Letra más grande Letra más pequeña
Enviar este artículo a un amigo Imprimir este artículo
Publicado el miércoles 12 de enero de 2011
Enviar este artículo a un amigo
Email de tu amigo/a
Para que sepa quién lo envía...

Cree que se van a producir más operaciones de concentración

Globalcaja, la gran rural de Castilla La Mancha, será una realidad el 23 de mayo

La fusión de las rurales de Albacete, Cuenca, Ciudad Real y La Roda insiste en sumar a las de Casas Ibáñez y Villamalea

GlobalcajaMiguel Ángel Valero.– La primera presentación de los resultados de 2010 en una entidad financiera va a ser, curiosamente, la última. La entidad más madrugadora este año, la Caja Rural de Ciudad Real, ha ganado por un día a Banesto, aunque obviamente sus tamaños no son comparables. En su última rendición de cuentas como Caja Rural de Ciudad Real, su director general, Miguel Ángel Calama, dejaba muy claro que la fusión con las rurales de Albacete, Cuenca y La Roda en Globalcaja, va viento en popa a toda vela. "La operación va en calendario", señala. Globalcaja será una realidad operativa el 23 de mayo, antes incluso de lo previsto, con unos activos de 4.200 millones de euros. Será la entidad financiera más importante de Castilla La Mancha, tras perder esta autonomía CCM, transformado en banco después de pasar a manos de CajAstur (promotor del Banco Base, junto a la levantina CAM, Caja Cantabria y Caja Extremadura), y Caja de Guadalajara, absorbida por la sevillana Cajasol, a su vez integrada en el grupo Banca Cívica (con Caja Navarra, CajaCanarias y Caja Burgos).

Pero no habrá un balance de Globalcaja hasta 2012, año en el que registrará un beneficio de unos 60 millones de euros. Globalcaja ha reiterado su invitación a las cajas rurales de Casas Ibáñez y de Villamalea para que se sumen a la operación. Sobre la adhesión de Caja Rural de Toledo, el mensaje también es claro: "no depende de ninguna de las entidades que se han integrado". La puerta sigue abierta, pero será la entidad toledana, hasta ahora la mayor de la autonomía, la que tenga que dar el paso de cruzar el umbral. El presidente de la Rural de Ciudad Real y de Globalcaja, Luis Díaz Zarco, señala, en este sentido, que 2010 será recordado como el año de la reestructuración del sector financiero, sobre todo de las cajas de ahorro, que son las entidades que "más directamente han sufrido la crisis" por su fuerte exposición a la construcción y a la promoción inmobiliaria.

Díaz Zarco cree que durante este año se volverán a producir procesos de concentración, reduciéndose nuevamente el número de operadores. Y que, en todo caso, este movimiento hay que calificarlo de "extraordinariamente positivo y necesario", pues es el mecanismo mediante el cual volverá a fluir el crédito a empresas, autónomos y familias.

La Caja Rural de Ciudad Real ha terminado 2010 con un beneficio de 13,5 millones de euros, un 12,5% más del objetivo fijado, que era de 12 millones. Pero un descenso del 4,3% sobre 2009, por el incremento de las dotaciones (12 millones). Calama pronostica que la media del sector sufrirá un descenso del 18% sobre el ejercicio precedente. Y destaca que la entidad ha superado todos los objetivos. El de balance: de los 2.756 millones previstos a 2.771 millones; el de beneficio; el de morosidad; el de cobertura y el de solvencia.

La ratio de morosidad ha bajado del 4,25% inicialmente previsto al 3,14%, cuando la media nacional está en el 5,7%. Y su cobertura está en el 178%, frente al 141% marcado como objetivo, y que supone tres veces más que la media del sector (59%). El crédito ha crecido el 6,1%, "muy por encima de la media del sector". Y los recursos de clientes en balance, el 3,52%, gracias a los depósitos. La solvencia se ha situado en el 13,15%, cuando se había previsto el 12,75%, y además con un 86% de los recursos propios capital básico, un 40% más que la media del sector.

En su último año de vida, la Caja Rural de Ciudad Real ha terminado con una liquidez de 652,8 millones de euros, lo que representa un incremento sobre el año 2009 del 16%. La entidad no tendría problemas de liquidez al menos durante los dos próximos años.