Portal de información empresarial y financiera fundado en 2004
 
Cotizaciones:
Actualizados el sábado 25 de junio a las 16:15

Today's News Links

Investigadores británicos descubren que una dieta estricta cura la diabetes tipo 2

Alfredo R. Mendizabal.- Con toda la prudencia con que deben recibirse los anuncios de descubrimientos científicos, muchos de ellos en principio 'sensacionales' pero que poco a poco se va desinflando, el de de este fin de semana promete mucho. El golpe de efecto en la Conferencia de la American Diabetes Association en San Diego, California, es de los que marcan época: la diabetes tipo 2, una enfermedad hasta ahora crónica e incurable, sí que tiene cura. Lo afirman con mucha satisfacción no exenta de precaución los investigadores de la universidad inglesa de Newcastle que han llevado a cabo el estudio. Casi todos los grandes periódicos británicos dan los detalles del descubrimiento. Por su trascendencia, algunos diarios como The Guardian le han reservado lugares prominentes en primera plana.

La diabetes tipo 2 es un azote que afecta a millones y millones de personas en todo el mundo, sobre todo en países desarrollados: los desórdenes alimentarios provocados por las chuches y la excesiva ingesta de grasa están creando generaciones de niños y mayores con sobrepeso. O por decirlo por su nombre, gordos. Considerada a veces como una muerte silenciosa porque casi la mitad de los pacientes no están diagnosticados, también se identifica con el dicho de que 'cuando avisa ya es traidor', por llevar al llamado pie diabético que puede exigir amputación, o a la ceguera, o a más. Los fármacos y la insulina ayudan a controlarla, pero los diabéticos tipo 2 están condenados, o lo estaban hasta ahora, a tratarse toda su vida. Pero eso se puede haber acabado, según el profesor Roy Taylor, que ha dirigido el estudio.

La promesa escondida de Taylor es tan sorprendente como sencilla: el enfermo que tenga la fuerza de voluntad de seguir durante dos meses una dieta estricta de sólo 600 calorías diarias se verá libre de diabetes. Así de simple. A decir verdad, eso sí que es una dieta y no las que están tan de moda y que se promocionan como mano de santo para la 'operación bikini'. Es más, al término de la primera semana de dieta, los niveles de insulina serán normales. Por prudencia, el mismo Taylor advierte de que el experimento que se ha realizado es bastante limitado en cuanto al número de participantes, sólo once voluntarios. Pero el caso es que al final de esa dieta de caballo, los once se habían curado de su diabetes 2, que arrastraban desde hacía años. Y tres meses después de terminar el estudio, siete de los once todavía seguían libres de la enfermedad.

Todo esto puede querer decir varias cosas. Primero, que la diabetes tipo 2 tiene cura. Segundo, que esa cura es por lo menos temporal. Tercero, que todavía no se sabe si puede llegarse a una cura permanente, porque faltan más estudios. Y cuarto, que con 600 calorías diarias durante dos meses los gordos perderán un porrón de kilos de los que les sobran. Otras implicaciones adicionales incluyen la reticencia o irritación con que podrán recibir este descubrimieto los grandes laboratorios farmacéuticos que fabrican y venden medicinas para la diabetes. Económicamente es malo para ellos y muy bueno para los demás, porque la dieta es barata: consiste en bebidas con suplementos alimentarios energizantes y verduras sin fécula.

Para que no falte nada del rito tradicional en este tipo de descubrimientos, la casualidad ha jugado un papel importantísimo en el trabajo de los científicos de la universidad de Newcastle. Fue al profesor Taylor, director del Centro de Resonancia Magnética de Newcastle, a quien se le encendió la bombilla: la idea le vino al darse cuenta de que personas obesas que habían sido operadas para insertarles una anilla gástrica o un balón bariátrico, o que habían sido sometidas a otro tipo de cirugía similar, vieron cómo desaparecía su diabetes. Hasta ahora se creía que ese efecto favorable se debía a alguna actividad hormonal todavía no explicada. Pero él empezó a darle vueltas a la cabeza con otra teoría: que la desaparición de la enfermedad tuviera que ver precisamente con la drástica reducción de alimentos ingeridos por los intervenidos quirúrgicamente. Dicho y hecho: sus exploraciones con el escáner mostraron que el páncreas se había librado de la grasa que impedía la producción de insulina. Y eureka.

Un segundo estudio dado a conocer este mismo fin de semana en conexión con la conferencia de San Diego le da la razón involuntariamente a los investigadores de Newcastle. Un estudio dirigido por el Dr. Rick Meijer en el Institute for Cardiovascular Research de la Vrije Universiteit de Amsterdam ha llegado a la conclusión de que la cirugía estomacal para reducir peso cura la diabetes al menos en ocho de cada diez casos. Su hallazgo se ha publicado en los Archives of Surgery. Es decir, que el Dr. Meijer ha explorado la misma senda que el profesor Taylor, pero se ha quedado en la primera etapa: a él también se le ha encendido la lucecita, pero no acaba de interpretarla del todo. Meijer cree que es la cirugía lo que cura, cuando según Taylor la clave es la pérdida drástica de peso, ya sea por cirugía o por dieta.

Está claro lo que va a pasar, y en las últimas horas han coincidido varios acontecimientos que difícilmente pueden calificarse de casuales. Por un lado, varios laboratorios farmacéuticos se han apresurado a anunciar las bondades de sus nuevos productos para controlar la diabetes. Eso cuesta dinero. Por otro, el Dr. Jon Gould, de la Universidad de Wisconsin, ha asegurado que 'la cirugía debería ser considerada la terapia de vanguardia contra la diabetes de las personas obesas'. Eso también cuesta dinero, y mucho: una media de 20.000 dólares pagan los 220.000 norteamericanos que anualmente se someten a ese tratamiento invasivo para perder peso. Pero de acuerdo con el estudio de Newcastle, parcialmente avalado sin querer por el de Amsterdam, el coste de la cura de la diabetes puede ser menos cero: se gasta menos en comida.

Sin embargo, es escandalosa la reacción de la prensa norteamericana en las primeras 48 horas desde que se presentó en San Diego el estudio sobre la cura de la diabetes. El silencio ha sido abrumador, y sólo la revista Time ha dedicado algún espacio a uno de los grandes descubrimientos médicos de los tiempos modernos, que promete una vida mucho mejor, entre otros, a los 18 millones de norteamericanos y casi tres millones de españoles que pacen diabetes. Pero las buenas noticias parecen chocar con los intereses económicos de hospitales, cirujanos, grupos farmacéuticos y médicos especialistas, a quienes les podría interesar someter a los pacientes a costosas intervenciones quirúrgicas, atiborrarles de millones de píldoras y asaetearles con millones de inyecciones.

* * *

Han ardido las hogueras de San Juan, con tragedia en A Coruña, y arden los medios este viernes de puente con dos preocupaciones que se reflejan en titulares, editoriales y columnas firmadas. Una es Bildu y la presión financiera la otra, con el batacazo del año en la Bolsa al caer 2,77% y con la subida del diferencial de la deuda a 277 puntos básicos. Los guarismos son idénticos, como para certificar el redoblado nerviosismo reinante.

Bildu asusta, más a unos que a otros. El Mundo destaca que toma el poder en Guipúzcoa 'equiparando víctimas y verdugos'. ABC habla de 'orgía batasuna', de 'alarde proetarra en la elección del diputado general de Guipúzcoa' y de poner la Diputación 'al servicio de la independencia' en una jornada que Hermann Tertsch califica de 'día estelar de asesinos y cómplices'. La Razón se lanza en tromba y carga las tintas en un titular que informa de que la 'mafia' de Batasuna toma Guipúzcoa. El País utiliza un perfil bajo al describir que 'la nueva Batasuna asume la mayor cota de poder de su hisoria', pero en el editorial toma nota de que 'sus primeros discursos no indican que quiera contribuir al fin de ETA'.

La Gaceta, tan rotunda como suele: 'ETA controla desde hoy 900 millones en Guipúzcoa', lo que le provoca 'una enorme repugnancia' al director del periódico, Carlos Dávila, que denuncia además que detrás del 15-M 'están Rubalcaba y agentes el CNI'. Para Libertad Digital, lo más destacable es que Garitano llevaba 'a Otegui en la solapa', hecho que según Federico Jiménez Losantos en esRadio señala el 'primer acto de la campaña electoral' para llevar al ahora preso a la lehendakaritza. El Imparcial también señala que el nuevo diputado general de Guipúzcoa 'homenajea a Otegui durante su toma de posesión', mientras el embajador Javier Rupérez emplea un lenguaje nada diplomático y sí muy directo contra casi todo: 'Txeroki, Bildu, socialistas, nacionalistas, el Constitucional y otras indignaciones'.

En Estrella Digital, Germán Yanke hace uso de su profundísimo conocimiento de la realidad vasca para comparar indirectamente a los de Bildu con los de Hitler. Por el contrario, José Apezarena recuerda en Confidencial Digital que Bildu sólo tiene el 25% de los votos, y eso en su mejor momento, así que no es para tanto. En El Plural, Francisco Medina recuerda que tal como está la ley actualmente se puede revertir la autorización y despojar de sus cargos a los miembros de Bildu que apoyen el terrorismo. Los grandes titulares pueden encontrarse pinchando en la cabecera respectiva de cada medio, y los artículos, directamente.

Solvencia. Según Carlos Hernanz y R.J. Lapetra en El Confidencial, los fondos de inversión contemplan ya el escenario de intervención para España y sitúan los 300 puntos como umbral tolerable para la prima de riesgo. Según Carmen Morodo en La Razón, el Gobierno oculta a Rajoy los datos sobre el déficit ante el Debate de la Nación y retrasa del 28 al 29 de junio la publicación de las cifras, prevista desde marzo, para que el líder de la oposición no las conozca antes del cara a cara con Zapatero. Según El Mundo, el ex alcalde de Coruña y ex embajador en el Vaticano, Francisco Vázquez, pide un 'Gobierno de concentración nacional para hacer reformas'. Según Roberto Casado en Expansión, Barclays y Citigroup discrepan sobre la deuda española: el primero lo ve algo mejor que el segundo. Según Carlos Molina en Cinco Días, el PP ensaya en las autonomías el control de gasto e impone congelación de inversión y retraso de rebajas fiscales. En Hispanidad, Eulogio López reflexiona sobre si es bueno estar en el euro, y en Republica.es, Primo González sobre 'la mayor caída del año' del Ibex 35 y la precariedad de Zapatero.

Sector financiero. Eduardo Segovia dice en El Confidencial tras tener acceso al folleto de colocación de la OPV que Bankia tiene una deuda de 90.000 millones, el 43% de su cartera de crédito. J. Zuloaga cuenta en Expansión que los fondos ven en Bankia un regalo si se coloca con más del 50% de descuento, y M. M. Mendieta en Cinco Días que Bankia tendrá tantos accionistas como la suma de los bancos medianos, con una suscripción media por particular que podría rondar los 6.000 euros. En Capital Madrid, Ángel Guzmán pone números a la guerra del pasivo de los bancos, que ya financian el 82% de sus créditos con depósitos y que captan 134.664 millones de euros, el 13,4% más, durante el primer trimestre del año, con un deterioro de los márgenes mucho mayor en las cajas por la agresiva competencia.

Otras novedades. Eulogio López en Hispanidad, que FG es el principal candidato a ministro de Economía de Mariano Rajoy. Confidencial Digital, que UGT no dará ni cien días de tregua a los gobiernos del PP y montará en todas las autonomías ‘populares’ movilizaciones contra los recortes y que CCOO se ha negado a secundarlas. Jorge Chamizo en Diario Abierto, que la deuda de los entes públicos empresariales fuera del control de la UE equivale ya el 5,3% del PIB y crece el 15% en el primer trimestre al ascender a 57.900 millones de euros.

* * *

Todo esto, y más, en los enlaces aquí abajo: sólo tiene que pinchar en cada uno de los títulos para que el enlace le lleve a la información o artículo original elegido. Al pinchar en la cabecera de cada medio, el enlace le llevará a la página inicial del mismo.

Crisis/ Economía/Reformas

UE/Europa