE/Europa